COP1 del Convenio de Minamata, un hito histórico para el mundo en la lucha contra la contaminación por mercurio

Los presidentes de Suiza y Guyana, y más de 80 ministros comprometieron su apoyo para combatir la amenaza mundial del mercurio

Foto: Daniel Lombraña González


235


En una muestra histórica de cooperación internacional, más de 160 países se comprometieron a enfrentar una de las mayores amenazas químicas a la salud durante la primera Conferencia de las Partes del Convenio de Minamata sobre mercurio, el primer tratado sobre medio ambiente y salud de la última década.

Muchos países prometieron apoyo político y financiero para ayudar a reducir y eliminar el mercurio, un metal pesado que afecta a la salud de millones de personas en todo el mundo desde Guyana y Kiribati hasta Uganda y Japón.

En su discurso de apertura, la Presidenta de la Confederación Suiza, Doris Leuthard, describió al Convenio de Minamata como un éxito del multilateralismo. "Esta es una solución global a un desafío global. De ahora en adelante el nombre de Minamata ya no se asociará sólo con un problema, sino con una solución", dijo.

Al abrir el segmento de alto nivel, Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, dijo que para abordar realmente el problema del mercurio, las soluciones debían integrarse en las estrategias de salud pública y medioambiental a todos los niveles e incorporadas en una agenda de control de la contaminación más amplia. Solheim exhortó a los ministros y delegados a utilizar el trágico legado de Minamata para impulsar el Convenio.

"Lo debemos a Minamata, a las personas que sufrieron, a la gente que finalmente hizo posible este día, para asegurarnos de que nunca permitamos que otra tragedia igual se repita. Con las tecnologías que tenemos disponibles ahora no existen razones para que esto se repita. Tenemos las respuestas, sólo necesitamos la voluntad política para que esto suceda", sostuvo.

Haciendo un balance de la reunión, Marc Chardonnens, Presidente de la COP1 y Viceministro de Medio Ambiente de Suiza, indicó que las decisiones tomadas permitirán a los Estados comenzar a aplicar el Convenio a nivel nacional. "Las medidas para reducir las emisiones de mercurio que representan un riesgo para la salud y el medio ambiente ya pueden comenzar", dijo.

Durante la "Semana del Mercurio" decenas de actividades y eventos pusieron de relieve lo que la Organización Mundial de la Salud considera una de las 10 principales amenazas químicas para la salud humana. Por ejemplo, la instalación y exposición "Gota de Mercurio" en la Plaza de las Naciones fue visitada por más de 1.500 personas e inaugurada por el Alcalde de Ginebra.

Un panel de alto nivel inaugurado por el Presidente de Guyana, David Granger, que contó con la presidenta del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), Naoko Ishii, Erik Solheim, y representantes de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, también llamó la atención sobre el uso del mercurio en la minería aurífera artesanal y en pequeña escala, que produce hasta 20% del suministro mundial de oro.

“La primera COP de Minamata fue un momento importante en los esfuerzos globales para combatir la amenaza de la contaminación por mercurio", dijo Naoko Ishii." Al mismo tiempo, con socios como ONU Medio Ambiente y el compromiso activo de países como Guyana, damos grandes pasos a nivel local para mejorar las prácticas en el sector de la minería aurífera artesanal".

A través del programa Oportunidades Globales para el Desarrollo a Largo Plazo (GEF GOLD), el GEF proporcionará fondos a ocho países con un sector de minería aurífera considerable y donde muchos mineros artesanales todavía dependen del mercurio para la extracción. El financiamiento asciende a US $ 45,2 millones y será administrado por agencias de implementación, incluyendo a ONU Medio Ambiente, para apoyar políticas e incentivos de mercado que favorezcan el oro que utiliza menos o ningún mercurio en su extracción.

Se adoptaron varias directrices, en particular para la regulación de la minería aurífera artesanal y la reducción de las emisiones de mercurio en este sector. Los Estados recibirán apoyo para permitirles comprender mejor el sector informal de la minería aurífera artesanal y aprovechar al máximo la tecnología de vanguardia disponible. Otra directriz especifica cómo se pueden reducir las emisiones atmosféricas de mercurio generadas por centrales térmicas a carbón, plantas de incineración de residuos y plantas cementeras.

El jueves 28 de septiembre, representantes de diversos países escucharon las voces de las víctimas de la enfermedad de Minamata, en un intento por evitar más tragedias como la descarga de metilmercurio en la Bahía de Minamata entre los años cincuenta y sesenta. Shinobu Sakamoto, víctima embrionaria de la enfermedad de Minamata, se dirigió a una sala atestada de delegados y medios de comunicación, y dijo: "Por favor, no permitan la contaminación. Protejan a las mujeres y los niños. Vamos (a hacerlo) juntos".

Jacob Duer, Coordinador Principal de la Secretaría Provisional de la Convención de Minamata sobre Mercurio, aseguró: "Entrar en esta COP con 86 países y la Unión Europea que ya ratificaron el convenio, es un logro y un gran comienzo".

"Tenemos más de 160 países en esta conferencia y más de 1300 participantes. Los números hablan por sí solos y ponen de manifiesto que este no es sólo un hito importante para el Convenio de Minamata - que entró en vigor el 16 de agosto de 2017-, sino para el medio ambiente, la salud humana y el desarrollo sostenible".

Las partes en el Convenio de Minamata sobre Mercurio comenzarán a aplicar el nuevo tratado global, que incluye la prohibición de nuevas minas de mercurio y la eliminación de las existentes, regulando el uso del mercurio en la minería artesanal y en pequeña escala del oro; regulando ciertos procesos industriales y la producción de artículos cotidianos tales como ciertas lámparas fluorescentes compactas, baterías y empastes de dientes; así como controlando las emisiones del mercurio derivado de una amplia gama de sectores industriales, incluida la quema de carbón.

Suministro, Comercio y Demanda Globales del Mercurio

El nuevo informe de ONU Medio Ambiente, Suministro, Comercio y Demanda Globales del Mercurio confirma que la minería aurífera artesanal y de pequeña escala es la mayor fuente de emisiones de mercurio (principalmente en África, Asia y América Latina), seguido por la quema de carbón. Los principales usos del mercurio continúan en la minería de oro artesanal y de pequeña escala, y en la producción de cloruro de vinilo monómero, siendo estas dos aplicaciones responsables de más de 60% de la demanda mundial de mercurio.

La minería aurífera artesanal y a pequeña escala produce de 12 a 15% del oro del mundo y emplea a alrededor de 15 millones de personas, a menudo en zonas rurales remotas, incluyendo a entre 4 y 5 millones de mujeres y niños que a menudo no tienen conciencia de los riesgos del mercurio y alternativas más seguras. Existen múltiples programas para ayudar a los mineros a cambiar a procesos de minería sin mercurio, pero los desafíos son enormes.

Para satisfacer la creciente demanda de oro, nuevas cadenas de suministro de mercurio han surgido desde 2011 en México e Indonesia, con una producción combinada estimada en entre 800 y 1100 toneladas en 2015.

El uso de mercurio en la producción de cloruro de vinilo monómero también se encuentra en un máximo histórico, aunque se han adoptado medidas para reducir y finalmente eliminar el proceso basado en mercurio.

Tags: UNEP.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.