La AEMA presenta su informe "Eficiencia de los Recursos en Europa"

Alexandra Farbiarz de Terraqui desgrana los aspectos más destacados del informe


2162


Autora del artículo: Alexandra Farbiarz • LinkedIn • Email • Terraqui


La Agencia Europea publicó este informe el pasado 9 de junio con el objeto de mostrar en qué punto se encuentran actualmente las políticas y estrategias en materia de recursos materiales, gestión de residuos y energía para que Europa transite hacia una economía circular y eficiente con los recursos.

El informe “Eficiencia de los Recursos en Europa: beneficios de hacer más con menos” presenta las similitudes y diferencias entre países europeos respecto a las distintas políticas y objetivos en materia de eficiencia de los recursos y economía circular.

El foco principal de este informe se centra en las políticas e iniciativas sobre los recursos materiales. El ámbito de aplicación incluye los flujos de materiales que entran o salen de una economía (biomasa, minerales no metálicos, minerales metálicos y materiales de energía fósil), así como materias primas secundarias (derivadas de residuos). El ámbito de aplicación también incluye las transformaciones a las que los materiales se someten a lo largo de su ciclo de vida completo, y las iniciativas para cerrar los bucles de material en el contexto de una economía circular.

El informe presenta el perfil de políticas en eficiencia de los recursos de 32 países que han sido objeto de este estudio de la Agencia Europea de Medio Ambiente (en adelante, AEMA). El estudio ha sido realizado en cooperación con la Red Europea de Información y Observación del Medio Ambiente (EIONET) y el European Topic Centre on Waste Manterials in a Green Economy.

Los objetivos que se persiguen con la eficiencia de los recursos son:

Aumentar la competitividad.
• Asegurar el suministro de materias primas y de energía.
• Reducir la dependencia de las importaciones.
• Disminuir la presión sobre el medio ambiente.

Entre 2000 y 2014, el uso de recursos en la Unión Europea en su conjunto cayó tanto en términos absolutos (en un 12%) como por persona (de 15,5 a 13,1 toneladas por persona), de acuerdo con la encuesta realizada por la AEMA, si bien esto se explica en gran parte a la crisis que se inició en 2007-2008. En paralelo, la productividad de los recursos aumentó en un 34% entre 2000 y 2014. Por lo tanto, se ha producido una separación clara del crecimiento económico respecto al uso de recursos.

La productividad de los recursos cuantifica la relación entre el crecimiento económico y el uso de recursos naturales, y permite determinar si van de la mano o bien conocer en qué medida se desacoplan. Los recursos naturales incluyen la biomasa, los minerales metálicos, los minerales no metálicos y las materias energéticas fósiles. La productividad de los recursos mide así la cantidad total de materias físicamente utilizadas para la economía nacional para poder satisfacer las necesidades de la población.

Concretamente, la productividad de los recursos es igual al PIB medido a precios constantes dividido por el consumo interior de las materias (en euros por kilogramo). El consumo interno se cuantifica con las materias agregadas, en toneladas, de los combustibles fósiles, los productos minerales y agrícolas, extraídos del territorio nacional o importados bajo forma de materias primas o productos acabados, menos las exportaciones.

La productividad de los recursos es el principal indicador de la iniciativa “Una Europa eficaz en el uso de los recursos” en el contexto de la Estrategia Europa 2020.

El informe señala que el principal desafío en la eficiencia de los recursos será asegurar que las recientes ganancias en eficiencia se mantengan, lo que supondrá que, en el largo plazo, el crecimiento económico no se vea acompañado de una mayor utilización de los recursos. El estudio también concluye que hay margen de mejora en el diseño y aplicación de políticas, y ve potenciales beneficios del intercambio de buenas prácticas en políticas de eficiencia de recursos habida cuenta de las diferencias que existen actualmente entre los distintos países europeos.

Los principales resultados del estudio son:

Austria, Finlandia y Alemania son los únicos países que han adoptado estrategias nacionales para la eficiencia de recursos materiales. Otros dos países lo han hecho a nivel regional: Flandes (Bélgica) y Escocia (Reino Unido).
• Nueve países han adoptado objetivos nacionales para la eficiencia de los recursos materiales: Austria, Estonia, Francia, Alemania, Hungría, Letonia, Polonia, Portugal y Eslovenia. En la mayoría de los casos, estos objetivos se basan en el producto interno bruto en relación con el consumo interno de materiales (PIB / DMC) – indicador de productividad de los recursos de la UE.
• Alemania, los Países Bajos, y la región de Flandes (Bélgica) informaron tener una estrategia de economía circular cuyo objetivo es crear un sistema de producción y consumo que genere pocos residuos y mantenga los materiales en uso durante el mayor tiempo posible. Varios países reconocen la necesidad de alejarse del modelo económico actual lineal y declararon que los lazos económicos y materiales de cierre circulares ya son prioridades políticas. La mayoría de las iniciativas de política reportados relacionados con el enfoque de la economía circular se focalizan en la gestión de residuos, con sólo unos pocos ejemplos que van más allá de aumentar las tasas de reciclaje y una mayor utilización de materias primas secundarias.
• La integración de la eficiencia de los recursos materiales se hace mediante otras políticas. Efectivamente, con frecuencia la eficiencia de los recursos materiales se entiende como una cuestión de política horizontal porque los materiales son un componente sustancial de miles de productos y procesos. Así, las otras políticas relacionadas con la eficiencia de los recursos recopiladas se han centrado en:

- La política de residuos: cuando por ejemplo se persigue objetivos de residuos cero o la apertura de los mercados de materias primas secundarias.
- La política sobre productos, como por ejemplo, la promoción de la durabilidad, la reparabilidad o el análisis del ciclo de vida.
- La política orientada al consumo, por ejemplo, mediante la creación de condiciones de propiedad compartida como es el coche compartido o para la contratación de servicios en lugar de la compra de bienes.
- La política económica y fiscal, mediante la creación financiera de mecanismos de apoyo a la economía circular o por cambio de los impuestos del trabajo a la utilización de recursos materiales.
- La política energética, poniendo de relieve los vínculos e interdependencias entre el uso de energía y materiales.
- Políticas de aplicación de la economía circular.
- La eficiencia de los recursos respecto a los objetivos de desarrollo mundial sobre los recursos alimentarios y residuos de alimentos.

