Ingelia y CPL Industries sellan una alianza para producir y distribuir biocarbón y black pellet en toda europa


202


La empresa valenciana Ingelia y la la multinacional del carbón CPL Industries informaron en rueda de prensa el pasado 28 de octubre sobre los términos del acuerdo empresarial recientemente alcanzado por ambas partes. En virtud de tal alianza, el gigante británico se ha hecho con un 10% de capital de la valenciana y se responsabilizará de buena parte de la comercialización en Europa de la producción de ‘black pellet’ que Ingelia ya produce en su planta de Náquera, que se está ampliando ahora con un segundo reactor.

 

Junto a ello, la corporación británica obtiene los permisos para desarrollar, bajo la dirección de ingeniería y suministro de la propia Ingelia, su tecnología HTC (carbonización hidrotermal) y construir así nuevas plantas transformadoras en Inglaterra en una primera fase y muy probablemente, en una segunda etapa, en Irlanda, Francia y Alemania. Los tres reactores ya proyectados y las labores de promoción del nuevo producto supondrán una inversión de al menos 4,2 millones de euros y de confirmarse las otras tres plantas en estudio, el montante podría ascender mucho más.

 

 

“El acuerdo es beneficioso para ambas partes: CPL Industries aporta su músculo financiero para implementar esta tecnología así como su red comercial, con más de un millón de entregas al año a los más de 100.000 clientes que poseemos, fundamentalmente en Inglaterra y Gales e Ingelia aporta un producto nuevo de gran potencial pero que requiere darse a conocer, con un 30% más de poder calorífico que los pellets convencionales y sobre todo, una patente de vanguardia, que será clave para reforzar la actividad limpia y sin humos de nuestra filial CPL Renewables”, ha explicado el consejero delegado (CEO) del gigante del carbón británico, Tim Minnet.

 

 

Por su parte, la directora general de Ingelia, Marisa Hernández, ha destacado que con este acuerdo “la tecnología HTC da el salto internacional que necesitaba para postularse como una fuente de energía sostenible y competitiva de referencia, que esperamos sea decisiva para proyectar la biomasa como una solución eficiente a las necesidades de calor industrial y doméstico de los europeos. Valencia pasará así de
vender astilla forestal para quemar, a exportar tecnología con un producto de calidad y de alto valor añadido”.

 

 

CPL Industries se compromete a promocionar y lanzar desde el mercado británico al comunitario la mayor parte de la producción de black pellet y biocarbón que Ingelia producirá cuando culmine el proceso de ampliación y la construcción de su segundo reactor en Nàquera (Valencia), que permitirá quintuplicar su fabricación para llegar a producir 2.500 toneladas de sendos productos. Biocarbón y black pellet que obtendrán después de transformar las 10.000 toneladas anuales de restos de poda de jardinería y de residuos agrícolas procedentes de los municipios de Nàquera y Bétera que, como mínimo, está previsto procesar.

 

La división de ingeniería de Ingelia, además, se encargará de dirigir el proceso de implantación de los nuevos reactores que CPL Industries tiene previsto instalar y explotar, lo que supondrá una inversión mínima a medio plazo de otros 2,5 millones de euros. Cuando se culmine el proyecto en 2015, las dos plantas instaladas (la de Náquera ampliada y una segunda en Inglaterra, con hasta cuatro reactores entre ambas), procesarán 20.000 toneladas de residuos orgánicos –fundamentalmente agrícolas- y generarán 7.000 toneladas de black pellet y biocarbón. Tal producción se estima que generará un volumen de negocio anual para CPL Industries de más de 2 millones de euros.

 

El proceso HTC patentado por Ingelia fue descubierto por Friedrich Bergius en 1913. Posteriores investigaciones, publicadas en 2006, se llevaron a cabo en el Max Planck Institute en Berlin por el Profesor M. Antonietti, que pasó a colaborar con los ingenieros de Ingelia en 2007 y 2008. La tecnología dio un salto definitivo en sus aplicaciones industriales y energéticas cuando el equipo de la compañía valenciana comenzó a trabajar con el apoyo del Instituto de Tecnología Química (ITQ) de la Universidad Politécnica de Valencia y del CSIC, en un proyecto que dirige el Profesor Avelino Corma, quien recientemente fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2014.

 

La virtualidad del sistema HTC es que permite superar el principal problema para transformar la materia orgánica en energía biomásica: la humedad. Sin necesidad de secadoras, el proceso patentado posibilitaría, en casos como el valenciano, tratar de forma natural, valorizar y transformar en energía residuos agrícolas como el de la poda de los cítricos, la vid o el procedente de la siega de la paja del arroz –evitando los problemas que generan sus quemas- o incluso residuos orgánicos urbanos, como restos de jardinería o basuras.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.