Desarrollan un contenedor flexible flotante para el transporte marítimo de grandes volúmenes de agua

La bolsa contenedor de dos millones de litros de capacidad ya ha despertado el interés de instituciones y empresas de Sudamérica y Oriente Medio para abastecer zonas desérticas


1400

21/03/2016

La versión comercial del waterbag desarrollado dentro del proyecto europeo XXL REFRESH ya es una realidad después de ser probado con éxito en aguas de Tarragona con una carga de 2.000 metros cúbicos (dos millones de litros) de agua dulce. El prototipo fabricado de 60 metros de longitud sería escalable hasta alcanzar  capacidades mayores de 5.000 metros cúbicos (cinco millones de litros) gracias a su diseño modular y ya ha despertado el interés de los responsables del abastecimiento de agua en Chile y en países de Oriente Medio como alternativa a los proyectos basados en conducciones submarinas.

Las experiencias con waterbags previas a XXL REFRESH de las que se tenía constancia habían fracasado principalmente por la falta de resistencia del tejido y por el hecho de estar fabricadas en una única pieza, lo que dificultaba enormemente las operaciones de despliegue, manipulación, higienización y transporte. El waterbag desarrollado en XXL REFRESH tiene como clave de su éxito la modularidad de su diseño, que permite ensamblar diferentes módulos gracias a una serie de cremalleras para así adaptar la capacidad máxima de carga a las necesidades del transporte.

El papel de AIMPLAS en el proyecto ha consistido principalmente en llevar a cabo los ensayos de validación para testar las propiedades de resistencia mecánica de los materiales sometidos a condiciones de servicio muy exigentes. Del mismo modo también ha llevado a cabo los análisis de compatibilidad para transporte de agua de acuerdo con la reglamentación europea.

El waterbag desarrollado en XXL REFRESH tiene un precedente en el proyecto previo REFRESH, que fue seleccionado por la Agencia Ejecutiva de Investigación Europea como uno de sus casos de éxito durante el 2012. En aquella ocasión, el desarrollo fue testado en el año 2012 en Grecia con un prototipo a mediana escala que podía trasportar 200 metros cúbicos de agua. El demostrador de escala comercial que se ha desarrollado en este nuevo proyecto ha mantenido el concepto de diseño modular gracias al mismo sistema de cremalleras, pero se han mejorado las prestaciones del tejido con el que está fabricado el contenedor flexible flotante.  

Al igual que en su versión piloto, estas innovadoras waterbags pueden ser transportadas por un remolcador convencional y suponen un importante ahorro de combustible y de emisiones frente a otros métodos de transporte como el de los buques cisterna o frente a otras alternativas de abastecimiento como las plantas desaladoras.

El proyecto XXL REFRESH ha sido financiado con fondos de la Unión Europea a través del Séptimo Programa Marco con el número de contrato 606423, y ha sido coordinado por empresa española Industrial Sedó. Junto a AIMPLAS en él han participado la también española  Tecnodimension, las italianas D’Apollonia y Ziplast, así como la empresa turca Turgutreis y la checa Safibra. 



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA