El consumo de biomasa para uso térmico en España se dispara en tres años hasta las 380.000 toneladas


959


Los españoles pasaron de consumir 100.000 toneladas de pellet en 2010 a consumir 380.000 toneladas en 2013. Y las previsiones publicadas por diferentes organismos hablan de un consumo que, en menos de seis años, en el horizonte del 2020, superará ampliamente 1.100.000 toneladas de pellets.

 

Con la aportación de estos y otros datos, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa –AVEBIOM- analiza cómo se está comportando el mercado del pellet y la evolución en la instalación de equipos y presenta sus expectativas en los próximos años para el mercado español.

 

Los informes elaborados por la asociación sectorial destacan la creciente importancia de la certificación de calidad en los biocombustibles sólidos. De hecho, actualmente el 87% de los consumidores finales de pellets en España prefiere el pellet certificado ENPLUS , como referente de calidad, para sus instalaciones.

 

Por otro lado, la producción de pellet en España está creciendo de forma sostenible: ya existen 30 plantas con capacidad productiva superior a las 10.000 toneladas anuales, y siguen proliferando nuevos proyectos.  En 2013 la producción de pellets en España alcanzó las 350.000 toneladas. La adaptación de la oferta a una demanda tan creciente es lo que ha conseguido volver a estabilizar el precio del pellet. Durante todo el año pasado el precio que pagaba el usuario sólo subió un 2,8% frente al elevado encarecimiento registrado por otras energías como el gas o el gasóleo.

 

El aumento del consumo de pellet en España responde al importante ahorro generado con la instalación de estufas y calderas en todo tipo de edificios, ya sean de uso público como colegios, residencias, instalaciones municipales, o de uso privado como industrias, hoteles, comunidades de vecinos y, sobre todo, viviendas individuales. Según datos facilitados por el Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa (ONCB), en 2013 se contabilizaban en España 80.000 instalaciones funcionando y una potencia acumulada de 5.000 MW térmicos. Las previsiones apuntan a que en 2020 llegarán a estar operativos 12.000 MW de potencia para uso térmico.

 

Tanto las cifras como las previsiones ofrecen una conclusión contundente: en España es más barato calentarse con pellet que con gas o gasóleo y, en el escenario económico actual, optimizar los recursos es fundamental para mantener la fuerte demanda de energía térmica en el ámbito industrial y el bienestar en los hogares. La biomasa ofrece una fuente de energía que garantiza ahorro, seguridad y sostenibilidad en el suministro y, por supuesto, confort para los usuarios.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.