El Centro de Tratamiento de Residuos de Botarell albergará la planta de pruebas del proyecto REVAWASTE


1200


La planta de tratamiento de residuos para las pruebas del proyecto REVAWASTE coordinado por CARTIF se construirá en las instalaciones del Centro de Tratamiento de Residuos de Botarell (Tarragona) tras el acuerdo firmado por las empresa InfinitVE y SECOMSA. Las obras comenzarán el próximo mes de noviembre y contarán con el apoyo del Consell Comarcal de Baix Camp y la Agència de Residus de Catalunya.

 

El objetivo general del proyecto REVAWASTE es la gestión sostenible de una amplia variedad de residuos: municipales, industriales no peligrosos, biomásicos, ganaderos y agro-industriales, junto con la fracción no reciclable procedente de los Centros de Tratamiento de Residuos. Este tratamiento se hará en una planta integrada, que empezará a operar, previsiblemente, a principios del 2015. Cuando esté a pleno rendimiento, podrá tratar hasta 10.000 toneladas de residuos al año, con lo que se podrá realizar el conjunto de pruebas y demostraciones de rendimientos y procesos previstos en la planta mixta.

 

Con el desarrollo de esta planta mixta se probará una nueva estrategia de gestión de los residuos, basada en la separación, pre-tratamiento, reciclado y valorización (material y energética) de los mismos, que es el principal objetivo de este proyecto LIFE+, reduciendo en una fracción muy significativa el volumen total de residuos que finalmente llegan a vertedero. Con ello, el proyecto pretende demostrar que tiene un altísimo valor como instalación complementaria a los actuales sistemas e infraestructuras de procesado de residuos.

 

Coordinado por CARTIF, el resto del consorcio lo forman las empresas FOSIMPE e InfintVE. Además de las tareas de coordinación, el centro vallisoletano analiza la viabilidad de los residuos que pueden tratarse en la planta, realiza las pruebas previas a escala laboratorio de digestión anaerobia y cristalización y prediseña los equipos de digestión anaerobia y cristalización. InfinitVE actúa como ingeniería global para el diseño íntegro de la planta, industrialización de las soluciones tecnológicas aplicadas, y la gestión y coordinación de actividades de explotación.

 

Por su parte, FOSIMPE se centra en optimizar la logística de los residuos de diversa tipología y morfología, además de su almacenamiento en las condiciones óptimas para su posterior procesado.

 

La planta de Botarell será cofinanciada por la UE (a través del proyecto REVAWASTE) y por los socios del consorcio, principalmente InfinitVE que adquirirá todo el equipamiento. Los residuos que se tratarán en la nueva planta mixta vendrán de la comarca de Baix Camp, preferiblemente de los rechazos del propio centro de tratamiento de residuos (planta de compostaje) de Botarell y de las instalaciones ganaderas e industrias de la zona.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.