Centro de valorización de residuos de SOLOGAS. As Somozas, Galicia

Vista general de la planta desde un dron



17/06/2016
Archivado en: Residuos , Nº 187 Noviembre - Diciembre 2015

SOMOZAS VALORIZACION DE LODOS-BIOGAS S.L., en adelante SOLOGAS, es una empresa constituida en 2011 por la valenciana Depuración de Aguas del Mediterráneo, DAM,  y la gallega ESFERA 2025. 

DAM es una de las compañías referentes en la prestación de servicios de explotación, mantenimiento y conservación de estaciones depuradoras de aguas residuales y sistemas de saneamiento, habiendo desarrollado en los últimos años, y en torno a la actividad principal de la empresa, nuevas áreas de trabajo, como son la gestión de residuos y valorización de biosólidos en agricultura. En 2015, DAM ha depurado un volumen de aguas residuales superior a los 674 millones de metros cúbicos anuales, evitando la emisión de más de 41.500 toneladas de CO2 a la atmosfera.

Por su parte, ESFERA 2025, ingeniería medioambiental gallega especializada en infraestructuras medioambientales y gestión de residuos, ha actuado como socio local promotor del proyecto, llevando a cabo las gestiones administrativas y técnicas necesarias para la puesta en marcha del mismo.

De esta forma, y actuando de forma conjunta, DAM como socio tecnológico y referente internacional en el sector del agua y valorización de residuos, y ESFERA 2025, como socio local y promotor de la implantación del proyecto en el noroeste peninsular, han puesto en marcha el Centro de Valorización de Residuos de SOLOGAS en As Somozas, que con una inversión superior a los 21 millones de euros, ha iniciado su actividad en el segundo semestre de 2015 (la Resolución definitiva de la Autorización Ambiental Integrada del Centro es de marzo de 2015.

Conceptualmente, el objetivo del Centro de Valorización de Residuos de SOLOGAS en As Somozas (A Coruña) es la transformación de residuos orgánicos, de “bajo valor añadido” y abundantes en cantidad y origen en el noroeste peninsular (lodos de EDAR y EDARi, SANDACH, Residuos de la industria agroalimentaria, etc.) en dos tipos de recursos de “alto valor añadido”:

• Recurso Energético. Los residuos con alta capacidad metanogénica, se valorizan en la Planta de Codigestión para su transformación en biogás, apto para su posterior uso como combustible en los procesos de tratamiento de residuos líquidos, peligrosos y no peligrosos. Aquí reside una de las principales ventajas competitivas del centro, al emplear un combustible “propio” para los procesos de evaporación de los residuos peligrosos líquidos.
• Recurso Agrícola. Los residuos orgánicos ya digeridos, o sin capacidad metanogénica significativa, se derivan a la planta de compostaje, donde, mediante digestión anaerobia, se transforman en un compost que, previo registro como fertilizante en el MAGRAMA, de acuerdo a legislación nacional y europea sobre productos fertilizantes, se comercializará como tal.

Aunque el funcionamiento de un centro tan complejo y extenso como el de SOLOGAS, con una extensión de 32.000 m2 construidos, ha de verse en conjunto, dado los flujos internos de residuos semi-transformados que hay entre las diferentes líneas de proceso, sí que podemos distinguir 3 infraestructuras claramente diferenciadas: Planta de Compostaje, Planta de Codigestión y Planta de Tratamiento de residuos líquidos (peligrosos y no peligrosos).

PLANTA DE COMPOSTAJE

El compostaje es un sistema de tratamiento de residuos orgánicos mediante fermentación aerobia. Su objetivo es la transformación de la materia orgánica de los residuos en un producto final estable y con valor comercial, como fertilizante o enmienda orgánica. 

El proceso consiste en una descomposición termófila aerobia de los residuos, que implica la oxidación de la fracción orgánica y, debido a las temperaturas alcanzadas, la pérdida de agua y la eliminación de patógenos. El producto final es un material estabilizado e higienizado, con alto contenido en macro y micronutrientes.
La planta de compostaje tiene una capacidad de tratamiento de 60.000 toneladas/año y está diseñada para tratar distintas tipologías de residuos de forma simultánea. Se ha seleccionado un sistema de canales o trincheras, que aporta mayor versatilidad y permite minimizar la superficie ocupada por la instalación. Se han implantado 12 trincheras diferenciadas en 2 secciones, para poder independizar una de ellas para SANDACH, que tienen unos requisitos de higienización, a nivel de temperatura y tiempo, más exigentes.

