Sogama incrementa la recuperación de envases ligeros en más de un 21% en la planta de Cerceda


212


El pasado año, la Sociedade Galega do Medio Ambiente incrementó, en un 21,39 por ciento, la recuperación de envases ligeros recepcionados en sus instalaciones, es decir, los materiales depositados por la ciudadanía en los contenedores amarillos de recogida selectiva. Ello fue posible gracias a la mayor eficiencia y productividad de la planta de clasificación ubicada en el complejo industrial de Cerceda, donde los envases de plástico, las latas y los briks se separan de forma automática por tipologías para ser remitidos a los centros recicladores, utilizando para ello mecanismos tales como lectores ópticos, electroimanes, corrientes de Foucault y campanas aspiradoras.

 

Si bien en el 2012 fueron 10.815,52 las toneladas de bolsa amarilla destinadas a la industria transformadora para ser convertidas en nuevos productos, en el año 2013 esta cifra subió hasta las 13.128.96 toneladas, lo que supone una aportación adicional de 2.313,44 toneladas.

 

 

LA COLABORACIÓN CIUDADANA MEJORA EN UN 2 POR CIENTO

 

Asimismo, también cabría destacar la mayor colaboración de la población, extremo perfectamente constatable a través de las cantidades de envases recibidas en la planta de clasificación, y que pasaron de las 20.701 del 2012 a las 21.096 del 2013, suponiendo una mejora de aproximadamente el 2 por ciento.

 

Dado que la concienciación de la ciudadanía adquiere gran relevancia, la Consellería de Medio Ambiente y Sogama han venido desarrollando durante estos últimos años un buen número de campañas a través de las cuales se intenta informar, formar y sensibilizar a los distintos colectivos sociales en torno al principio comunitario de las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje), insistiendo en la adecuada clasificación de las distintas fracciones que conforman la basura.

 

En este sentido, y respecto al contenedor amarillo, se recuerda de forma insistente en que este recipiente se destina, única y exclusivamente, a los envases de plástico, las latas y los briks, nunca plásticos que no sean envases ni envoltorios (es el caso de juguetes, pañales, bolígrafos, cables, etc).

 

“Separemos ben, reciclaremos mellor”, una iniciativa de educación ambiental en la que también participa Ecoembes y los Sistemas Integrados de Gestión de pilas (Ecopilas, Ecolec y ERP) constituye un buen ejemplo del esfuerzo que el Gobierno autonómico está llevando a cabo para que Galicia avance en materia de reciclado y logre posicionarse a la altura de los países europeos más avanzados y comprometidos con el medio ambiente, que son precisamente los que más reciclan y los que más valorizan energéticamente.

 

La segunda edición de esta campaña, iniciada en julio de 2013, se mantendrá hasta el próximo 30 de junio, previendo que circule de forma itinerante por los 170 concellos que se han interesado en la misma y que han manifestado su deseo de acogerla para poder asesorar a los vecinos en las buenas prácticas vinculadas a la gestión sostenible de la basura que producen cada día.

 

Con esta actuación, y a través de un aula móvil atendida por educadores especializados, se ha atendido en seis meses, y de forma personalizada, a más de 22.000 ciudadanos, que también han tenido la oportunidad de manifestar sus opiniones y comentarios acerca del actual sistema de recogida selectiva.

 

De forma paralela se están llevando a cabo actividades en centros escolares, tanto de primaria como de secundaria, y en asociaciones, utilizando para ello diverso material didáctico y divulgativo de apoyo.

 

Tanto la Consellería como Sogama confían en que estas acciones ayuden a alcanzar mayores tasas de reciclado en Galicia, cumpliendo con los objetivos contemplados en el plan de gestión de residuos urbanos para el período 2010-2020: reducir la generación de desechos en un 10 por ciento, triplicar los niveles de reutilización y reciclaje, pasando del 12 por ciento actual al 30 por ciento, y disminuir el vertido, bajando del 46 por ciento al 24 por ciento, destinando a vertedero la fracción que no se puede reciclar ni valorizar energéticamente.

 

 

BENEFICIOS DEL RECICLAJE

 

Más allá de los beneficios ambientales que el reciclaje trae consigo respecto al ahorro de energía y materias primas, lo cierto es que, efectuando una correcta recogida selectiva en origen, los ayuntamientos ahorrarán costes al recibir ingresos por parte de los Sistemas Integrados de Gestión, que serán mayores en función de la cantidad y calidad de los envases remitidos a los centros recicladores. Pero, además, verán reducidas las cantidades de basura en masa destinadas al contenedor verde convencional, lo que se traducirá en una menor frecuencia de recogida y, por supuesto, en un menor importe de la factura que deben pagar a Sogama por el servicio público que presta.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

ÚLTIMO NÚMERO
@RevistaRETEMA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.