Aprobadas nuevas inversiones para eliminar los olores en la EDAR del Besòs y finalizar la clausura de Vall d'en Joan

La depuradora contará con un nuevo sistema con una tecnología capaz de neutralizar el olor de una mayor variedad de compuestos


756

El Consejo Metropolitano de la AMB ha aprobado, en el pleno del mes de junio celebrado de manera telemática, varias iniciativas referentes a las infraestructuras metropolitanas del ciclo del agua y de residuos, tanto para mejorar las que están en activo como para clausurar las que han quedado obsoletas y que hace años que no responden al modelo actual del AMB.

 

Sistema para evitar malos olores

En cuanto al ciclo del agua, se ha aprobado de forma inicial un nuevo proyecto que permitirá mitigar los episodios de mal olor procedente de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) del Besòs.

La actuación, financiada por la Agencia Catalana del Agua (ACA) con un importe de 7,4 millones de euros, consiste en la instalación de un sistema avanzado de desodorización del aire dentro del reactor biológico . En esta parte del tratamiento de las aguas residuales, se elimina la materia orgánica presente por medio de microorganismos. A menudo este es el paso que genera el principal foco de emisiones de gases que provocan malos olores en esta instalación.

 

Mejora de los sistemas

El problema de la eliminación de olores en infraestructuras como la EDAR del Besòs es complejo, ya que las sustancias culpables de estos episodios son diversas, y requieren tratamientos diferentes.

Actualmente, el sistema utilizado para minimizar estos olores no es 100% efectivo. Está compuesto por 80 equipos que utilizan la tecnología del carbón activo para la adsorción química de olores. Dichos equipos tienen un buen rendimiento para la eliminación de determinados compuestos, como el sulfuro de hidrógeno y los mercaptanos, algunas de las sustancias presentes en las aguas residuales que huelen mal. Sin embargo, no son tan eficientes eliminando, por ejemplo, los llamados compuestos orgánicos volátiles (COV).

La tecnología que se utilizará en el nuevo sistema de desodorización tiene la capacidad de neutralizar una cantidad mayor de sustancias. Este sistema fue elegido por el AMB después de hacer un estudio de alternativas, así como una prueba piloto de la alternativa escogida. Consiste en un biofiltro de altas prestaciones que sirve de apoyo a los cultivos bacterianos que hacen la depuración. En la prueba piloto se demostró que esta tecnología se ajusta mejor a las características del aire a tratar: la eficiencia en la eliminación de COV es del 97% de media.

 

Episodios de olores en la zona del Besòs

La EDAR del Besòs se encuentra en un entorno en el que se sitúan varios focos emisores de olores: la misma depuradora, otras instalaciones públicas, como plantas de tratamiento de residuos, así como un número importante de industrias privadas. En todo caso, estos olores no afectan la calidad del aire y son totalmente inocuas, más allá de la molestia entre la población.

En el caso de la EDAR se han llevado a cabo estudios de emisiones de los compuestos, que han demostrado que los COV producidos en el tratamiento biológico son, con diferencia, las sustancias que más problemas de pudor causan. Por lo tanto, el AMB espera, con la nueva tecnología, una mejora muy notable en el problema de malos olores provenientes de la EDAR. Sin embargo, la persistencia de olores dependerá también de la presencia del resto de infraestructuras mencionadas.

Una vez aprobado inicialmente el proyecto, pasará por un periodo de alegaciones de un mes, y se aprobará definitivamente el próximo mes de julio. Aguas de Barcelona, ??empresa metropolitana del ciclo del agua, se encargará de licitar las obras, que está previsto que comiencen antes de terminar el 2020 y que finalicen en 2023.

 

Licitación de las obras de clausura del antiguo vertedero del Vall d'en Joan

El Consejo Metropolitano también aprobó definitivamente el proyecto de clausura del antiguo depósito controlado del Vall d'en Joan, también conocido como el vertedero del Garraf, que estuvo recibiendo los residuos de buena parte del área metropolitana durante casi 30 años, hasta 2006.

La parte del proyecto aprobada sirve para encarar la recta final de la clausura. Se trata de la impermeabilización de las más de 40 hectáreas de la parte superior del vertedero, que corresponde al término municipal de Begues, para consolidar el terreno y crear las condiciones óptimas para la recuperación de la fauna.

Del mismo modo que con las partes que ya han sido clausuradas con éxito, al suelo instalarán capas de materiales que evitarán que el agua de lluvia se infiltre, entre en contacto con los residuos y genere lixiviados.

También se construirá en esta última área un nuevo y más eficiente sistema de captación de biogás, que se recoge a través de una red de tuberías y hasta una central de cogeneración, situada en el mismo entorno del depósito controlado. Allí, el biogás se valoriza para obtener energía eléctrica, en un ejemplo de economía circular. La energía obtenida con este proceso equivale a la necesaria para abastecer hasta 10.000 habitantes del área metropolitana.

Con la aprobación del proyecto, la AMB también inicia el proceso de licitación de las obras, y sitúa la fecha de previsión de finalización de las mismas en la segunda mitad del 2021.

RRSS
Archivado en:
Agua, Entidades, Cataluña
Tags
AMB


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA