Sogama licita la venta y recuperación de las escorias procedentes de su planta valorización energética de CDR


178


Con el fin de recuperar al máximo de los desechos procesados en sus instalaciones, la Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) licita la venta y recuperación de las escorias procedentes de la planta termoeléctrica, donde se lleva a cabo la valorización energética del combustible derivado de los residuos no reciclables (CDR). El contrato, que regirá por un período de 10 años, contempla un precio mínimo de 0,15 euros/tonelada de escoria, ascendiendo a 135.000 euros + IVA.

 

La decisión de Sogama se enmarca en la ley 22/2011, de Residuos y Suelos Contaminados, en la que se promueve la innovación para la prevención y correcta gestión de la basura, contribuyendo a la reducción de la huella ecológica.

 

Y es que, si bien las aproximadamente 72.000 toneladas anuales procedentes de la planta termoeléctrica se depositan actualmente en un vertedero de inertes, el objetivo de SOGAMA es que se gestionen en una planta debidamente autorizada en la que se obtenga un producto valorizable y susceptible de comercialización como subproducto o materia prima secundaria, recuperando al mismo tiempo todos los materiales que puedan ser reutilizados de nuevo, como es el caso de los metales.

 

El tratamiento de las escorias por parte del adjudicatario debe ajustarse plenamente a la normativa vigente, garantizando la protección del medio ambiente y la salud pública. La previsión es evacuar alrededor de 6.000 toneladas mensuales de escorias, a las que habría que añadir las 400.000 acumuladas en el vertedero de inertes del complejo medioambiental de Sogama en Cerceda.

 

A fin de que las ofertas se ajusten plenamente a la realidad, las firmas candidatas podrán realizar visitas a las instalaciones de la empresa pública para la toma de muestras y proceder al análisis de las mismas.

 

Asimismo, y con el objetivo de garantizar los principios de proximidad y autosuficiencia recogidos en la normativa vigente, se hace necesario que el centro gestor de escorias se emplace a la menor distancia posible del punto de generación, en este caso del complejo medioambiental de Sogama, ubicado en el concello coruñés de Cerceda.

 

Dado que la Sociedad debe garantizar que el destino del material sea un gestor autorizado, solicitará al adjudicatario la trazabilidad del mismo, debiendo éste aportar la documentación y los certificados pertinentes (en un plazo no superior a seis meses desde la fecha de retirada) para acreditar el destino final.

 

 

PLAZOS Y PENALIZACIONES

 

El contratista dispone de un plazo de 18 meses para la puesta en servicio de la instalación de recuperación de escorias. De no ser así, el pliego establece una penalización de 5.000 euros por cada mes de retraso sobre la fecha prevista. Transcurrido el período de un semestre, la Sociedad podrá resolver el contrato.

 

El incumplimiento de los plazos o tiempos de respuesta también contarán con la correspondiente sanción, que será de 50 euros por día de retraso en la retirada de la escorias respecto a la fecha de solicitud realizada por Sogama.

 

Además, en caso de que el certificado de trazabilidad no se presente en el período establecido, se aplicará una penalización sobre la cantidad pendiente de certificar de 500 euros en relación al importe facturado del mes en cuestión.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

ÚLTIMO NÚMERO
@RevistaRETEMA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.