La Red de Calor con biomasa de Soria reduce la contaminación acústica procedente de las salas de calderas


321


La Red de Calor con biomasa de Soria continúa sumando vecinos a al espera de colocar la tercera caldera en la central térmica que permita el desarrollo del proyecto piloto en la capital hacia la zona sur. Una de las ventajas técnicas que destacan los usuarios es la eliminación de ruidos en sus salas de calderas de gas o gasóleo. El funcionamiento del quemador de los equipos que se encuentran instalados alcanza, en algunos casos, los 80 decibelios, ruido similar al que se puede registrar en una calle concurrida o a una alarma de reloj. La colocación de la estación de intercambio de calor y cierre de la caldera de combustible fósil supone disminuir el ruido del edificio hasta los 30 decibelios, nivel parecido a un susurro silencio a 90 centímetros.

 

David García, responsable del departamento técnico de Rebi en Soria, la empresa que desarrolla el proyecto sostenible explica que “la media de edad de las calderas de gas o gasóleo que apagamos en las comunidades que tenemos conectadas es de 20 años, algunas sobrepasan los 30, y están a punto de terminar su ciclo de vida, por lo que su estado está muy deteriorado”.  El técnico puntualiza que “cualquier vecino que baje a su sala de calderas puede comprobar el calor que hace en el cuarto, más aún en época invernal, y eso es un desperdicio de energía que están pagando pero que no está llegando a sus casas”. A través de la conexión a la Red de Calor, mediante una estación de intercambio, se eliminan las pérdidas y también los ruidos; “hay veces que los vecinos se sorprenden cuando visitan su sala porque el ruido no deja ni mantener una conversación, son muchos los usuarios que nos encontramos que tienen un gran desconocimiento sobre su servicio de calefacción y agua caliente, dónde están colocadas sus calderas, cómo funcionan, y en el estado en el que se encuentran”. El rendimiento de la estación de intercambio es un 20 por ciento mayor que la actividad de la caldera instalada. Son ventajas que incrementan el valor añadido de conectarse a la Red de Calor.

 

El nuevo sistema de suministro de energía térmica de biomasa que ya recorre las calles de Soria reduce el coste de explotación y mantenimiento de la instalación para los vecinos, evita los problemas asociados al bajo rendimiento en calderas antiguas, desecha la manipulación y almacenamiento de combustible en el edificio, y evita problemas de seguridad, suciedad y espacio. Además, los vecinos no precisan comprar ni reponer equipos de producción propios, además de mejorar la eficiencia energética de la instalación con una reducción de emisiones y revalorización de residuos.

 

La Red de Calor mejora la eficiencia energética de la instalación que se traduce en un mejor posicionamiento en el baremo de certificación de eficiencia energética  obligatoria para toda vivienda que quiera ser puesta en el mercado de alquiler o venta.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.