Paraguay trabaja para alcanzar el 75% de cobertura de agua potable y el 50% de saneamiento en 2018


163

15/04/2014
Fuente:

La meta de Paraguay es que en el año 2018 el país alcance el 75% de cobertura de agua potable y pasar del 11% al 50% en saneamiento; asimismo, este año, con el apoyo del Banco Mundial, se adquirirá un laboratorio móvil para elevar los controles de la calidad del agua en todo el país. A largo plazo, para el 2030 se prevé llegar a 100% de cobertura. Estos son los compromisos que el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones Ramón Jiménez Gaona presentó en la 3ª Alianza por el Saneamiento y el Agua para Todos (SWA, por sus siglas en inglés) que se realizó en Washington, EEUU.

 

La SWA es una alianza mundial basada en ideas afines y una visión común sobre el saneamiento y abastecimiento de agua universal y sostenible, constituida por socios miembros, fuertemente respaldados y apoyados por organismos de cooperación internacional, como UNICEF, OMS y otros.

 

La SWA se basa en la confianza mutua, el apoyo y el compromiso con los principios de eficacia de la ayuda, incluida la responsabilidad respecto a los planes como una tarea nacional. La alianza está integrada por países en desarrollo, donantes, redes de la sociedad civil, bancos de desarrollo, socios multilaterales, socios académicos y de investigación y otros socios del sector, que se reúnen una vez al año.

 

Paraguay se incorporó a esta alianza mundial en julio de 2010, como único país de Latinoamérica y del Caribe asociado y participa con voz y voto en los organismos regionales de alto nivel que se reúnen periódicamente. De la reunión participan los ministros de cooperación para el desarrollo de los países donantes y los ministros de finanzas, salud y obras públicas de los países en desarrollo.

 

 

CONTEXTO NACIONAL

 

El plan de gobierno de Paraguay 2013-2018 incorporó a la salud como factor esencial del desarrollo sostenible, considerando que la salud juega un papel importante en la reducción de la pobreza y en el crecimiento económico en consideración que las personas sanas son más productivas, capaces de aprender, trabajar y competir en igualdad de oportunidades.

 

Hay un reconocimiento explícito que la carencia de acceso al saneamiento, al agua y a la higiene compromete el estado de salud de la población y debilita los esfuerzos establecidos en el plan de gobierno encaminados a erradicar la pobreza y avanzar hacia el crecimiento económico.

 

La falta de saneamiento y agua es un problema de salud pública y de salud ambiental que al ser atendido oportuna y adecuadamente contribuye con la equidad sanitaria, siempre y cuando las políticas públicas estén sustentadas en principios y valores desde la perspectiva de derecho humano.

 

El desafío más grande al que se enfrenta el gobierno del presidente Horacio Cartes para cumplir el plan 2013-2018 es la baja cobertura y calidad de los servicios en agua y saneamiento que se encuentran entre las más bajas de América Latina, con extremas inequidades que perduran desde hace más de diez años en poblaciones indígenas, zonas marginadas urbanas y rurales campesinas.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.