EsPlásticos pone en valor el esfuerzo del sector y su compromiso con el medio ambiente

El plástico ha sido clave para la fabricación de mascarillas, EPI, unidades de drenaje, tubos y catéteres, guantes, respiradores, pantallas de protección o válvulas


326

La pandemia ha supuesto, y sigue suponiendo, un importante cambio tanto en ámbitos de la vida cotidiana, como en aspectos corporativos y sectoriales. Esto ha provocado la reconducción de la producción de varios sectores, entre ellos el de los plásticos, que puso a disposición de las autoridades sanitarias su capacidad de producción y sus conocimientos sobre materiales para el suministro de productos de primera necesidad durante la crisis.

Ahora, coincidiendo con el fin de la obligatoriedad del uso de mascarilla en espacios abiertos siempre que se pueda mantener la distancia de seguridad, EsPlásticos recuerda la importancia del plástico a lo largo de toda la pandemia, un material que ha resultado clave para la fabricación, no solo de mascarillas, sino de otros productos sanitarios como equipos de protección individual (EPI), unidades de drenaje, tubos y catéteres, guantes, respiradores, pantallas de protección o válvulas.

En este sentido, se pudieron satisfacer las crecientes necesidades de material sanitario gracias a las casi 3.000 empresas y 93.000 trabajadores del sector que adaptaron sus planes de producción a las nuevas circunstancias. Según explican desde EsPlásticos, “Toda la cadena de valor de los plásticos ha sabido adaptarse sin duda alguna a las necesidades del momento, para abastecer a sectores esenciales como el alimentario, sanitario, agrícola o el abastecimiento de agua, entre otros, siempre teniendo en mente la sostenibilidad, la gestión eficaz de los residuos y un consumo responsable.”

Con vistas a la protección del medio ambiente, la gran mayoría de las 3.000 empresas que forman el sector de los plásticos en España se acogen a Planes de Prevención de residuos o están adheridas a compromisos voluntarios para fomentar la fabricación de productos que utilicen cada vez menos material, haciendo un uso más eficiente de los recursos, y poniendo en marcha acciones que beneficien al conjunto de la sociedad. A nivel global, la industria aboga por proyectos para luchar contra los desechos marinos, como la alianza global “Marine Litter Solutions” que ya ha lanzado casi 400 proyectos en todo el mundo o la iniciativa “Waste Free Oceans” para recoger y reciclar los plásticos de los océanos.

 

Plásticos como elemento de ahorro energético y de emisiones de CO2

Los plásticos facilitan la circularidad de los productos y mejoran la sostenibilidad medioambiental de toda la cadena de valor a través de la eficiencia en el uso de recursos. De hecho, el 60% de los productos hechos con plásticos tienen una duración aproximada de entre 2 y 50 años, logrando ahorros energéticos en muchas aplicaciones. Además, el material favorece el descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero, impulsando una movilidad sostenible, permitiendo que los productos y medios de transporte sean mucho más ligeros que los fabricados con otros materiales, con el consiguiente ahorro de combustibles y de emisiones de CO2.

El sector continúa trabajando junto con los agentes clave para mejorar aún más la sostenibilidad de los plásticos, mejorar la gestión de los residuos para evitar el su abandono en el entorno y acelerar la transición hacia la economía circular baja en carbono, aumentando las tasas de reciclaje, el uso de material reciclado y creando nuevos modelos de negocio.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA