Las nuevas instalaciones de la planta de El Mazo valorizarán y tratarán 14.000 toneladas de residuos al año


406


El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha inaugurado estos días las nuevas instalaciones del vertedero de El Mazo, ubicado en Zurita de Piélagos, que, según ha explicado, incrementan su capacidad para satisfacer tanto las necesidades actuales como las que puedan surgir en el futuro y, además, aseguran el empleo de los 30 trabajadores de la planta, que estaba en el aire con el sellado definitivo del vertedero de residuos no peligrosos.

 

El Gobierno cántabro, a través de la empresa MARE, ha invertido algo más de un millón de euros en la puesta en marcha de 3 nuevas líneas de gestión de residuos, que se unen a las otras dos con las que ya contaba El Mazo.

 

Para Ignacio Diego, se trata de una inversión "rentable" por dos motivos: en primer lugar, por los "ahorros" que está suponiendo ya y que supondrá también en el futuro para la gestión medioambiental de Cantabria, y, en segundo lugar, porque se mantienen los puestos de trabajo, que es la prioridad fundamental de su Gobierno.

 

El presidente ha dicho que esta actuación es el reflejo de la política de "buen gobierno" implantada en Cantabria desde el año 2011 y que ha dado lugar a una "gestión adecuada" de nuestra Comunidad Autónoma, también en este ámbito del Medio Ambiente en el que somos una "región modélica".

 

Diego ha considerado que este es un paso más en la gestión ambiental sostenible de Cantabria, como también lo fueron en su momento la entrada en funcionamiento de los vertederos de El Mazo y de Meruelo como activos "protagonistas" de un Plan de Gestión Integral de Residuos que cambió la fotografía medioambiental de la región.

 

Finalmente, ha resaltado que esa buena gestión de sus residuos posibilita a Cantabria participar en la red de Sistemas Integrados de Gestión, que da acceso a nuestra región a fondos nacionales y europeos que reconocen, precisamente, ese acierto en la gestión medioambiental

 

Ignacio Diego ha estado acompañado en el acto por el consejero de Medio Ambiente, Javier Fernández; el director de MARE, Antonino Zabala; el consejero delegado de GESMATOR, José Antonio Gómez, y varios alcaldes de la comarca, entre ellos el anfitrión de Piélagos, Enrique Torre.

 

Al término de las intervenciones, el presidente y el resto de autoridades han realizado un recorrido por las nuevas instalaciones, que vienen funcionando en pruebas desde hace unas semanas pero que hoy se trabajan ya a pleno rendimiento.

 

 

Características

 

La primera de las líneas inauguradas se dirige a la fabricación de Combustible Derivado de Residuos (CDR) mediante la trituración de diversos materiales, con la que se espera una producción anual cercana a las 10.00 toneladas. La segunda clasifica aparatos eléctricos y electrodomésticos procedentes de puntos limpios, con una estimación de 540 toneladas anuales, y la tercera es una línea de pretratamiento de cartón y papel, que produce inicialmente cerca de 3.500 toneladas anuales con destino, actualmente, a la fábrica de paneles de fibroyeso Fermacell, en Orejo, aunque tiene margen para multiplicar su producción.

 

En su conjunto, estas tres nuevas instalaciones valorizarán y tratarán al año cerca de 14.000 toneladas de residuos, aunque tienen capacidad para incrementar esta cantidad en función de las necesidades.

 

Se suman a las otras dos que ya existían en El Mazo: la planta de transferencia de residuos sólidos urbanos, que posibilita la eficiencia en el transporte hasta Meruelo de 38.000 toneladas de residuos urbanos de la Comarca del Besaya, y el centro de recuperación y reciclaje de envases, que trata cerca de 1.400 toneladas anuales.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.