Sostenibilidad y ciclo de vida, nuevos paradigmas para la recuperación del suelo y el agua subterránea



28/08/2017
Archivado en: Residuos , Nº 192 Julio - Agosto 2016

INTRODUCCIÓN

La sostenibilidad se está transformando poco a poco de un concepto de moda a un modo de desarrollar un concepto. También en la gestión de suelos contaminados, la sostenibilidad está llegando a introducirse como el modelo para la toma de decisiones.  Conceptualmente se concibe la restauración de un emplazamiento como una actividad que consume recursos, genera emisiones y afecta a su entorno. Por tanto, crea su propia huella ambiental y social. El objetivo de los estudios previos consiste en diseñar una estrategia de remediación que optimiza la huella ambiental y social, y siempre debe mejorar la situación de partida.

No se tiene una referencia clara, o los autores no han sido capaces de encontrarla, del autor pionero de este planteamiento y se parte de la idea de una progresiva incorporación de los aspectos ambientales en las remediaciones como en cualquier otra la actividad humana. Pero sin lugar a dudas ha sido EEUU el país que más ha desarrollado iniciativas para mejorar el aspecto ambiental de los proyectos de remediación1 hasta el punto de apoyarlas políticamente con la Executive Order 13423 de 20072.  

De este modo se han llegado a desarrollar nuevos alcances de trabajo donde los aspectos ambientales del proyecto condicionan su diseño y propia ejecución hasta dar lugar a una nueva perspectiva en lo que inicialmente se denominó “remediación sostenible” o “remediación verde” para finalmente aunar términos en el concepto global de “remediación verde sostenible” o GSR siglas de Green Sustainable Remediation.

Conceptualmente la remediación verde se asocia a la reducción de la huella ambiental centrándose en cinco elementos clave: energía, aire y emisiones, agua, suelo y ecosistemas, materia prima y residuos. La remediación sostenible añade como sexto elemento los aspectos sociales.

Un planteamiento tan ambicioso exige un cambio de perspectiva y ver más allá de la forma tradicional de trabajar. Se necesita disponer de un mayor conocimiento del medio,  y del comportamiento de los contaminantes en este medio, integrando la estructura geológica y edafológica y el comportamiento hidrogeológico, junto con las técnicas de tratamiento en la matriz de decisiones.
Es preciso puntualizar que no es un problema de investigar más, sino de investigar mejor y ser capaz de plantear soluciones que sean verdaderamente sostenibles. Se precisa aplicar nuevas herramientas y procesos para obtener la máxima información de partida y desarrollar nuevas métricas para que en el proceso de valoración de las diferentes alternativas de remediación se tome la decisión más adecuada.

Para simplificar un problema complejo, en el ámbito práctico nosotros identificamos tres instrumentos que facilitan la incorporación de los elementos de sostenibilidad en un proyecto de remediación, en concreto:

• Técnicas de alta resolución en la investigación
• Análisis de riesgos
• Análisis del Ciclo de Vida


Puede descargar aquí el artículo completo.

Tags: .

2115

RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO