Gipuzkoa y la UPV/EHU colaboran en estrategias específicas de prevención de microplásticos

El Departamento de Medio Ambiente y la Universidad del País vasco firman un convenio de colaboración para identificar los principales focos y sectores de emisión de microplásticos en Gipuzkoa


506

José Ignacio Asensio, diputado de Medio Ambiente y Xabier Ostolaza, director de la Escuela de Ingeniería de Gipuzkoa de la UPV/EHU, han firmado un convenio de colaboración con el objeto de determinar las estrategias específicas de prevención de microplásticos adaptadas a la casuística de la costa de Gipuzkoa. Este proyecto, amplía el estudio de investigación ‘ItsasMikro’ iniciado en 2019, también de manera conjunta entre el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Grupo de Materiales y Tecnologías (GMT) de la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea. Esta línea de investigación, que tenía como finalidad investigar sobre el contenido de microplásticos en las aguas superficiales marinas y las playas de nuestro territorio, así como su caracterización, se amplía a través de este convenio para identificar los principales focos y sectores potenciales de microplásticos. El diputado de Medio Ambiente José Ignacio Asensio ha declarado que: “Una vez cuantificados, es imprescindible  identificar los principales focos y sectores potenciales de microplásticos y desarrollar una estrategia de prevención orientada a la gestión de los residuos en tierra y mar”.

Además de completar la cuantificación de la fracción de microplásticos de tamaño < 1 mm de las playas, en el marco de este convenio se trabajará en la identificación de los principales focos y sectores de emisión de microplásticos en Gipuzkoa. Entre los resultados del Proyecto ItsasMikro 2019 y 2020, se concluye que el 45% de los microplásticos presentes en el litoral de Gipuzkoa se corresponden con microplásticos de poliestireno expandido. Por ello, en esta fase del proyecto se ahondará en la evaluación de los potenciales focos de emisión de microplásticos de poliestireno expandido como pueden ser el sector pesquero, el sector industrial, el sector construcción, etcétera… Asimismo, se trabajará en identificar los patrones de procedencia de los microplásticos que alcanzan el litoral de Gipuzkoa a través del análisis Lagrangiano, que permitirá trazar mapas de probabilidad de emisión para un arenal y periodo temporal determinados.

Por otra parte, también se realizarán ensayos de degradación de distintos materiales plásticos comerciales en mar y litoral, y también ensayos de fragmentación y emisión de microplásticos de distintos materiales en un entorno costero. Para ello se llevará a cabo un estudio de simulación de la fragmentación de distintos materiales en arenales y litoral rocoso de manera controlada mediante ensayos mecánicos en equipamiento específico.

Por último, en el marco de este convenio, se trabajará en la elaboración de Estrategias de prevención de microplásticos que permitan avanzar en el desarrollo de un sistema de recogida y gestión de residuos plásticos de origen marino.

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha recordado que la contaminación marina por plásticos es uno de los principales problemas ambientales y que su Departamento está liderando el proyecto LIFE LEMA con el objetivo de recoger 100 toneladas de plásticos en tres años en las costas guipuzcoanas. En palabras de Asensio, la nueva línea de investigación abierta va un paso más allá porque “preservar nuestros fondos marinos es esencial y cuantificar su presencia en la costa guipuzcoana es una forma eficaz de detectar y poner solución a la acumulación de estos residuos”.

El proyecto será dirigido por la Dra. Cristina Peña, profesora del Departamento de Ingeniería Química y Medio Ambiente de la Escuela de Ingeniería de Gipuzkoa de la UPV/EHU. El presupuesto de la nueva línea de investigación asciende a 40.000 €, que serán aportados por el Departamento de Medio Ambiente, en el marco del convenio firmado por ambas entidades.

José Ignacio Asensio, diputado de Medio Ambiente, ha recordado que “uno de los retos medioambientales del siglo XXI es la protección de los mares. En concreto, se estima que anualmente se vierten ocho millones de toneladas de plásticos. Muchos de los plásticos se convierten en residuos en un tiempo muy breve, y no se les da un tratamiento correcto, perjudicando al medio ambiente”. El diputado foral ha añadido que los mares están siendo especialmente afectados por la contaminación de los plásticos y que uno de los retos medioambientales del siglo es su protección. La basura marina es una gran amenaza para la vida marina, la pesca comercial, el turismo y el transporte marítimo, además de afectar incluso a la salud.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA