Francesc Gambús reclama en Europa un plan de acción contra el desperdicio alimentario

El eurodiputado catalán recalca que el desperdicio alimentario asciende a 173 kg por persona y año, ante los 55 millones de personas (9,6% de los europeos) que no se podían permitir una comida de calidad cada dos días (dato 201


1250

16/05/2017

En el Pleno del Parlamento Europeo, el eurodiputado Francesc Gambús ha instado a la Comisión Europea a "establecer un plan de acción contra el desperdicio alimentario" y ha hecho un llamamiento a trabajar juntos para "desarrollar y ejecutar las herramientas para acabar con la malnutrición".

Gambús ha intervenido en la sesión plenaria de Estrasburgo para exponer su posicionamiento sobre el informe de la Eurocámara para el uso eficiente de los recursos, que se centra en la reducción del desperdicio de alimentos y la mejora de la seguridad alimentaria.

El eurodiputado independiente del grupo del Partido Popular Europeo ha resaltado que "no puede ser que, por un lado, haya un derroche alimentario de 173 kg por persona y año, y, por otro lado, convivamos con personas malnutridas que no se pueden permitir una buena alimentación".

Es por este motivo que Gambús ha pedido al gobierno europeo este plan de acción contra el desperdicio alimentario y ha reclamado "medidas específicas para los Estados miembros para la prevención del desperdicio, así como las exenciones fiscales para las donaciones de alimentos".

El diputado en la Eurocámara ha señalado, tal como se dice en el informe del PE, que "según datos de 2014, 55 millones de personas, es decir el 9'6% de la población de la Europa de los 28, no se podían permitir una comida de calidad cada dos días".

La reducción del desperdicio alimentario es uno de los puntos destacados del paquete legislativo sobre economía circular que hace unas semanas aprobó el Parlamento Europeo y que actualmente se encuentra en fase de negociación con el Consejo. Gambús ha recalcado la importancia de la reducción del desperdicio alimentario y, por ello, ha dicho que "la economía circular no se limita sólo a unos objetivos de reciclaje o de reducción de los desechos que acaban en los vertederos".

Por otra parte, también ha destacado que "el derroche alimentario de la Unión supone una huella de emisiones de CO2 cercana a la tonelada por cada ciudadano europeo". Tal como dice el informe, la producción y la eliminación de los alimentos provoca la emisión de 170 millones de toneladas de CO2 y requiere el uso de 261 millones de toneladas de recursos.

Actualmente, el derroche alimentario asciende a 88 millones de toneladas de alimentos anualmente. El informe del Parlamento propone reducir esta cifra a la mitad en 2030 y reclama que la Comisión Europea elimine las restricciones para la donación de alimentos y que se acabe con la confusión entre las etiquetas "consumo preferente" y "fecha de caducidad".



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA