"El abono obtenido a partir de algas constituye un excelente recurso para los suelos gallegos"

Así lo manifestó en EsRadio Sergio Quiroga, Director de Ecocelta, una empresa especializada en la producción de abonos ecológicos


1205

10/03/2017

La historia de Ecocelta arranca hace 14 años, cuando Sergio Quiroga, hoy Director de I+D y de Producción de la compañía, comienza a interesarse por los abonos ecológicos a partir de los residuos orgánicos como una forma diferente e innovadora de incrementar los nutrientes del suelo. Y lo que nació siendo un hobbie, pronto se convirtió en un proyecto empresarial, dando lugar a la primera planta de gestión biotecnológica de Galicia. “A veces uno se sorprende de que sea pionero en algo”, manifestó de forma irónica en EsRadio.

El compostaje elaborado con lombrices pronto pasó a convertirse en su seña de identidad por su carácter diferenciador. “Las lombrices son las gestoras de la naturaleza y trabajan a temperatura ambiente, por lo que pueden comer cualquier material orgánico y transformarlo en humus”, explicó.

LA INVESTIGACIÓN Y EL DESARROLLO, SEÑA DE IDENTIDAD

La utilización de algas constituye otra de las grandes iniciativas de esta entidad, emplazada en la localidad pontevedresa de Ponteareas, a 25 kilómetros de Vigo y de las Rías Bajas. La necesidad de gestionar este material les llevó a tomar contacto con 400 mariscadoras, dando comienzo a un proyecto artesanal que comenzó hace 5 años. “El alga, con un alto contenido en minerales, constituye un recurso fantástico para los suelos gallegos, toda vez que les aporta un componente alcalino, potasio, calcio y magnesio”, señaló Quiroga.

Ecocelta consiguió su certificación ecológica en 2007, siendo la primera empresa certificada en humus. Aunque por aquel entonces no se le dio mucha importancia, lo cierto es que, 10 años después, todo parece indicar que el mercado requiere productos de estas características.

El I+D va de la mano de esta firma singular, pues de cada investigación sale una aplicación para diferentes cosas. Ejemplo de ello fue la hidrosiembra que se utilizó como elemento de cobertura para los taludes del AVE en Barcelona. Aunque lo curioso es que la empresa ponteareana no sabía que su producto se estaba utilizando para tal fin, ya que la adquisición del mismo se hacía por parte de otra compañía.

También disponen de abonos específicos en los que se mezcla, de forma equilibrada, estiércol avícola y algas para la plantación de la vid. “Tenemos que contribuir a la economía circular; no podemos comprar estiércol en otros sitios, tenemos que aprovechar lo que hay aquí”, defiende. Están suministrando a 19 bodegas gallegas con muy buenos resultados.

Desde el año 2006, disponen de un laboratorio que se llama Vermilab, circunstancia que ha propiciado que el 60% del personal de Ecocelta tenga hoy un perfil técnico multidisciplinar (una bióloga, una ingeniera forestal, un ingeniero industrial, un ingeniero químico y un agrónomo). Diferentes especialidades con un objetivo común.

MERCADO EN EXPANSIÓN

Los productos de Ecocelta se compran en Madrid, mercado receptor por autonomasia. Recientemente han cerrado un acuerdo con un distribuidor en Lugo y A Coruña, e incluso ya tienen demanda de Francia.

Como emprendedor, reconoció que, a lo largo de los años, ha tenido sus avatares, con momentos buenos y malos. “Los emprendedores tienen ideas, pero no mucho dinero”.

Han sido destinatarios de diversos premios a lo largo de los años, pero Sergio Quiroga valora más el ser reconocido ahora con un galardón. La empresa recibió en 2016, concretamente en el mes de noviembre, dos de gran interés: uno como empresa biotecnológica de Galicia y otro de Aproema (Asociación Profesional de Empresas de Medio Ambiente). “Todo el equipo se merecía ese reconocimiento”, sentenció.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.