Aprobada la modernización de los regadíos de la Acequia Real del Júcar de Valencia con 3,3 millones de inversión


193

17/06/2015
Archivado en: Agua , Otros , España

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha dado hoy luz verde a la ejecución de la red de transporte de agua de los sectores 14 y 15 para la modernización de los regadíos de la Acequia Real del Júcar (Valencia), una actuación con un presupuesto de 3,3 millones de euros que permitirá poner en servicio las obras de modernización de regadíos ya ejecutadas en ambos sectores, correspondientes a la zona regable de Alzira.

 

Así lo destacó ayer en Valencia la directora general del Agua del Ministerio, Liana Ardiles, en la inauguración del XXXIII Congreso Nacional de Riegos, acompañada del rector de la Universitat Politècnica de Valencia, Francisco José Mora, del presidente de la Asociación Española de Riegos y Drenajes (AERYD), José María de Miguel, del director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural (ETSIAMN), Alberto San Bautista, y del síndico de la Acequia de Favara del Tribunal de las Aguas, Manuel Ruiz.

 

Ardiles ha explicado que los trabajos de ejecución de la red de transporte de agua de los sectores 14 y 15 para la modernización de los regadíos de la Acequia Real del Júcar se han encargado a la empresa pública Tragsa, “y nos permitirán poner en servicio las obras de modernización ya ejecutadas, es decir la red en alta, en ambos sectores y mejorar los sistemas de transporte y distribución de los recursos hídricos racionalizando su consumo y favoreciendo su ahorro”.

 

Esta actuación se suma al encargo del Ministerio, hace escasas fechas, también a esta empresa pública para poner en marcha la segunda fase de la sustitución de bombeos de la Comunidad de Regantes La Herrera-Balazote. “La finalidad del proyecto, que tienen un presupuesto de 1,5 millones de euros, es crear todas las infraestructuras necesarias para sustituir, mediante la aportación de recursos superficiales, los recursos subterráneos actualmente utilizados en un conjunto de explotaciones de la Comunidad de Riego Balazote-La Herrera, con el objetivo último de contribuir a avanzar en la explotación sostenible del acuífero de la Mancha Oriental”, ha detallado Ardiles.

 

Ambas obras forman parte de las actuaciones prioritarias en materia de regadíos en la demarcación hidrográfica del Júcar, aprobado el pasado año con un presupuesto de más de 90 millones de euros.

 

 

Avances en la ejecución de los reales decretos de sequía

 

La directora general del Agua ha resaltado que el Ministerio continúa avanzando en la ejecución de las medidas previstas en el Real Decreto de sequía en la cuenca del Júcar –al igual que en la del Segura–, que se encuentra “plenamente operativo”.

 

Este Real Decreto ha permitido al Ministerio (“donde trabajamos cada día para lograr consensos que nos permitan tomar decisiones para conseguir el incremento del agua disponible”, ha afirmado Ardiles) adoptar diversas medidas destinadas a incrementar el suministro de agua en algunas de las zonas más afectadas por la sequía paliando así esta situación que afecta a sendas demarcaciones.

 

 

Cuatro nuevas actuaciones de emergencia

 

Así, el Ministerio, en el marco de este Real Decreto de sequía en el ámbito de la cuenca del Júcar, suscribirá antes de que acabe este mes las declaraciones de emergencia de cuatro actuaciones, por un importe de siete millones de euros.

 

Se trata de las actuaciones destinadas a mejorar la eficiencia del riego en el Canal Júcar-Turia mediante la ejecución de una obra de regulación para la Comunidad de Regantes de Masalet;  a mejorar el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH); a mejorar la red formétrica y sus infraestructuras; así como el equipamiento de los pozos de Algar y Beniarda en Alicante.

 

 

Importancia del regadío en España

 

En la inauguración del XXXIII Congreso Nacional de Riegos, la directora general del Agua del Ministerio, además, ha destacado la importancia del regadío en España.

 

“Contribuye –ha proseguido Ardiles– de una forma decisiva al mantenimiento del sector agroalimentario, uno de los principales pilares de nuestra economía, por representar más del 8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de nuestro país, mantener cerca de 2,3 millones de empleos, muchos de ellos en el medio rural, y contribuir con sus exportaciones al equilibrio de nuestra balanza comercial con el exterior”.

 

Ardiles ha resaltado la función que desempeña el agua como recurso, y el regadío como instrumento, “para garantizar producciones agrarias de calidad en un clima tan variable y extremo como el de nuestro país, así como para mantener los compromisos y las cuotas de mercado logradas por nuestras empresas en el ámbito nacional y en el exterior”.

 

Todo ello se sustenta en 3,6 millones de hectáreas que demandan el 80% de los recursos hídricos de nuestro país, pero producen anualmente en tan solo el 15% de la superficie el 50% de la producción agrícola nacional. 

 

 

La base en los planes hidrológicos

 

La directora ha concluido destacando que todas las actuaciones que se llevan a cabo en materia de agua tienen su base en los planes hidrológicos, “el instrumento más adecuado y dinámico de que disponemos no solo para gestionar el agua en situaciones de normalidad sino también para la resolución de problemas”.

 

Ardiles ha informado de que a finales de este mes termina el período de consulta pública de todos los planes hidrológicos, con el objetivo puesto de poder tener aprobados todos los planes de cuenca (correspondientes al segundo ciclo de planificación) antes de que termine este año, “consiguiendo así, en solo cuatro años, aprobar dos ciclos enteros de planificación y ponernos al día con Europa”, ha concluido.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.