García Tejerina destaca el papel de la innovación para la eficiencia del regadío durante las XVI Jornadas Técnicas de FENACORE


143


La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, considera “fundamental que las actuaciones en materia de regadíos se asienten sobre planes hidrológicos elaborados con el máximo rigor”. También ha señalado que estos planes, en un país como España, caracterizado por la irregularidad hídrica, “se enfrentan al doble reto de satisfacer la demanda y de garantizar la protección del medio ambiente”.

 

Isabel García Tejerina ha inaugurado esta mañana la XVI Jornada Técnica de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), “El regadío en la nueva planificación hidrológica”, Durante el acto, Isabel García Tejerina ha recibido la Medalla Conmemorativa del decimotercer Congreso Nacional de Comunidades de Regantes, celebrado el año pasado en Huelva. La ministra ha agradecido esta distinción que, “en cierto modo, refleja el tesón que caracteriza a los agricultores de regadío”, ha afirmado.

 

 

Apoyo del gobierno al regadío

 

En su intervención, la ministra se ha referido a las medidas adoptadas por el Gobierno, a finales del año pasado, para compensar la subida de las tarifas eléctricas derivadas del cambio en el modelo de tarificación de la electricidad. Dichas medidas, que ya están en vigor, “suponen una ayuda muy importante para la mejora de la competitividad de las explotaciones de regadío, con un impacto de más de 54 millones de euros de ahorro”, ha apuntado.

 

Asimismo, García Tejerina ha subrayado la importancia de la innovación para mejorar la eficiencia y la eficacia del regadío. En este sentido, la ministra ha adelantado que hoy mismo se va a presentar el Programa Nacional de Innovación e Investigación Agroalimentaria y Forestal, porque “este Gobierno está convencido de que mejorar la competitividad del sector agroalimentario pasa necesariamente por impulsar su capacidad de innovación”.

 

Al mismo tiempo, García Tejerina ha destacado el impulso dado desde el Gobierno al regadío a lo largo de la Legislatura. En concreto, en la reforma de la PAC, “nos opusimos a la aplicación de la tasa plana, que no habría permitido diferenciar entre hectáreas de secano y regadío”, ha dicho la ministra, quien ha asegurado que la nueva PAC “va a permitir fortalecer la agricultura de regadío”.

 

También ha mencionado que, en el marco del Desarrollo Rural, España ha conseguido financiación comunitaria para la transformación y modernización de regadíos. “Y hemos dedicado 900 millones de euros en la Legislatura a modernización de regadíos, a través de la sociedad estatal SEIASA”, ha completado.

 

 

El regadío en la planificación hidrológica

 

Por otra parte, la ministra ha subrayado la modernización alcanzada tras la puesta en marcha del Plan Nacional de Regadíos, en 2002. Gracias a este Plan, “disponemos de una superficie de riego de 3,6 millones de hectáreas, dotada de sistemas de riego localizado en cerca de 1,8 millones de hectáreas, lo que nos convierte en el primer país del mundo en esta modalidad”.

 

Además, ha añadido, con este Plan el consumo de agua de riego ha experimentado una disminución progresiva, entre 1999 y 2012, que el Instituto Nacional de Estadística cifra en el 10%, es decir, 1.850 hm3, mientras que la superficie de riego ha aumentado en 300.000 hectáreas.

 

Según la ministra, “esta mejora nos debe permitir hacer frente, en la medida de nuestras posibilidades, a las necesidades alimentarias del próximo futuro, cuya satisfacción pasará por aumentar la superficie de regadío”.

 

Para ello, García Tejerina considera fundamental contar con planes hidrológicos rigurosos, que permitan un uso del agua “sostenible, equilibrado y equitativo en todo el territorio, preservando la calidad medioambiental de las masas de agua”.

 

En esta tarea, la ministra ha explicado que la planificación hidrológica impulsada por este Gobierno se orienta a incrementar la disponibilidad del recurso para satisfacer demandas futuras y, al mismo tiempo, economizar el empleo del agua y racionalizar su uso, con respeto al entorno natural.

 

A este respecto, García Tejerina ha indicado que el Gobierno, “con gran esfuerzo”, ha logrado cerrar el primer ciclo de planificación y que, actualmente, está trabajando ya en la revisión de los planes para culminar el segundo ciclo antes de que termine 2015. De esta forma, “conseguiremos que España siga siendo líder mundial en tecnología del agua y un referente en la Unión Europea en la gestión hidráulica eficiente”.

 

En este sentido, la ministra entiende que la agricultura de regadío “es un sector determinante para alcanzar los tres grandes objetivos planteados en este segundo ciclo: la atención a la demanda, el logro de los objetivos ambientales de las masas de agua y la recuperación de los costes ambientales”.

 

Para alcanzar estos objetivos, García Tejerina considera “imprescindible la estrecha colaboración de las Comunidades de Regantes, en tanto que principales usuarios del recurso”.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.