La Ley de Economía Circular de Andalucía entrará en el Parlamento para su aprobación en septiembre

La Ley ha incorporado más de 300 aportaciones de todos los sectores


664

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha resaltado que la Ley de Economía Circular de Andalucía (LECA) “viene a dar posibilidades económicas y de empleo verde a través de este modelo que supone un nicho de negocio medioambientalmente sostenible para el futuro”. Carmen Crespo ha afirmado que la intención del Gobierno regional es que esta ley llegue al Parlamento “lo antes posible” y se ha referido, a modo de previsión, a finales de septiembre. “Debe aprobarse por unanimidad de todos los grupos políticos de la Cámara porque, además de ser una ley medioambiental, también tiene un marcado carácter social”, ha comentado. Asimismo, ha recalcado que se trata de “una ley para el futuro que debe ser de todos” y, por tanto, ha apostado por trabajar para que el resultado sea “una ley pionera en España y una buena ley para toda Andalucía”. Como ha explicado la responsable del ramo, la Consejería de Desarrollo Sostenible ha enriquecido el primer borrador de la ley con más de 300 aportaciones de todos los sectores de la sociedad en su afán de por alcanzar el máximo consenso posible en cuanto a texto.

La consejera de Desarrollo Sostenible ha encabezado la visita de los miembros de la comisión parlamentaria a la sierra de Cádiz para conocer, de primera mano, el proyecto piloto que se está desarrollando en esta zona y que, junto a la planta de transferencia de residuos de Chiclana de la Frontera, hacen del territorio “una provincia pionera en economía circular”. Crespo ha valorado “el entendimiento entre los municipios y entre las instituciones implicadas en esta iniciativa que, junto a la gran concienciación de los vecinos, ha sido vital para que este proyecto salga adelante”.

En su intervención, Carmen Crespo ha apuntado su deseo de exportar este modelo de actuación al resto del territorio andaluz, “especialmente, a las zonas rurales”, aprovechando que “los ciudadanos están cada vez más concienciados” con la necesidad de sustituir el sistema lineal tradicional de ‘fabricar, usar y tirar’ por alternativas que apuestan por la reutilización. “Y la administración pública tiene que servir de ejemplo”, ha añadido la consejera, que ha apuntado que se dará prioridad en los procesos de compra pública a las entidades que pongan en marcha proyectos de economía circular y se seguirá aplicando este modelo a iniciativas públicas. Al respecto, ha recodado que el Plan Itínere de la Consejería de Agricultura emplea, por primera vez, materiales reciclados en las obras de mejora de caminos rurales.


Iniciativas verdes de la Junta

El proyecto de economía circular que se está desarrollando en la sierra gaditana cuenta con un presupuesto de 17 millones de euros destinados, entre otros fines, a concienciar a los vecinos para hacerles partícipes de la iniciativa, a construir infraestructuras y a incorporar equipamientos como, por ejemplo, camiones, puntos limpios móviles o compostadoras para hogares y establecimientos.

El Gobierno andaluz ha movilizado 44,5 millones de euros en infraestructuras ligadas a la economía circular que actualmente se encuentran concluidas (11,3 millones), en licitación (20,6 millones) y en ejecución (12,5 millones). Destacan especialmente los 9,7 millones de euros que se destinan, en el marco de la Inversión Territorial Integrada (ITI) de Cádiz, a ejecutar las obras correspondientes a una planta de tratamiento de biorresiduos procedentes de la recogida selectiva cuyo inicio se espera para septiembre. La gestión eficiente de estos residuos es de gran interés para la agricultura y la jardinería, ya que pueden servir como abono orgánico, en labores de paisajismo o para el control de la erosión. Además, su aprovechamiento incide en el crecimiento económico y en la creación de empleo verde.

Entre otras iniciativas en las que trabaja la Consejería de Desarrollo Sostenible se encuentra la reducción del desperdicio de alimentos en un 30% para 2025 y en un 50% para 2030. Además, el Gobierno andaluz impulsa la economía azul en colaboración con el sector pesquero a través del Proyecto Ecomares, que fomenta la recogida de basuras marinas, y entre los objetivos del Plan Integral de Residuos de Andalucía (Pirec), que aspira a reducir al 10% los residuos municipales depositados en vertederos en 2030.La Consejería tiene el compromiso de reducir su propia huella de carbono, siendo la primera en calcularla en 2019 y ya trabaja en obtener los resultados de 2020.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA