Consorcio Valencia Interior gestiona los residuos de 60 municipios con un presupuesto anual de 19 millones

El CVI se encarga del tratamiento de la basura mezclada, podas y residuos voluminosos y de las recogidas separadas en acera y ecoparque


937


El Consorcio Valencia Interior (CVI) gestiona en común los residuos municipales de 60 municipios de cinco comarcas del interior de Valencia: Los Serranos, Utiel-Requena, Rincón de Ademúz, la Hoya de Buñol-Chiva y el Camp de Túria. Este ente da servicio a la mitad del territorio de la provincia de Valencia, lo que supone más de 250.000 habitantes que generan en torno a 160.000 toneladas de residuos domésticos al año.

Para todo ello, el Consorcio cuenta con un presupuesto de 19 millones de euros anuales que provienen casi exclusivamente del esfuerzo de los vecinos y vecinas de los municipios consorciados a través del pago de una tasa anual. De hecho, los 40 millones de euros que han costado las instalaciones de tratamiento están siendo sufragados íntegramente por la ciudadanía de las localidades del Consorcio.

En sus inicios, el proyecto de gestión de residuos urbanos del CVI no incluía la recogida separada de los contenedores amarillo, azul y verde que, junto a la recogida de la basura común, seguía encomendada a los servicios municipales. Esta circunstancia cambió en 2009 cuando los ayuntamientos de los municipios con mayores dificultades para organizar la recogida solicitaron la prestación consorciada también de este servicio, al que se han adherido 52 de los 61 municipios del CVI.

Además de todo ello, el Consorcio también ofrece el servicio de tratamiento de los restos de poda y jardinería. Se tratan tanto los restos de poda de las casas como de los parques y jardines municipales. Todo ello se tritura y se incorpora al compost que se forma a partir de la materia orgánica en las plantas de Llíria y Caudete de las Fuentes.

El Consorcio gestiona también una red de 25 ecoparques fijos y 9 móviles a los que se puede acudir con los productos que desechamos pero que no pueden ir a la basura: aceites, cartuchos de tinta, baterías, pilas, pequeños aparatos eléctricos, bombillas de bajo consumo, residuos voluminosos como colchones o muebles y escombros de obras menores, entre otras cosas.

Y todo ello con un único objetivo: ser referentes en el cuidado del Medio Ambiente a través de la gestión de los residuos y ofrecer a la ciudadanía un servicio de máxima calidad.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.