Santi Vila visita la planta de reciclaje textil de Roba Amiga en Sant Esteve Sesrovires, una de las más grandes de Europa


253


El consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña, Santi Vila, ha visitado la nueva planta de reciclaje textil de la empresa de inserción Roba Amiga de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), constituida por las entidades sin ánimo de lucro Fundació Formació i Treball, Coordinadora Contra la Marginació de Cornellà y Cooperativa Roba Amiga. Esta instalación, la más grande del Estado dedicada a la gestión integral de los residuos textiles, y una de las más grandes de Europa, emplea a 45 personas, 31 de las cuales se encontraban en situación de riesgo de exclusión. 28 de estos puestos de trabajo son de nueva creación.

 

Se prevé que, en el momento en que se llegue a optimizar la capacidad productiva de la planta, se podrá llegar a los 150 puestos de trabajo. Las cinco entidades miembros de la Cooperativa Roba Amiga (Fundació Formació i Treball, ADAD-L'Encant, Solidança, Troballes i Recibaix) gestionan más de 1.500 contenedores de ropa y una red de tiendas formadas por 19 puntos de venta con más de 200 empleados, más de la mitad de los cuales son personas en situación de riesgo de exclusión.

 

La puesta en marcha de la instalación de Sant Esteve ha supuesto una inversión superior al millón de euros. Las entidades socias han podido afrontar esta inversión fundamentalmente gracias a la participación de la empresa Roba Amiga en la 1ª convocatoria de Momentum Project, iniciativa de ESADE y BBVA dirigida a promover el emprendimiento social. También ha obtenido el apoyo económico del Grupo Inditex (450.000 euros en tres años), en el marco de un convenio con la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) y la Cooperativa Roba Amiga, conocido como Pacto por la Ropa, que supone un paso adelante en la aplicación voluntaria del principio de responsabilidad ampliada del productor.

 

La planta cuenta con una superficie de 6.000 m 2 y gestiona unas 14 toneladas diarias de ropa, que es el equivalente a 42.000 piezas. El año que viene está previsto que trate unas 4.500 toneladas de ropa usada y tiene previsto alcanzar la cifra de 15.000 toneladas al año 2017. Del proceso de selección salen las piezas en buen estado, destinadas a tiendas de segunda mano, las que todavía se pueden aprovechar para mercados menos exigentes, y las que hay que reciclar. De esta elección se hacen trapos, borra, fieltros o hilo nuevo. Finalmente, el material rechazado se valoriza en plantas de cogeneración para obtener energía. Cabe destacar que la mayor parte de la maquinaria instalada es fruto del diseño de un grupo de ingenieros voluntarios, que en coordinación con la industria local han desarrollado prototipos implementando mejoras en todo el proceso.

 

 

La oportunidad de los residuos textiles

 

Se estima que la generación de residuos textiles domésticos en Cataluña fue de unas 140.000 toneladas en el año 2013, de las cuales 11.000 toneladas, el 7,8%, se gestionaron en las plantas de Roba Amiga y Humana.

 

El Programa General de Prevención y Gestión de Residuos de Cataluña 2013-2020 (PRECAT20) de la ARC, prevé incrementar la valorización del conjunto de residuos, desde una óptica de la economía circular y baja en carbono, consiguiendo, en cinco años, valorizar un mínimo del 95% de los residuos textiles y calzado recogidos selectivamente. También tiene como objetivo impulsar este sector como un referente técnico, económico y legal, reconociendo y potenciando la actividad de las empresas de economía social como motor de generación de tejido empresarial en determinados espacios de la gestión de recursos y residuos, en particular en el campo de la preparación para ala reutilización. En este sentido, la ARC tiene previstas diferentes actuaciones en la línea del modelo del Pacto por la Ropa, impulsando acuerdos voluntarios entre las cadenas de distribución y los recuperadores para la implantación de recogidas selectivas de residuos textiles en las tiendas.

 

 

El sector de los residuos como motor económico

 

El sector de la gestión de residuos comprende más de 900 empresas en Cataluña, que aportan el 6% del PIB, y que representa unos 12.000 millones de euros anuales. Además, son generadoras de unos 28.000 puestos de trabajo, el 30% del sector ambiental de Cataluña. A estos datos se pueden añadir las de las empresas dedicadas al transporte de residuos, que son unas 2.900 inscritas en el registro de transportistas, las dedicadas a la fabricación de maquinaria para la recogida y tratamiento de residuos, y todas las actividades de servicios, ingeniería y consultoría asociadas al sector.

 

Foto: Fundació Formació i Treball



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.