Fiscal destaca los 430 millones de euros invertidos en la mejora de infraestructuras hidráulicas en Andalucía


177


El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno andaluz, José Fiscal, ha asegurado que el Gobierno andaluz va a continuar impulsando la modernización en la gestión de los recursos hídricos, la mejora del estado de las masas acuáticas y la generación del empleo vinculado a construcción de infraestructuras hidráulicas, para garantizar la calidad y uso racional de este recurso natural. En este sentido, ha abogado por promover "una nueva cultura del agua", que compatibilice las demandas de todos los usos y aprovechamientos con la conservación del medio ambiente. No en vano, la inversión total de las obras de infraestructuras hidráulicas que se están ejecutando asciende a 430 millones de euros.

 

Durante su intervención en el Parlamento andaluz, el consejero ha destacado que, además de dar continuidad a las políticas del agua que se han venido ejecutando en los últimos años, la Junta tiene como objetivo satisfacer las necesidades de cada territorio según sus características, fomentar los objetivos de ahorro de agua y energía, y dotar a las entidades locales de capacidad para la financiación. De esta manera, ha afirmado que la Consejería va a seguir impulsando la gestión supramunicipal del ciclo integral del agua urbana, con el fin de garantizar la viabilidad de la explotación, mantenimiento y conservación de las infraestructuras que se están construyendo o proyectando.

 

También ha asegurado que la Junta está desarrollando unas herramientas basadas en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para simplificar y agilizar la tramitación de las concesiones y autorizaciones, aumentar la transparencia y garantizar el acceso a la información. A ello hay que añadir los distintos proyectos internacionales de I+D+i en los que participa la Consejería, y su apuesta decidida por avanzar y aplicar nuevas técnicas en el ciclo integral del agua. Ejemplo de ello es la planta experimental del Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA) en Carrión de los Céspedes (Sevilla), un importante centro internacional que desde sus inicios ha contado con el apoyo y la financiación de la Junta.

 

En esta línea, el titular de Medio Ambiente ha aclarado que su departamento "está acometiendo las obras que necesita Andalucía" gracias a fondos propios y europeos y al canon de mejora de infraestructuras hidráulicas, "de carácter regional y finalista". Es decir, que lo recaudado en cada uno de los núcleos urbanos se emplea en pagar todas las inversiones necesarias para alcanzar los objetivos de depuración, con independencia de su lugar de ejecución.

 

Para Fiscal, la política de aguas de la Junta viene determinada por las propias características de la región, una de las más vulnerables de Europa ante fenómenos extremos como la sequía y las lluvias torrenciales, que representan auténticas amenazas para el patrimonio natural andaluz, además de aumentar los riesgos para actividades como el turismo o la agricultura.

 

Además, ha aclarado que en Andalucía existe un déficit estructural de recursos hídricos, especialmente en el Guadalquivir, aunque también en las cuencas mediterráneas. En este contexto, la Consejería trabaja en el nuevo ciclo de planificación hidrológica, que culminará con la aprobación de los nuevos planes de las demarcaciones intracomunitarias del Tinto-Odiel-Piedras, Guadalete-Barbate y Mediterránea, unos documentos en cuya elaboración han participado numerosos colectivos y agentes sociales. Según Fiscal, con esta iniciativa, que recoge una inversión de más de 1.050 millones de euros, se pretende prevenir el deterioro y mejorar el estado de los ecosistemas acuáticos, así como promover el uso sostenible del agua, racionalizando su consumo y ajustándolo a futuras demandas.

 

 

Delimitación de zonas inundables

 

Por otra parte, el consejero ha avanzado que la Junta ha finalizado los estudios de delimitación de zonas inundables, los mapas de riesgo de dichas áreas y lo planes de gestión del riesgo de inundación. También ha aprobado las Evaluaciones Preliminares del Riesgo de Inundaciones (EPRI).

 

Así, en las demarcaciones intracomunitarias andaluzas se han identificado 308 zonas de áreas de riesgo potencial significativo de inundación (ARPSI), 213 continentales y 95 costeras, en las que cuales se ejecutarán medidas para reducir los riesgos de inundación. En ellas se incluyen todas las posibles tipologías de intervención, desde la prevención, protección y preparación, hasta la recuperación de las zonas afectadas, destacando las relacionadas con la ordenación del territorio y urbanismo. En esta línea ha anunciado que la Junta está trabajando en la elaboración de un nuevo Plan de Prevención de Avenidas e Inundaciones que abarque todo el territorio andaluz, "de forma que la política del agua en esta materia trascienda el ámbito territorial de las demarcaciones hidrográficas".

 

Respecto a la sequía, el consejero ha informado de que se está trabajando en los planes especiales de actuación en situación de alerta y eventual sequía, unos instrumentos que permiten diseñar actuaciones de gestión de recursos, para prevenir y evitar los prejuicios sociales y económicos, ligados a una prolongada situación de escasez de agua.

 

Por último, el titular de Medio Ambiente ha resaltado la importancia que tiene la colaboración institucional entre las distintas administraciones implicadas en el ciclo integral del agua, es decir, el Gobierno central, la Junta y las entidades locales, para poder llevar a cabo todos los proyectos necesarios con el fin de mejorar la gestión de este recurso y "satisfacer las necesidades de todos los andaluces".



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.