La ministra chilena de Medio Ambiente visita la primera planta de producción del país que valoriza el 100% de sus residuos


200


Con la presencia de la Ministra del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, la empresa Unilever presentó un balance del funcionamiento de la planta Zero Landfill de Chile, es decir, la primera que no vierte residuos en rellenos sanitarios que está ubicada en la comuna de Conchalí, y que produce 70 mil toneladas de té, aderezos, salsas de tomate y margarinas, generando 2.700 toneladas anuales de desperdicios.

 

El proyecto comenzó en 2009, cuando el 63% de los residuos eran destinados a relleno sanitario, y el material reciclado -como cartón papel, plástico, metal y orgánicos- era de un 37%. A su vez, los residuos destinados a co-proceso, es decir, que se reutilizan como materia prima para otra industria, correspondían al 0%.

 

Sin embargo, y gracias a la nueva tecnología implementada, desde marzo de este año lo destinado a relleno sanitario corresponde a un 0%, el reciclaje (papel, cartón plásticos y chatarras) a un 17%, el compostaje equivale al 65% y el co-proceso es de un 18%.

 

Junto con valorar los resultados la ministra del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, indicó que esta planta va en la línea de lo que busca impulsar el Proyecto de Ley para el Reciclaje, iniciativa que el gobierno ingresó hace pocas semanas al Parlamento para su debate, "y que crea tres instrumentos de gestión ambiental, como la certificación, rotulación y etiquetados de productos; los sistemas de depósito y reembolso; y la Responsabilidad Extendida del Productor, concepto que busca que los productores, ya sean fabricantes o importadores, se hagan responsables de la organización y financiamiento de la gestión de los productos que ingresan al mercado".

 

Cabe señalar que el proyecto Zero Landfill se enmarca dentro delPlan de Vida Sustentable de Unilever, que fue lanzado globalmente en 2011 y que dentro de sus objetivos contempla la reducción de generación de residuos. "A nivel mundial, como compañía, habíamos anunciado que la meta para el año 2020 sería reducir a la mitad nuestros residuos, pero proyectamos que para 2015 más de 200 fábricas de Unilever alrededor del mundo no emitirán ningún tipo de desecho. En Chile, nuestra planta de alimentos, Panamericana, es un ejemplo de esto y recientemente se sumaron la planta de detergentes Carrascal, y el centro de distribución de Lampa", explicó Sebastián Wodka, director gerente general de Unilever Chile.

 

La iniciativa tiene dos áreas de trabajo. La primera es reducir los desperdicios y luego trabajar la disposición de éstos, ya sea para compostaje, reciclado o co-proceso. "El desafío más importante fue crear cultura en el personal de la planta para adaptarse a los nuevos procesos, ya que sin la cooperación de todos y sin entender por qué es importante este tipo de iniciativas, difícilmente podríamos haber llevado a cabo el proyecto", comentó Jaime Urquidi, gerente de la planta.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.