La generación de residuos electrónicos alcanza un nuevo máximo en 2014, según el último informe de la UNU


234


La cantidad de basura electrónica (RAEE) mundial llegó a las 41,8 millones de toneladas en 2014, según un nuevo informe de la Universidad de las Naciones Unidas (United Nations University, UNU).

 

El Global E-waste Monitor 2014: Quantities, Flows and Resources ofrece un nivel sin precedentes de detalle y precisión sobre el tamaño del reto de los residuos electrónicos en el mundo, el progreso continuo en el establecimiento de sistemas especializados de recogida y tratamiento de los residuos electrónicos, y las perspectivas para el futuro.

 

La mayor parte de la basura electrónica mundial en 2014 (casi el 60%) se generó de los residuos de equipos de cocina, lavandería y baño. La información personal y tecnología de la comunicación (TIC) - dispositivos tales como teléfonos móviles, ordenadores personales e impresoras - representaron el 7% de los desechos electrónicos del año pasado.

 

Más específicamente, los desechos electrónicos en 2014 fueron:

 

  • 12,8 millones de toneladas de equipos pequeños (como aspiradoras, microondas, tostadoras, máquinas de afeitar eléctricas y cámaras de vídeo);
  • 11,8 millones de toneladas de equipos de gran tamaño (incluyendo lavadoras, secadoras de ropa, lavavajillas, hornos eléctricos y paneles fotovoltaicos);
  • 7,0 millones de toneladas de cambio de temperatura (refrigeración y congelación);
  • 6,3 millones de toneladas de las pantallas;
  • 3,0 millones de toneladas de equipos TIC pequeña; y
  • 1,0 millones de toneladas de lámparas.

 

Esta basura electrónica representa unos 52.000 millones de dólares de recursos potencialmente reutilizables, sin embargo, sólo un pequeño porcentaje se recogió para la recuperación, e incluso para ser tratados/eliminados de una manera ambientalmente racional. Menos de una sexta parte se cree que han sido debidamente reciclados o puesto a disposición para su reutilización.

 

Mientras que la basura electrónica constituye una valiosa "mina urbana" - un reservorio potencial de materiales reciclables -, también es una "mina tóxica" de sustancias peligrosas que deben ser (aunque demasiado rara vez son) manejados con extremo cuidado.

 

El informe de la UNU estima que los desechos electrónicos desechados en 2014 contenía unos 16.500 kilotoneladas de hierro, 1.900 kilotoneladas de cobre y 300 toneladas de oro, así como importantes cantidades de plata, aluminio, paladio y otros recursos potencialmente reutilizables, con un combinada valor estimado de 52.000 millones de dólares.

 

También contenía grandes cantidades de toxinas peligrosas para la salud, como el mercurio, el cadmio, el cromo, y los clorofluorocarbonos que agotan el ozono.

 

Según el informe, sólo dos países - Estados Unidos y China - descartan casi un tercio de los desechos electrónicos a nivel mundial en 2014.

 

Accede al informe en PDF aquí.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.