Comunicación de la UE sobre recogida separada de los residuos peligrosos de origen doméstico

Ya está publicado en el BOE


653

El Boletín Oficial del Estado ha publicado una Comunicación de la Comisión Europea sobre recogida separada de los residuos peligrosos de origen doméstico (RPOD). Se trata de una serie de directrices para ayudar a los Estados miembros a cumplir con la obligación de recogida separada prevista en el artículo 20 de la Directiva marco sobre residuos.

El principal objetivo de estas directrices es evitar riesgos para la salud humana y el medio ambiente. También buscan aumentar el índice de preparación para la valorización y reciclado, así como incrementar la calidad de los materiales al evitar la contaminación de otros flujos. Además la Comunicación ofrece una visión de conjunto de las mejores prácticas existentes en la Unión Europea (UE), en particular en los planos regional y local.

Los RPOD abarcan una amplia gama de materiales con diversas propiedades peligrosas. Algunos ejemplos de residuos de este tipo que normalmente se generan en los hogares son: pinturas y barnices, plaguicidas para jardines y huertos, productos de limpieza, determinados medicamentos sin utilizar y determinados residuos de actividades de bricolaje y mantenimiento de vehículos de tipo «hágalo usted mismo». La Comunicación explica cada uno de ellos y los acompaña de casos buenas prácticas. Cabe recordar que las sustancias químicas peligrosas que contienen muchos de estos residuos peligrosos de origen domiciliario incluyen su código correspondiente a la Lista Europea de Residuos (LER).

La Comunicación recuerda que algunos RPOD siguen sin eliminarse de una manera adecuada, ya que se tiran en el contenedor de residuos no peligrosos o se eliminan de forma que pueden suponer un riesgo importante para la salud y el medio ambiente como, por ejemplo, al verterlos por un sumidero.

Basándose en numerosos estudios se ha concluido que los sistemas de recogida separada satisfactorios aplican un enfoque integrado que incluye los cuatro elementos:

  • Ofrecer incentivos económicos.
  • Fijar normas claras para el control del cumplimiento jurídico.
  • Facilitar una infraestructura para la recogida separada a medida.
  • Concienciación y comunicación.

En la UE, los residuos peligrosos de origen domiciliario suponen el 1 % de los residuos municipales y, según los países, entre 1 y 6 kg por habitante/año. Aproximadamente dos tercios de los RPOD que se recogen por separado se depositan en puntos limpios. El resto se recogen principalmente a través de recogidas periódicas, en especial en puntos de recogida móviles. Asimismo, existen puntos de recogida situados en locales de venta al por menor para determinados flujos de residuos, como las pilas y los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Tal y como refleja la Directiva, los RPOD tienen como fecha límite para el establecimiento de mecanismos de recogida separada el 1 de enero de 2025.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA