Los Gobiernos de la cuenca mediterránea, unidos frente al Cambio Climático

Ante la cumbre de París, los gobiernos catalán, andaluz, balear y valenciano han acordado una declaración en la que urgen coordinar actuaciones a todos los niveles


1070

11/11/2015
Archivado en: Clima , Otros , España

Los responsables de las políticas medioambientales de la Comunitat Valenciana. Cataluña, Baleares y Andalucía ha coincidido la pasada semana en defender la transversalidad y la coordinación de las acciones de lucha contra el cambio climático, en el marco de la jornada 'El Mediterráneo frente al Cambio Climático', organizada en Valencia por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural.

La consellera valenciana, Elena Cebrián, ha recordado que el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático señala a la cuenca mediterránea como una de las regiones más afectadas por sus efectos, entre los que destacan: la disminución de los recursos hídricos, el incremento de los riesgos en el territorio -de erosión, desertificación, inundación, etc-, y el aumento del nivel del mar.

"Sin embargo -ha señalado la consellera-, lo que hemos encontrado en el terreno de los hechos, en los últimos 20 años y hasta hoy, es una ausencia alarmante de acciones y compromisos reales, cuando no claras contradicciones entre las políticas reales llevadas a cabo y las declaraciones formales de intenciones. Así que prácticamente todo está por hacer y el trabajo es ingente". En este sentido, Cebrián ha explicado que las dos grandes líneas de actuación de la Generalitat al respecto consisten en el desarrollo de una nueva estrategia integrada de cambio climático y energía y en el desarrollo de un marco normativo propio.

Mientras se desarrollan, la consellera avanzó algunas medidas que su departamento ha propuesto a la Comisión de Coordinación de Políticas de Cambio Climático, como un plan de rehabilitación energética de los edificios dependientes de la administración valenciana, un plan de rehabilitación de viviendas o fomentar el autoconsumo eléctrico basado en energías renovables, fundamentalmente en solar fotovoltaica. También, desarrollar y desbloquear el actual plan eólico, recuperar el metano procedente de los residuos orgánicos, el aprovechamiento energético de la biomasa agrícola y la mejora de la movilidad del transporte público electrificado de viajeros. Además, revertir las áreas recalificadas para ser urbanizadas, pero no ejecutadas, sustituir las flotas de las administraciones públicas por vehículos eléctricos e híbridos, y elaborar un plan de formación y sensibilización sobre el cambio climático y la sostenibilidad ambiental.

Además de Cebrián, ha intervenido en la mesa redonda Políticas públicas frente al cambio climático en el mediterráneo el conseller de Territorio y Sostenbilidad de la Generalitat de Cataluña, Santi Vila, el conseller de Territorio, Energía y Cambio Climático de Baleares, Joan Boned, y el viceconsejero de Medio Ambiente de Andalucía, José Luis Hernández. Los cuatro han coincidido en la necesidad de que las políticas de lucha contra el cambio climático se enfoquen desde la transversalidad y la coordinación.

Boned ha explicado que la estrategia balear se centra en los dos principales focos de emisión de gases contaminantes en el archipiélago: la producción energética y el transporte por carretera. En el primer aspecto, ha defendido el abandono progresivo de la producción energética con combustibles altamente contaminantes, la investigación en nuevas fórmulas y la agilización de los trámites para la instalación de renovables destinadas al autoconsumo.

Por su parte, Hernández ha detallado las políticas que Andalucía desarrolla tanto en mitigación, para contener las emisiones de gases de efecto invernadero, como en adaptación. "La lucha contra el cambio climático es una materia transversal que debe impregnar todas las políticas", ha asegurado el viceconsejero, quien ha puntualizado que las áreas estratégicas de trabajo contra el cambio climático de la Junta son: energía, agricultura, movilidad y transporte, reforestación y biodiversidad.

Por último, Vila ha defendido el papel central de la región del Mediterráneo occidental en la lucha contra el cambio climático a través, de nuevo, de políticas de adaptación y de mitigación. Ha considerado, además, que las políticas de cambio climático no se deben abordar solo desde una perspectiva medioambiental, sino también social, y ha apostado por una política decidida de ordenación del territorio, que contemple la desclasificación del suelo, la concentración de actividades económicas en torno a grandes corredores, la movilidad sostenible y una nueva fiscalidad.

En el marco de la jornada, los gobiernos de la cuenca mediterránea, Baleares, Andalucía, Catalunya y Comunitat Valenciana han acordado la 'Declaración del Mediterráneo por el Cambio Climático' en la que urgen coordinar actuaciones a todos los niveles y en la que manifiestan:

- El Mediterráneo, por sus peculiares características, pertenece a una de las zonas del planeta más vulnerables a los efectos del calentamiento global. Por este motivo, consideramos urgente coordinar nuestras acciones, tanto a nivel estatal como europeo e internacional, para exigir que el Mediterráneo obtenga una atención preeminente en el estudio, adaptación y mitigación del cambio climático.

- La riqueza de la biodiversidad y el medio ambiente del entorno mediterráneo, junto a la concentración de población y actividades que impactan en su litoral y en su fondo marino, hacen necesaria la consecución de políticas que aporten garantías. En primer lugar, para la protección del medio natural; en segundo, para incrementar los niveles de salud de nuestros municipios y ciudades y, en tercero, para avanzar hacia economías más sociales y bajas en carbono.

- Ante la celebración de la próxima Cumbre del Clima en París, la COP 21 de las Naciones Unidas, instamos a los gobiernos y a toda la comunidad internacional a trabajar en un acuerdo vinculante y a largo plazo, para combatir el cambio climático y construir una auténtica justicia climática a nivel mundial.

- El cambio climático es un reto global que requiere atención local. Así, desde nuestros ámbitos autonómicos, nos comprometemos a articular políticas adecuadas e innovadoras, como también a coordinarnos y compartir experiencias novedosas para afrontar este desafío ambiental, social y económico con las máximas garantías. Así, manifestamos nuestra voluntad de abrir este acuerdo al resto de territorios a orillas del Mare Nostrum, así como a otras regiones del mundo con las que compartimos características climáticas mediterráneas.

- La declaración del Mediterráneo por el Cambio Climático no puede ser ajena a la situación social que protagoniza nuestro espacio por la inmigración de refugiados. De esta manera, anunciamos una firme voluntad de promover políticas ambientales para frenar el calentamiento global con una sensibilidad especial hacia los territorios menos desarrollados y con especial atención hacia las personas en situación más desfavorecidas.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.