El Gobierno catalan evalúa la Estrategia de Adaptación al Cambio Climático puesta en marcha hace cuatro años

El Departamento de Territorio y Sostenibilidad ha realizado el seguimiento y evaluación de las medidas del documento cuatro años después de su aprobación


555

07/03/2017

El Gobierno catalan ha evaluado la Estrategia Catalana de Adaptación al Cambio Climático (ESCACC), después de que el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, haya presentado al resto de miembros del Gobierno el resultado de la revisión del documento, una planificación pionera, aprobada por el Ejecutivo en noviembre de 2012, y de la que el Departamento de Territorio y Sostenibilidad ha realizado el seguimiento y evaluación.

Hace cuatro años, las políticas de adaptación a los impactos del cambio climático apenas empezaban a tomar protagonismo en el contexto mundial de la lucha contra el cambio climático. De hecho, hasta abril de 2013 Europa no aprobó su estrategia de adaptación. De acuerdo con el documento aprobado hace cuatro años, había que proceder a hacer una revisión de la ESCACC a partir del seguimiento y evaluación tanto de los impactos del cambio climático como de las medidas de adaptación.

El documento presentado hoy se estructura en cuatro capítulos: la actualización del conocimiento sobre los impactos del cambio climático en Cataluña desde finales del 2012, el seguimiento de las 182 medidas de adaptación contenidas en el ESCACC, la evaluación de las medidas y, finalmente, las conclusiones:

· Se ha impulsado un 83% de las medidas genéricas previstas en la Estrategia, tales como:

- Redacción de una ley catalana sobre el cambio climático
- Impulso de subvenciones para estimular la redacción de planes de adaptación de la Administración local
- Incorporación de los retos del cambio climático en la planificación de las comarcas de montaña
- Impulso de la publicación del Tercer informe sobre el cambio climático en Cataluña
- Establecimiento de un sistema de seguimiento de las medidas previstas en la Estrategia

· También se ha iniciado el 72% de las medidas específicas, entre ellas:

- Proyecto LIFE MEDACC de adaptación de los sistemas agroforestales y urbanos a los impactos del cambio climático en los ámbitos de la agricultura, gestión forestal y gestión del agua en las cuencas del Muga, el Ter y el Segre

- Mejora de la eficiencia en el uso del agua
- Investigación sobre el impacto de la eficiencia en el uso del agua sobre la productividad de los cultivos
- Promoción de la investigación de los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad
- Transferencia de la información sobre la relación entre cambio climático y salud a los agentes involucrados ya la población más vulnerable


• Sólo un 14% de las medidas genéricas y un 12% de las medidas específicas no han comenzado a aplicarse.
• 3 de los 11 sectores evaluados obtienen una calificación satisfactoria en cuanto a las medidas correspondientes a la generación y transferencia del conocimiento (gestión forestal, salud, y urbanismo y vivienda); 6 han avanzado, pero los hay que mejorar; y sólo en 2 sectores se considera que el trabajo aún es insatisfactoria (industria, servicios y comercio, y turismo).

También se constata que la traducción del conocimiento en capacidad adaptativa, es decir, en acciones concretas que reduzcan la vulnerabilidad de nuestro territorio y de las actividades socioeconómicas que se desarrollan, va atrasada. Las causas hay que buscarlas en el tiempo que se necesita desde la transferencia del conocimiento a la implicación de los sectores, por un lado, y los horizontes diferentes de prioridad entre el sector privado y el sector público, por la otra.

Son varios los indicadores que confirman esta conclusión. Sólo en gestión del agua se ha avanzado satisfactoriamente en el aumento de la capacidad adaptativa; en cinco sectores falta mejorar, y en los otros cinco, el avance es imperceptible. Algunas planificaciones sectoriales, como la forestal y la urbanística, ya han empezado a considerar los aspectos de la adaptación al cambio climático como factores clave a tener en cuenta en los próximos años. Además, se detecta una clara implicación del sector público en la multitud de medidas y acciones emprendidas. El sector de la salud es un claro ejemplo. En una parte muy sustantiva, la integración definitiva de la adaptación en las políticas sectoriales públicas llegará con la aprobación en el Parlamento de la ley de cambio climático.

En cuanto al sector privado, se observa una baja implementación de medidas de adaptación que reduzcan la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático. Es el caso del turismo, del sector energético, de la industria, los servicios y el comercio, y de la movilidad y las infraestructuras, precisamente unos ámbitos donde el peso del sector privado es considerable. Probablemente la crisis económica y financiera, así como la priorización por líneas de actuación más dirigidas a la mitigación (reducción de emisiones de gases de efecto invernadero) explican este comportamiento.

<div style="width: 100%;"><div style="position: relative; padding-bottom: 56.25%; padding-top: 0; height: 0;"><iframe frameborder="0" width="1200" height="675" style="position: absolute; top: 0; left: 0; width: 100%; height: 100%;" src="https://www.genial.ly/View/Index/5834402fba1aa6402c484201" type="text/html" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" scrolling="no" allownetworking="all"></iframe></div></div>

El Proyecto de ley de cambio climático

El Proyecto de ley de cambio climático, actualmente en tramitación parlamentaria, establece objetivos de mitigación y de adaptación al cambio climático como base de un nuevo modelo de desarrollo económico sostenible, innovador, competitivo, y creador de riqueza y de puestos de trabajo . El Proyecto de ley prevé la integración de las políticas de adaptación a los impactos del cambio climático en todas las políticas sectoriales de las administraciones públicas.

En los objetivos de adaptación a los impactos del cambio climático se recogen los requisitos que deben contener los instrumentos de planificación y programación sectoriales para lograr una buena coordinación, y se refuerza el papel del Servicio Meteorológico de Cataluña para que disponga del mejor conocimiento en materia de proyecciones climáticas y regionalización.

También incluye una disposición final referida al acceso a los servicios básicos de energía y agua: la vulnerabilidad de la población hacia los impactos del cambio climático viene determinada, en gran parte, por la capacidad de acceder a estos servicios. De esta manera el proyecto de ley incluye el concepto de vulnerabilidad social como factor clave en la adaptación al cambio climático, entendiendo que las políticas de adaptación no son sino políticas de equidad, también.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.