Isabel García Tejerina apuesta por impulsar infraestructuras hidráulicas para evitar los efectos de futuras riadas


255

04/03/2015
Archivado en: Agua , Otros , España

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha asegurado que las infraestructuras hidráulicas son absolutamente necesarias, y prueba de ello ha sido la labor realizada desde la Confederación Hidrográfica del Ebro en la gestión en los pantanos de Yesa e Itoiz, que ha logrado bajar significativamente la punta de la riada. Por lo tanto, “resulta obvio que las infraestructuras hidráulicas son absolutamente necesarias y también es obvio que este es el único Gobierno que ha apostado por ellas”, ha recalcado.  

 

Isabel García Tejerina hacía estas declaraciones en Zaragoza, donde ha conocido el Sistema Automático de Información Hidrológica de la Confederación Hidrográfica el Ebro y ha mantenido una reunión con los técnicos, a quienes ha agradecido el trabajo que están realizando desde hace más de cuarenta días, a un ritmo especialmente intenso.

 

En declaraciones a los medios, la ministra ha negado falta de previsión en la crecida del río Ebro, ya que nadie podía prever un periodo tan continuado de precipitaciones, ni que en el mes de febrero se iba a producir un deshielo que normalmente tiene lugar entre los meses de abril y mayo. 

 

Para paliar sus efectos, García Tejerina se ha referido al Decreto-ley que tiene previsto aprobar el Gobierno el próximo viernes y que contiene medidas para reponer los daños causados por la riada y definir las indemnizaciones que haya que establecer. No obstante, la ministra ha avisado de que se trata de un Decreto-ley abierto, ya que aún es pronto para poder evaluar todos los daños. En todo caso, la ministra ha señalado que ya hay operarios de Tragsa sobre el terreno, preparados para acometer las obras más urgentes en cuanto sea posible.

 

 

Impulso de las infraestructuras 

 

La ministra entiende que, para evitar los efectos de futuras riadas, “nos tenemos que empezar a preparar desde este mismo momento, y gestionar el agua para hoy y para mañana, porque eso también es cuidar el medio ambiente, cuidar a las personas y salvaguardar sus intereses”.

 

Para ello “debemos tomar medidas a medio y largo plazo, a través del impulso de infraestructuras hidráulicas que protejan a las personas y al medio ambiente”. A este respecto, García Tejerina ha lamentado el retraso acumulado en esta materia. En el caso concreto de Aragón, la ministra se ha referido a la paralización de las obras de Yesa y de Biscarrués, “tan necesarias para esta Comunidad Autónoma”. Según ha reiterado, “si eso no se hubiera producido, hoy tendríamos más capacidad de regulación”. 

 

Según ha recordado, desde el principio de esta Legislatura este Gobierno ha apostado por las infraestructuras hidráulicas, y de manera especial en la Comunidad Autónoma de Aragón. En concreto, en estos momentos hay, en sus diferentes fases de realización, más de 850 millones de euros para invertir en Aragón, inversiones que servirán para minimizar lo máximo posible los efectos de futuras riadas.

 

Asimismo, la ministra ha precisado que este Gobierno ha dado un importante impulso al Pacto del Agua y, en estos momentos, estamos al 80% en el cumplimiento de las obras que contempla este acuerdo. En este ámbito, la ministra ha subrayado que “el recrecimiento del embalse de Yesa y el de Biscarrués-Almudévar han sido lanzados por este Gobierno”. 

 

Por otra parte, Isabel García Tejerina ha apuntado que la complejidad de la gestión del agua en España es muy importante “y este Gobierno trabaja para que el agua deje de ser un tema de enfrentamiento”. Según ha destacado, este Gobierno ha demostrado que se puede llegar a acuerdos, como el alcanzado entre cinco Comunidades Autónomas (Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia), con el que todos salen beneficiados. “Hemos regulado el trasvase Tajo-Segura, hemos dado seguridad a la cuenca cedente, hemos dado transparencia y hemos quitado arbitrariedad”. En definitiva, “ha quedado demostrado que con buena voluntad se llega a acuerdos en materia de agua”. 

 

Respecto a la posibilidad de dragar el río Ebro, la ministra considera que la limpieza del río es una medida más, pero no la única. En este sentido, ha recordado que en 2013 y 2014 ha habido limpieza de cauces. Ha explicado que riadas de este tipo alteran la morfología del río y que, en cuanto sea posible, comenzaremos un estudio de la nueva situación del Ebro para conocer los sitios donde hay que actuar con limpiezas y donde hay que reforzar la protección. 

 

Precisamente el Decreto-ley que el Gobierno tiene previsto aprobar el próximo viernes contiene medidas de protección y, en el momento que se pueda, de limpieza de las zonas del río que ya están identificadas.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.