Agua: una prioridad humana y empresarial

Según Heura, las empresas pueden desempeñar un papel de liderazgo en la mitigación del problema del agua


349

El agua es el elemento vital de la humanidad. Con él, las comunidades prosperan. Pero, cuando la oferta y la demanda de agua dulce están desalineadas, los delicados ecosistemas ambientales, sociales e incluso financieros, de los que todos dependemos, están en riesgo. El cambio climático, los cambios demográficos y el crecimiento económico explosivo exacerban los problemas existentes con el agua.

Sin embargo, la esperanza no se pierde. Las empresas pueden desempeñar un papel de liderazgo en la mitigación del problema del agua. Esto se puede lograr dirigiendo la acción a través de dos esferas de influencia: operaciones directas y cadena de suministro.

El agua es tan importante para la economía mundial como el petróleo o los datos. Aunque la mayor parte del planeta está cubierta de agua, más del 97 por ciento es agua salada. El agua dulce representa el resto, aunque la mayor parte está congelada en los glaciares, lo que deja menos del 1 por ciento del agua del mundo disponible para sustentar los procesos humanos y naturales. Cada año, extraemos 4,3 billones de metros cúbicos de agua dulce de las cuencas hídricas del planeta. Lo usamos en agricultura (que representa el 70 por ciento de las extracciones), la industria (19 por ciento) y los hogares (11 por ciento).

Estos porcentajes varían ampliamente en todo el mundo. En los Estados Unidos, el uso industrial (37 por ciento) es casi tan alto como el agrícola (40 por ciento); en la India, por otro lado, la agricultura reclama el 90 por ciento de las extracciones de agua, mientras que sólo el 2 por ciento se destina a la industria. Las extracciones de China son 65 por ciento agrícolas, 22 por ciento industriales y 13 por ciento para uso doméstico. Teniendo en cuenta que parte del uso agrícola está dirigido a la industria (por ejemplo, la mitad de la producción de maíz, que es uno de los cinco cultivos más importantes del mundo por superficie total y consumo de agua, se utiliza para producir etanol), las cifras pueden subestimar cuán crítico el agua es para un negocio.

Todas las industrias dependen del agua de alguna manera. La huella hídrica de una empresa se puede ver en cuatro áreas clave de su cadena de valor: materias primas, proveedores, operaciones directas y uso del producto. Considera, por ejemplo, una camiseta en toda su cadena de valor: materias primas (algodón), proveedores (procesadora de algodón a tejido), operaciones directas (fabricación final, envío y venta al por menor) y uso del producto (lavado de la camiseta en hogar).

Las empresas de alimentos y bebidas utilizan el agua como ingrediente en los productos que venden, por supuesto, pero también la utilizan para regar, enjuagar y limpiar cultivos y para alimentar al ganado. Las empresas de productos forestales dependen del agua para fabricar pulpa y papel. Los usos y efectos del agua son tan variados como el propio negocio.

 

La crisis del agua está aquí y está empeorando

El suministro de agua dulce ha ido disminuyendo de manera constante, mientras que la demanda ha aumentado constantemente. En el siglo XX, la población mundial se cuadruplicó, pero el uso de agua se multiplicó por seis. La tensión ya es evidente. En 2018, en medio de una severa sequía, Ciudad del Cabo, Sudáfrica, estuvo a punto de experimentar el llamado Día Cero, donde la ciudad literalmente se habría quedado sin agua. Para evitar ese peligro, el gobierno de la ciudad estableció cuotas para el uso agrícola, comercial y doméstico. El gobierno también tuvo suerte: la lluvia reponía su cuenca justo a tiempo. Con todo, la sequía generó al menos aproximadamente 400 millones de dólares en pérdidas económicas en todo el Cabo Occidental.

Este evento, y otros similares, son solo una muestra de lo que está por venir.

El estrés hídrico es un multiplicador de riesgos. Por sí solo, es un riesgo poderoso con el potencial de alterar los sistemas socioeconómicos y ecológicos. Cuando se combina con otros riesgos, como los relacionados con los sistemas alimentarios y energéticos, la política y la infraestructura, se vuelve perjudicial.

 

El claro y creciente riesgo empresarial del agua en la industria

Las empresas tienen un riesgo sustancial en las operaciones directas o en su cadena de valor. A medida que aumenta el estrés hídrico, experimentarán ese riesgo en diferentes formas.

Por ejemplo, en 2015 los reguladores chinos ordenaron que los fabricantes de papel redujeran el consumo de agua en un 10 por cientoChenming Group, uno de los diez principales actores de la industria del papel mundial y el actor líder en el mercado chino, respondió mejorando su línea de ensamblaje con equipos avanzados que redujeron diariamente el consumo de agua en un 45 por ciento.

Otro ejemplo podría ser el sucedido en 2017 cuando el gobierno estatal de Kerala, India, que se enfrentaba una sequía severa, restringió el consumo de agua subterránea de PepsiCo en un 75 por ciento.

 

Cómo las empresas pueden abordar el problema del agua en la industria

Hay dos esferas de influencia donde las empresas pueden actuar para ayudar a mitigar el estrés hídrico:

  • Operaciones directas

Dentro de sus cuatro paredes, las empresas tienen varias palancas que pueden utilizar para reducir el estrés hídrico. Pueden implementar prácticas de generación de informes y medición del agua, incluso incluyendo el uso del agua en los indicadores clave de desempeño (KPI) relevantes de la empresa. Pueden identificar y eliminar agresivamente las fugas de agua en sus operaciones e introducir nuevas tecnologías que reduzcan el estrés hídrico.

  • Cadena de suministro

Las empresas pueden reducir aún más el estrés hídrico utilizando su influencia para garantizar que sus proveedores y los proveedores de sus proveedores sean igualmente rigurosos sobre sus propias contribuciones al estrés hídrico. Hay tres palancas críticas para impulsar: reducir el uso de energía y cambiar a energías renovables, establecer estándares para los proveedores y enviar equipos de expertos en agua para ayudar a los proveedores clave a identificar e implementar soluciones eficientes de uso del agua.

Como ocurre con otros componentes clave del cambio climático, ha llegado el momento de abordar la crisis del agua de frente y las empresas tienen un papel clave que desempeñar.

En Heura, consultoría experta en optimización del uso del agua en las industrias, trabajamos para ayudar a la industria en esa transición hacia una economía respetuosa con el uso de los recursos hídricos. Por ejemplo, una forma clara de optimización de la gestión de aguas residuales es reutilizar las aguas industriales para otros procesos menos críticos.

En Heura somos expertos en dar asistencia al sector de la industria con soluciones especialmente desarrolladas para reducir su consumo de agua lo que se traduce en reducciones significativas en los costes ambientales y financieros asociados con el proceso.

RRSS
Archivado en:
Agua, Tecnología, Internacional
Tags
Heura


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.