Jornadas para abordar la emergencia climática y la cooperación internacional

El Àrea Metropolitana de Barcelona junto con el Fondo Catalán de Cooperación al Desarrollo organizó dos mesas redondas para ahondar en la problemática ambiental y su gestión entre países


309

El pasado 29 de marzo se celebró la jornada Acción Climática: estrategias desde la cooperación internacional, organizada por el Fondo Catalán de Cooperación al Desarrollo (FCCD) en colaboración con el Àrea Metropolitana de Barcelona. El acto fue seguido en directo o por streaming por más de un centenar de personas. 

La presentación de la jornada corrió a cargo de Elisenda Alamany, vocal y coordinadora de la Comisión de Acción Climática del Fons Català y miembro del Consejo Metropolitano del AMB. Destacó la importancia de reflexionar sobre el cambio climático con una mirada global y de introducir estrategias para trabajar en la cooperación.

 

Mirada internacional

Abordar la emergencia climática desde la cooperación internacional requiere una mirada analítica y crítica que tenga en cuenta las desigualdades globales y que nos permita definir y desarrollar políticas, estrategias y acciones que contribuyan a mitigar y adaptarnos a los efectos del cambio climático de una forma más justa. Trabajar desde la cooperación supone pensar en adaptación, mitigación, educación, coherencia de políticas e incidencia política. Hay que tener en cuenta que los países y la población más empobrecida son los que menos contribuyen a la crisis climática y, en cambio, son los que sufren más las consecuencias y cuentan con menos recursos para desplegar estrategias de adaptación y mitigación.

 

La jornada se organizó en dos mesas de reflexión

Primera mesa: Estrategias de trabajo en cooperación internacional y acción climática . Moderada por Ana Villagordo, especialista en estrategia y comunicación ambiental. Contó con la participación de Àlex Guillamon, vocal del Eje Ambiental de Lafede.cat, Olga Margalef, docente e investigadora del Grupo de Investigación RISKNAT – UB, y Elena Lacort, técnica del Servicio de Emergencia Climática y Educación Ambiental de el AMB.

Olga Margalef, en su intervención, advirtió de que el impacto del cambio climático no se manifiesta igual en todas partes y las responsabilidades están repartidas de forma muy desigual entre los países. Varios países piden compensaciones por adaptarse al impacto provocado por territorios productores de emisiones. Por su parte, Àlex Guillamon denunció que a menudo los acuerdos toman medidas a años vista. También plantea que deben encontrarse soluciones adaptadas a la situación de cada país, algunos más en términos de mitigación y otros de adaptación. Por último, Elena Lacort recordó que hace un año el AMB aprobó la declaración emergencia climática basada en cinco ámbitos: transición energética, derecho al agua en cantidad y calidad, movilidad y transporte sostenible, urbanismo más habitable y residuos y economía circular.

Mesa 2: Coherencia de políticas públicas y acción climática. Moderada por Gisela Torrents, especialista en crisis climática. Contó con la participación de Josep Desquens, director general de Cooperación al Desarrollo de la Generalidad de Cataluña, Ana Romero, jefe del Servicio de Emergencia Climática y Educación Ambiental del AMB y David Llistar, director de Justicia Global y Cooperación Internacional de el Ayuntamiento de Barcelona.

Josep Desquens explicó que la Generalidad de Cataluña ha elaborado una hoja de ruta en términos ambientales. Destaca que se quiere valorar el impacto global en los países del sur de los siguientes aspectos: informes de huella ecológica, transición energética, compra pública y nueva agenda urbana. Ana Romero defendió que para reducir emisiones es imprescindible que las políticas sean transversales en todos los ámbitos. Los compromisos y acciones que se realizan deben ser coherentes con todo lo que se lleva a cabo. Por último, David Llistar denunció que las ciudades exportan emisiones de CO 2 a otros países, ya que la mayoría de productos que consumimos son producidos en otros territorios. Debe ser crítico en este aspecto y no sólo trabajar para reducir las emisiones que se generan en la ciudad.

El acto se cerró con la clausura, a cargo de Isidre Pineda, presidente del Fons Català y alcalde de Caldes de Montbui. Destacó que es imprescindible que el mundo local se implique en las políticas de cambio climático. Además, hay que ir un paso más allá y hacer un esfuerzo por conectar la cooperación y el cambio climático.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA