Castilla-La Mancha reduce un 34% sus emisiones respecto a 2005

El Inventario Nacional de Emisiones de GEI de 2017 sitúa las emisiones regionales en 17,34 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2-eq)


364


Castilla-La Mancha ha reducido las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera un 34% respecto a los datos de 2005, según se desprende del informe de la Oficina del Cambio Climático de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, relativo a las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) sobre el Inventario Nacional de Emisiones que analiza los datos más recientes desde 1990 a 2015, y que ha sido publicado a principios de agosto por la Viceconsejería de Medio Ambiente.

En esta línea, el viceconsejero de Medio Ambiente, Agapito Portillo, ha destacado que “Castilla-La Mancha cumple los objetivos nacionales e internacionales sobre cambio climático por cuanto la reducción comprometida para 2020, fijada en un 10% respecto a 2005, se sobrepasa en la región superando el 34%”.

Así, el responsable de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno regional también ha incidido en la contribución al objetivo de energías renovables para 2020, fijado en un 20%, y que en Castilla-La Mancha se traduce en que “desde 2012 la producción de energía eléctrica con fuentes renovables cubre más del 99% de la demanda interna regional. Además, esta producción energética entre 2012 y 2016 ha supuesto la no emisión de 7,5 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2-eq) a la atmósfera."

En opinión de Portillo, el convencimiento del Gobierno de Emiliano García-Page en políticas de cambio climático y energías renovables es determinante para que la región aborde, desde una situación óptima, el cumplimiento de los objetivos de la Unión Europea de cara a 2020, e incluso 2030, recogidos en el Acuerdo de París frente al cambio climático.

Además, el viceconsejero de Medio Ambiente ha apuntado que la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero está siendo acompañada con un crecimiento económico regional importante, superior al 3% anual, cumpliendo los criterios de economía baja en carbono. “Los castellano-manchegos trabajamos de forma más eficiente, con menos emisión de CO2 por cada euro de PIB que producimos”, ha asegurado.

Por sectores

Industria y Energía son los sectores que más reducen sus emisiones respecto a 2005, un 66% y un 53% respectivamente, y se sitúan junto con la Agricultura por debajo de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de 1990, primer año de la serie. El resto de sectores mantiene niveles por encima de 1990, pero encadenan reducciones continuadas desde 2012, con especial significación en el caso del Transporte, el principal sector emisor de la región y responsable del 36% de las emisiones GEI regionales, que se ha reducido más de un 19% desde 2005.

También en los Gases Fluorados, utilizados como refrigerantes, aerosoles o anestésicos y que contribuyen poco al global del inventario pero poseen un elevado potencial de calentamiento, se han reducido las emisiones en un 2,1% respecto a 2005 y cerca de un 40% respecto al año anterior.

En resumen, el 70% de las emisiones de GEI a la atmósfera en Castilla-La Mancha se deben a procesos de transformación de la energía, siendo el Dióxido de Carbono (CO2) el principal gas emitido con un 74% del peso del total del inventario, aunque sus emisiones se han reducido desde 2005 más de un 40%.

Otros gases importantes son el Metano (CH) con el 13,6% del inventario de 2015, procedente mayoritariamente de la fermentación entérica y ruminal del ganado, la gestión de los estiércoles y la descomposición la materia orgánica de los residuos y aguas residuales, y el Óxido Nitroso (N2O) con un 10% del total y generado como resultado de la descomposición de abonos nitrogenados, estiércoles y purines, residuos urbanos y aguas residuales.

Las reducciones de estos dos gases, cuyo origen se encuentra en procesos no energéticos, se han reducido desde 2005 un 6,8 y 3,1%, respectivamente.

Atendiendo a la aplicación del Protocolo de Kioto, a través del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión regulado por la Ley 1/2005, en Castilla-La Mancha existen un total de 69 instalaciones autorizadas, de las que 22 se encuentra actualmente excluidas, con un volumen de emisiones verificado en 2015 de 4,48 millones de toneladas de CO2 equivalente. Estas instalaciones engloban cerca del 88% de las emisiones de los sectores de la Industria y generación de energía. El volumen de emisiones del sector regulado (ETS) se ha reducido en 2015 respecto a 2005 en un 55,3% y ha pasado de suponer el 36,7% de total del inventario en 2005 al 24,9% actual.

El resto de sectores engloban los conocidos como sectores difusos (EDS), con un peso en el inventario que ha pasado de algo más del 63% en 2005 al 75% actualmente, pero que también han reducido sus emisiones respecto a 2005 en un 21,9%.

Por provincias

Por provincias, Ciudad Real y Toledo suponen el 67% de las emisiones GEI regionales al concentrar en sus territorios provinciales las instalaciones productoras de energía, la mayoría de la población regional y de las actividades industriales y agrarias. Guadalajara y Cuenca son las que aportan el menor porcentaje de las emisiones regionales.

El informe del inventario de Castilla-La Mancha está disponible en la página web del Gobierno aquí.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.