• En Europa, la mayor parte de las mejoras en la productividad de los recursos se produjeron entre 2007 y 2014, aunque no necesariamente como consecuencia de una intervención política integral. Las ganancias se debieron principalmente a la fuerte caída de la actividad de la construcción como consecuencia de la crisis económica que comenzó en 2007-2008, lo que llevó a una enorme reducción en el uso del material, pero tuvo un impacto bastante limitado en el producto interno bruto.
• La mayoría de los países (26) identificaron determinados flujos de residuos y materiales secundarios como el grupo más común de materiales prioritarios. Los flujos de residuos principales son el plástico y los envases (17 países), residuos de la construcción y demolición (16 países), y los residuos alimentarios (15 países). Por otro lado, 18 países indicaron como recursos prioritarios las fuentes energéticas, tanto las que provienen de combustibles fósiles como de energías renovables.
• Por sectores económicos, la industria fue identificada con mayor frecuencia como el sector económico clave para mejorar la eficiencia de los recursos materiales, seguido de la agricultura y la silvicultura, la construcción y la gestión de los residuos.
• El sector de los servicios, que actualmente representa alrededor del 70-75% del PIB en la mayoría de los países europeos, es potencialmente significativo con respecto a la utilización de materiales y la eficiencia de los recursos de la economía. Sin embargo, muy pocos países mencionaron el sector de los servicios entre sus prioridades para mejorar la eficiencia de los recursos materiales.

Sin embargo, resultan preocupantes algunas de las reflexiones incluidas en el informe como por ejemplo:

• Conceptos clave –como la eficiencia de los recursos y el alcance de los recursos materiales- no están claramente definidos ni en las políticas nacionales, ni a nivel de la UE. Esta falta de claridad hace difícil llevar a cabo una evaluación detallada de los avances hacia los objetivos de eficiencia de recursos.
• En muchos casos, los países utilizan de forma bastante indefinida e incluso como cajón de sastre nociones como la “eficiencia de los recursos”, “recursos naturales” y “materias primas”. De hecho, varios países recomiendan una mejor clarificación de las definiciones y el alcance de los recursos materiales y eficiencia de los recursos con el fin de desarrollar respuestas más coherentes a los desafíos actuales.
• Para la mayoría de los países, el cumplimiento de la legislación vigente es el principal motor de cualquier acción tomada a nivel nacional, lo que podría guiar el camino hacia la economía circular. Se reconoce de este modo la difícil aplicación de la normativa ya existente. En la actualidad, sólo alrededor de un tercio de los países que respondieron a las preguntas del estudio, identificaron el concepto de una economía circular y material de bucles de cierre como un controlador de políticas de eficiencia de los recursos materiales.

Pueden consultar el informe de la AEMA en este enlace.

La eficiencia de los recursos en España

Respecto al perfil de España en materia de eficiencia de los recursos, la AEMA indica que no existe ninguna estrategia específica ni plan de acción concreto al respecto, si bien la «Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones: Una Europa que utilice eficazmente los recursos — Iniciativa emblemática con arreglo a la Estrategia Europa 2020» COM(2011) 21 final aparece referenciada en bastantes planes y programas.

Sin embargo, la eficiencia de los recursos y el foco sobre los materiales queda recogido en otras políticas como son:

• El Plan Estatal Marco de Gestión de los Residuos (PEMAR) que tiene por objeto garantizar el suministro de materias primas secundarias, mejorar la eficiencia de recursos en la producción al cerrar ciclos en una economía circular, un consumo más eficiente de los recursos y la mejora de la gestión de ciclo cerrado y eficiente de los recursos. El PEMAR concede especial importancia a mejorar el conocimiento y la información, la educación y formación, la innovación, y el fortalecimiento de los acuerdos voluntarios entre la industria, los ciudadanos y la administración pública.
• El Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos
• El Plan de Ahorro y Eficiencia Energética (2014–2020).
• El Plan Nacional de Turismo (2012–2015), tiene por objeto enlazar la sostenibilidad con oportunidades económicas, ofreciendo apoyos en innovación  y responsabilidad social para este importante sector económico. Al mismo tiempo plantea un crecimiento cualitativo y eficiente en el uso de recursos materiales, de agua y energía.
• El Plan Nacional de Ciudades Inteligentes
• La Estrategia Española de Bioeconomía-Horizonte 2030. La estrategia de Bioeconomía tiene por objeto impulsar la actividad económica y mejorar la competitividad y sostenibilidad de los sectores productivos que están ligados al empleo de los recursos de base biológica, promoviendo la generación de conocimiento y su utilización para el desarrollo y aplicación de tecnologías derivadas, a través de la colaboración dentro del sistema de ciencia y tecnología y de las entidades españolas públicas y privadas. Igualmente, se contempla el desarrollo competitivo de nuevos sectores industriales y de nuevas capacitaciones profesionales.

El informe también señala iniciativas destacables de algunas autonomías como las del País Vasco, Andalucía, Galicia o Cataluña.

Pueden consultar el perfil de España completo en este enlace.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.