Las barreras al libre comercio de residuos reciclables pueden dañar al medio ambiente y al crecimiento


206


El libre comercio de materiales reciclables  no incrementa las emisiones de CO2  ya que los beneficios ambientales globales del reciclado superan a las emisiones asociadas al transporte necesario. Además garantiza el máximo aprovechamiento de los residuos como nuevos recursos y es un pilar indispensable para la implantación real del concepto de economía circular.

 

Tal y como se señala en la Comunicación de la Comisión Europea “Una Europa que utilice eficazmente los recursos”, cada año la UE elimina residuos reciclables tales como papel, vidrio, plásticos, aluminio y acero por valor de 5.250 M€. Si estos residuos se reciclaran, se podría evitar el equivalente a 148 millones de toneladas de emisiones de CO2 al año. También señala que una mejor gestión de los residuos municipales podría evitar la emisión de 92 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en 2020 en comparación con 1995, y que si los países reciclaran un 70 % de sus residuos, se crearían al menos 500.000 nuevos empleos en Europa.

 

Al mismo tiempo, los residuos reciclables se han convertido en esenciales a la hora de satisfacer la creciente demanda de materias primas derivada del proceso de industrialización de Oriente Medio y Asia y el surgimiento de la clase media en estas regiones.

 

En este contexto, la demanda global de materias primas ha supuesto la transformación de la industria de la recuperación y el reciclado de residuos europea mediante un proceso de cambio tecnológico y apertura, pasando de operar únicamente en el mercado doméstico a competir en un mercado internacional que cada vez más tiende a convertirse en uno solo. Gracias a este proceso este sector ha tenido un buen desempeño económico y ha podido crecer durante la ultima década. Sin embargo, la crisis financiera, ha tenido un impacto sobre esta industria, con caídas importantes de precios y cancelación de contratos, sufriendo importantes pérdidas de las que todavía se está recuperando.

 

El mercado de la exportación a Asia, es un flujo natural, dado que a Europa llegan embalajes de cartón protegiendo los bienes de consumo que importamos de ese continente. Dicho embalaje, vuelve a necesitarse en el origen, en Asia; de ahí la demanda que este mercado ejerce en occidente. Según el informe de Forest Trends, la industria recicladora China evita que 65 millones de toneladas anuales de papel recuperado sean eliminadas en vertedero en E.E.U.U., Japón y Europa.

 

A lo anterior hay que añadir que el envío de estos materiales a China se realiza utilizando sistemas de logística inversa y verde, que aprovechan los contenedores marítimos de retorno, evitando que regresen un elevado número de contenedores de transporte de Europa a China vacíos. Además, el volumen de emisiones por kilómetro y tonelada transportada, se reduce más de un 65% con el transporte marítimo, con respecto al transporte por carretera. Sin embargo, si dejamos de enviar este material a los estos mercados internacionales, el excedente europeo de papel recuperado, que en 2013 fue de 8,8 millones de toneladas, sería depositado en un vertedero o incinerado, lo cual si que incrementaría de forma importante las emisiones europeas de CO2.

 

En el Reino Unido, el organismo independiente WRAP (Programa de Acción de Residuos y Recursos) publicó un estudio donde se cuantifican las emisiones de CO2  asociadas al transporte de las exportaciones de materiales reciclables a China, para los casos concretos del papel recuperado y del plástico, identificando las rutas reales de exportación y los medios de transporte utilizados, calculándose las emisiones asociadas a cada etapa del transporte. Los resultados muestran que las emisiones de CO2  asociadas al transporte de una tonelada de papel recuperado, desde Reino Unido a China, se encuentran entre 154 y 213 kg. de CO2 , niveles de emisión que representan menos de un tercio del ahorro en términos de carbono asociados al reciclaje de dicho material. Por lo que se concluye que la contribución de esta etapa al balance ambiental global del proceso de reciclado, es mínima en comparación con los beneficios ambientales de todo el proceso.

 

En España, la tasa de recuperación de papel y cartón se sitúa ya en el 73,9%. El sector de la recuperación de papel y cartón apuesta por continuar mejorando la tasa de recuperación española, para lo cual, es necesario que continúe rigiéndose por las normas internacionales de mercado y no se limiten los movimientos internacionales de este material. El libre comercio de materiales reciclables contribuye a mantener activados los sistemas de recogida, sin costes adicionales. Si se limita la salida comercial de estos materiales afectaría tanto al mantenimiento de los sistemas de recogida, como al crecimiento del sector, muy susceptible de desactivación, lo que se traduciría en una bajada de la tasa de recogida y causaría un mayor impacto económico, social y ambiental que el asociado al transporte de estos residuos reciclables



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.