Los residuos a tratar en la planta de compostaje, son los siguientes:

• Lodos de depuradora, tanto urbana como industrial. Se caracterizan por su alta concentración en materia orgánica, su contenido en nitrógeno (y otros nutrientes) y su alta humedad. En relación a los lodos de depuradora, el Decreto 125/2012 de 10 de Mayo, que limita la alternativa de aplicación directa en agricultura, obligando a los productores a destinar los lodos a plantas de tratamiento y el aumento del número de depuradoras, más las que se prevé que entren en funcionamiento  los próximos años, hacen que en Galicia, a día de hoy, no existan infraestructuras para asegurar el correcto tratamiento de los lodos generados en las depuradoras urbanas e industriales.
• SANDACH. Subproductos animales no destinados al consumo humano, especialmente productos alimentarios que por motivos comerciales o sanitarios no se destinen a consumo humano, y restos de mataderos, lácteas, conserveras y granjas (purines).
• FORSU. La fracción orgánica de los RSUs es apta para su compostaje. El PXRUG (Plan Xeral de Residuos Urbanos de Galicia) 2.010-2.020 contempla la creación mediante iniciativa privada de hasta 6 plantas de compostaje de residuos FORSU, de distinta capacidad en la CCAA, antes del 2020. Con un tercio de la capacidad de planta de compostaje de SOLOGAS se tendría un cumplimiento del 47,6% del PXRUG.
• Residuos agroalimentarios. Tanto líquidos como sólidos, originados en la industria láctea, conservera e industria alimentaria en general, incluyendo también el Canal HORECA, los restos de fabricación y residuos del sector de distribución alimentaria.
• Residuos vegetales. Los restos de podas, jardinería y desbroces forestales son empleados como aporte de carbono y catalizador en el proceso de fermentación aerobia. Esta biomasa de baja calidad, no es apta para ningún tipo de aprovechamiento en la industria maderera, pero sí es adecuada para estos procesos de compostaje

La Planta de Compostaje, que entró en normal funcionamiento en septiembre de 2015, es una instalación de 9.000 m2, totalmente cubierta, que se divide en (4) Naves de almacenamiento y recepción de lodos y biomasa, una Nave de proceso, de 4.500 m2, con playa de recepción y 12 canales o trincheras (de 4,50 m de ancho, 3,00 m de alto y 55 m de longitud) y la Nave de afino, donde se realiza el cribado fino del compost obtenido.

El proceso de valorización de los residuos en esta instalación es el que sigue: 

• En las cuatro naves de acopio de materias primas y material estructurante, se recepcionan y almacenan el material vegetal y los lodos a procesar. Asimismo se realiza la mezcla previa a proceso.
• Una pala cargadora alimenta los canales con la mezcla de lodos y material estructurante  (biomasa). La proporción de biomasa en la mezcla es proporcional a la humedad de los lodos a valorizar.
• En los canales, circula la máquina volteadora cuya función es airear el material y a la vez desplazarlo hacia el siguiente estadio de maduración, abriendo el volumen necesario para una nueva carga de mezcla lodo-estructurante.
• Durante el proceso, 14 soplantes proporcionan el volumen de aire más adecuado a cada una de las 6 fases o sectores en que se divide la longitud de los canales, ya que al principio las necesidades de aireación son mayores que al final. Para ello, se emplea un sistema mixto de inyección de aire (mediante las soplantes) y de recogida de lixiviados. En la base de las trincheras se encuentran los tubos de aireación y drenaje, donde se han colocado las boquillas o spigots por las que sale el aire o entra el lixiviado.
• El proceso de compostaje se monitoriza mediante sensores de temperatura (que vía WIFI registran de forma continua los valores alcanzados en el interior de la trinchera y permiten verificar la higienización del material) y de presión diferencial, que permiten regular el funcionamiento de las soplantes y por tanto la aireación forzada de las trincheras. También se han implantado sensores de SH2/NH4. Obviamente, también se realizan los pertinentes análisis químicos del producto obtenido. 
• En el último volteo, la máquina empuja el compost hacia la nave de afino, cayendo desde el fondo del canal hasta la solera de la nave de afino, iniciándose el proceso de cribado y maduración. El proceso de afino está automatizado, de forma que con un sistema de cintas y tolva dosificadora se envía al trommel de cribado, que permite separar el compost propiamente dicho de otros restos, entre ellos gran parte de la biomasa introducida, que se recircula a cabecera de proceso.

El compost obtenido tendrá como destino su utilización como sustrato de cultivo, de acuerdo al Real Decreto 865/2010, de 2 de julio, sobre sustratos de cultivo, o bien su utilización como enmienda orgánica, según el Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes ( recientemente modificado según la Orden AAA/2564/2015, de 27 de noviembre).  

En enero de 2016, SOLOGAS ha iniciado los trámites para el registro como fertilizante del producto final, que presenta un mínimo de materia orgánica del 35%, una humedad máxima del 40% y una relación C/N inferior a 20.

PLANTA DE CODIGESTIÓN

La Planta de Codigestión permite valorizar, mediante digestión anaerobia, residuos de igual procedencia que los destinados a la Planta de Compostaje pero con alta capacidad metanogénica. Esta tecnología permite valorizar residuos, con alto potencial energético, pero que debido a su  elevado contenido en materia orgánica y en agua, no es viable su valorización mediante otras tecnologías tradicionales.

Los dos digestores del centro, permiten generar un mínimo de 300 Nm3/h de biogás, con un contenido en metano no inferior al 60%, y que a su vez permitirá producir unos 1,8MW térmicos en la caldera principal del centro de valorización de residuos (para la línea de evaporación de residuos peligrosos).

Además del combustible para autoconsumo generado, el digestato resultante, que es un residuo digerido, higienizado y estable, es una enmienda orgánica, de excelentes características físico-químicas para su uso como fertilizante agrícola.

Puede descargar aquí el artículo completo.

Tags: .

5799

RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.