Esther Colino de Ecoembes: "El ecodiseño ha permitido que los envases pesen hoy un 17% menos que hace 15 años"


279


El ecodiseño, un concepto en auge, cobra todo su sentido como medida con la que contribuir a la prevención y reducir de forma considerable la producción de residuos. Así lo corroboró Esther Colino, Gerente de Prevención y Servicios a Empresas de Ecoembes, en una entrevista concedida a Radio Líder, en el marco del programa “Galicia al Natural”.

 

En el transcurso de la misma, Colino definió el ecodiseño como la integración de los aspectos ambientales en el diseño de un producto para mejorar su comportamiento ambiental durante todo su ciclo de vida. Se trata, en definitiva, de utilizar las cantidades justas de materiales para que los envases cumplan con su función, pero que produzcan menos desechos.

 

En consecuencia, aseguró que no debe visualizarse como una moda pasajera, sino como una “iniciativa con futuro porque la sociedad cada vez está más comprometida con la protección del medio ambiente”, tanto por parte de las empresas como de los ciudadanos.

 

La portavoz de Ecoembes destacó que la principal característica que define el ecodiseño es “pensar un producto teniendo en cuenta cómo reducir los impactos que genera durante todo su ciclo de vida”, haciéndose preciso tomar en consideración, entre otros aspectos, las materias primas a utilizar, la mayor eficiencia en los procesos de fabricación, el menor consumo de energía, las formas de transporte, el consumo en el hogar y las alternativas de gestión una vez convertido en residuo. “Cuando tengamos claro todo esto, estaremos en condiciones de diseñar un envase sostenible”, subrayó.

 

Desde Ecoembes, el reto reside en fomentar el ecodiseño entre las más de 12.000 empresas adheridas a su SIG, ayudándolas a instaurar planes de prevención y a que sepan cómo llevar a la práctica este concepto. A día de hoy, las firmas ya han implantado 35.000 mejoras ambientales sobre los envases, posibilitando que pesen un 17 por ciento menos que hace 15 años.

 

Y como ejemplo puso los envases de detergente, ya que de aquellos tambores enormes de cartón de antaño, se ha pasado a envases concentrados en botellas de plástico que ocupan menos espacio. O bien las latas de conservas, en las que se ha apostado por cierres más sencillos que han incrementado su ligereza, haciendo posible la utilización de menos cantidad de aluminio que los cierres tradicionales.

 

 

BENEFICIOS

 

A juicio de Esther Colino, son muchos los beneficios del ecodiseño. Con las medidas implantadas por las empresas adheridas a Ecoembes se ha conseguido el ahorro de 30.000 toneladas de materias primas que se utilizan para fabricar envases, suponiendo igualmente un considerable ahorro económico, de agua, energía y CO2.

 

Respecto a la jornada llevada a cabo el pasado mes en Sogama, y en el marco de la cual se invitó a visitar su planta de clasificación de envases a distintos fabricantes de envases, la pretensión era que éstos pudiesen comprobar in situ el funcionamiento de la instalación y que tomasen conciencia de que el diseño bajo criterios ambientales puede facilitar el proceso de reciclado. “Ver la planta constituye la mejor forma de sensibilizarlos”, aseveró.

 

Respecto al futuro, Colino desveló que veremos evolucionar la reciclabilidad de los envases, es decir, cómo diseñarlos para facilitar su transformación en nuevos productos y, por tanto, qué materiales deben ir juntos.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.