Millones de subsaharianos, asiáticos y latinoamericanos aún carecen de acceso a agua potable

El 12% de la población mundial carece aún de agua potable


544


Sin agua no hay vida, ni alimentos, ni desarrollo. Sin agua, ni los países ni las sociedades pueden desarrollarse económica, cultural, social o políticamente. El acceso al agua es clave y tiene un impacto en la vida de todos nosotros, no sólo en las regiones directamente afectadas de África o Asia-Pacífico y en algunas regiones de América Latina, sino también en los países desarrollados de Europa y América del Norte. La falta de acceso a agua potable puede desencadenar en hambruna, guerras y migración irregular e incontrolada.

Actualmente, 319 millones de subsaharianos (32%), 554 millones de asiáticos (12,5%) y 50 millones de latinoamericanos (8%) no tienen acceso a agua potable. De estas regiones, Papúa Nueva Guinea cuenta con la menor disponibilidad, donde tan sólo el 40% de la población tiene acceso a agua potable, seguida de Guinea Ecuatorial (48%), Angola (49%), Chad y Mozambique (51%), República Democrática del Congo y Madagascar (52%) y Afganistán (55%). 

Agua: una llamada a todos los gobiernos

El coste total de la inseguridad del agua para la economía mundial se estima en 500.000 millones de dólares anuales. Incluyendo el impacto medioambiental, esta cifra puede llegar al 1% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.

Con motivo del Día Mundial del Agua el 22 de marzo, el Consejo Mundial del Agua (WWC, por sus siglas en inglés) insta a todos los gobiernos a atender los temas relacionados con el agua, alentándoles a contribuir con una parte relevante de sus presupuestos a proyectos que pongan el agua al alcance de todos en el planeta, considerando que el 12% de la población mundial actualmente no tiene acceso a agua potable y que las enfermedades relacionadas con el agua representan 3,5 millones de muertes cada año. El Consejo Mundial del Agua, en colaboración con sus socios UCLG, ICLEI y GWOPA, insiste en que el acceso de la gente tanto al saneamiento como al agua son prioridades clave para los gobiernos locales y regionales si se quiere alcanzar el Objetivo Global de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas nº6. El acceso universal al agua y al saneamiento no puede alcanzarse sin un buen gobierno local, una gestión sostenible de los recursos naturales y una urbanización eficiente.

"Hay una necesidad absoluta de aumentar la seguridad del agua para superar los desafíos provocados por el cambio climático y la influencia humana. Los líderes mundiales son conscientes de que el saneamiento es fundamental para la salud pública, pero debemos actuar ahora para alcanzar el Objetivo Global de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas nº6 -garantizar el abastecimiento de agua segura y saneamiento para todos y todas, en todas partes, de aquí a 2030. Necesitamos un compromiso en los más altos niveles, para que cada ciudad y pueblo en el mundo puedan garantizar que los recursos de agua limpia y segura estén disponibles".

El Consejo Mundial del Agua (WWC), fundado en 1996, está compuesto por más de 300 organizaciones miembro a nivel mundial, con el objetivo principal de impulsar la disponibilidad de agua potable para todos y ayudar a aumentar la seguridad del agua en general. El Consejo Mundial del Agua, como facilitador clave en la financiación de proyectos de seguridad hídrica y motor del cambio político en la búsqueda de la seguridad del agua, reúne a cientos de asociaciones, grupos de reflexión, organismos universitarios, gobiernos e instituciones, operadores privados y públicos, proveedores de servicios y expertos del agua de todo el mundo con el fin de progresar en la seguridad del agua. El Consejo Mundial del Agua alienta a los gobiernos y a los ciudadanos a ayudar a aumentar la seguridad del agua en sus países de origen, así como a prestar apoyo a las naciones más necesitadas, es decir, las concentradas en el África subsahariana y Asia, donde el 32% y el 12,5% de la población, respectivamente, no tiene acceso a agua potable.

El agua: un derecho humano universal

"Este año, el impacto de las aguas residuales es el tema central del Día Mundial del Agua", comenta el presidente del Consejo Mundial del Agua, Benedito Braga. "Aproximadamente el 90% de las aguas residuales del mundo fluyen en el medio ambiente sin tratar, mientras que más de 923 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable, 2.400 millones no cuentan con saneamiento adecuado, uno de cada cinco niños menores de cinco años mueren prematuramente cada año por enfermedades relacionadas con el agua, y casi el 40% de la población ya se enfrenta a la escasez del agua, pudiendo alcanzar un 60% (o dos tercios de la población) de aquí a 2025. Además, aproximadamente 700 millones de personas viven en zonas urbanas sin aseos seguros”.

Muchos países son conscientes de la importancia de la seguridad del agua. Mientras que el derecho al agua y al saneamiento fue reconocido por la ONU en 2010, dos tercios de los 94 países encuestados por la Organización Mundial de la Salud en 2014 reconocieron el agua potable y el saneamiento como un derecho humano universal específicamente en la legislación nacional. Más del 80% informó de la aplicación de políticas nacionales para el agua potable y saneamiento, mientras que más del 75% crearon específicamente políticas de higiene. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Se estima que, desde ahora y hasta 2030, se necesitan 650.000 millones de dólares de inversión anual para garantizar la puesta en marcha de la infraestructura necesaria para lograr la seguridad universal del agua.

Seguridad del agua: un alto retorno de la inversión

Según Braga, “el agua es un ingrediente esencial para el desarrollo social y económico de prácticamente todos los sectores. Nos garantiza la disponibilidad de suficientes alimentos para todos, nos ofrece suministros de energía estables y suficientes, y asegura la estabilidad de los mercados y las industrias, entre otros beneficios. En el ámbito de los desastres naturales y el cambio climático, las inundaciones y las sequías son la causa principal de muchos de los problemas de nuestras sociedades. Una infraestructura mejorada y polivalente es un paso esencial para el crecimiento de muchos países en vías de desarrollo”.

"El mundo no ha cumplido su objetivo de saneamiento, dejando a 2.400 millones de personas sin acceso a instalaciones sanitarias mejoradas. Por lo tanto, es imperativo que todas las naciones continúen mejorando todo lo relacionado con el agua y su saneamiento. Por cada dólar invertido en agua y saneamiento, se estima un retorno de 4,3 dólares (400%) en forma de reducción de los costes en sanidad para los ciudadanos y la sociedad en todo el mundo.  En el período previo al Foro Mundial del Agua en Brasil, en marzo de 2018, que reunirá a más de 30.000 políticos, expertos, académicos y ONGs para trabajar en la mejora de la seguridad del agua y su disponibilidad, animo a todos los gobiernos a aportar un porcentaje más alto de sus presupuestos globales a proyectos que aumenten la seguridad del agua", añade.

Continuando con su misión de lograr una mayor seguridad del agua para todos, el Consejo Mundial del Agua está organizando el VIII Foro Mundial del Agua, el mayor evento relacionado con el agua del mundo. El evento contará con la presencia de más de 30.000 participantes y tendrá lugar dentro de tan sólo un año, del 18 al 23 de marzo de 2018 en Brasilia, bajo el tema "Compartir agua". El anterior Foro Mundial del Agua fue organizado por el Consejo Mundial del Agua en la República de Corea, reuniendo a decenas de miles de participantes de 168 países, entre ellos 9 Jefes de Estado, 80 ministros gubernamentales y cientos de delegaciones gubernamentales nacionales y locales.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.