El reciclaje y la reutilización de ropa usada en España alcanzan las 276.000 toneladas en 30 años

Su reutilización contribuye a proteger el medio ambiente: la ropa recogida evita la emisión de 875 mil toneladas de CO2


564


¿Sirve de algo depositar una bolsa de ropa en un contenedor? ¿Es útil volver a utilizar o reciclar lo que ya no usamos y aún está en buen estado? Sí lo es y mucho: hace 30 años se inició la recogida selectiva de ropa usada en España y, desde entonces, Humana ha recogido 276.000 toneladas de textil usado. La entidad sin ánimo de lucro hace balance de tres décadas de trabajo coincidiendo con el Día Mundial del Reciclaje, que se celebra el 17 de mayo.

Es una jornada que invita a reflexionar sobre la importancia de convertir los residuos en recursos. Cada vez que reciclamos y reutilizamos contribuimos a proteger el medio ambiente; alargamos la vida útil de los productos y, cuando finaliza, los reintroducimos en la cadena asumiendo la lógica de la economía circular; reducimos las emisiones de gases de efecto invernadero que agravan el cambio climático; y creamos puestos de trabajo en este sector verde.

Humana Fundación Pueblo para Pueblo fue pionera en España en la recogida y preparación para la reutilización de ropa usada, utilizando en los inicios contenedores de madera ubicados en la calle, sustituidos posteriormente por contenedores metálicos que garantizan altos de niveles de usabilidad y seguridad. La solidaridad de los ciudadanos ha permitido recoger 276.144 toneladas de ropa, el equivalente a llenar más de cuatro veces el estadio Santiago Bernabéu. Son prendas que mayoritariamente estaban en buen estado y cuya vida útil hemos podido alargar, con el fin social y ambiental siempre en mente.

El principal objetivo del Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR 2016-2022) es reducir la eliminación de residuos, es decir, que lleguen los menos posibles al vertedero. ¿Cómo lograrlo? Incrementando la preparación para la reutilización y el reciclado. Tras la orgánica, los envases y plásticos, el papel y el cartón, y el vidrio, el residuo textil es la quinta fracción que más generamos, y la que presenta el porcentaje de valorización más alto. Sin embargo, sólo una de cada diez prendas que ya no queremos tiene una segunda vida.

Esta ropa usada es recogida por una entidad especializada en gestión del textil para valorizarla y, con ello, generar recursos. Las prendas que desechamos son un activo que, debidamente gestionado, se convierte en motor de progreso en España y de generador de fondos para la cooperación al desarrollo en el hemisferio Sur.

Humana cuenta en toda España con 5.100 contenedores gracias a acuerdos con 2.000 ayuntamientos y empresas. Dos millones anuales de donantes depositan al menos una bolsa con ropa en alguno de esos puntos de recogida. Ello permite que la entidad sin ánimo de lucro recoja anualmente unas 18.000 toneladas de ropa y calzado, cuya gestión apropiada le permite generar fondos con fines sociales: desde 1987, ha destinado más de 32 millones de euros a proyectos de cooperación en los países del Sur. El 68% son recursos propios generados con la actividad de recogida y preparación para la reutilización de textil usado y el resto, aportaciones externas.

Además de los beneficios sociales, la reutilización y el reciclaje de textil contribuyen a la protección del medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático: además de recuperar las prendas, se evita su depósito en vertedero contribuyendo a la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero. Cada kilo de ropa que se reutiliza y no es incinerado evita la emisión de 3,169 kg de CO2, según datos de la Comisión Europea.

Las 276.144 toneladas recogidas durante 30 años en España representan un ahorro de 875 mil toneladas de CO2 a la atmósfera, cosa que el planeta agradece. O lo que es lo mismo: equivale a la emisión anual de 328 mil coches (que circulan 15.000 km anuales) o a la absorción anual de dióxido de carbono que realizan 6,5 millones de árboles.

¿Qué depara el futuro para un sector con amplio margen de recorrido? Uno de los retos es, sin duda, situar al textil usado al nivel de otros residuos como pueden ser el vidrio o el cartón, debido al altísimo potencial de aprovechamiento que posee. En la actualidad cada español se deshace de unos 24 kilos de ropa usada al año, atendiendo a los datos del PEMAR. Se estima que menos de un 10% es recogido por un gestor de residuos autorizado para su correcto tratamiento. Aún queda mucho camino por recorrer.

Tags: Sogama.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.