La sequía vuelve a España con embalses bajo mínimos

Los embalses españoles están un 22% más bajos que el año pasado debido a la falta de lluvias


403


La intensa sequía y las escasas lluvias de finales de primavera y verano han mermado de forma notable las reservas de agua en los embalses.

La reserva hidráulica española almacenada en los embalses peninsulares ha descendido hasta el 49,4% de su capacidadtotal, hasta llegar actualmente a los 27.722 hectómetros cúbicos (hm3) de agua.

Solo en la última semana se ha perdido 726 hectómetros cúbicos de agua (un 1,3 por ciento).

 

Estado actual de las cuencas en la península

Por cuencas la reserva está al 80,8 por ciento en Cantábrico oriental; al 77 por ciento en Cantábrico Occidental; al 70,8 por ciento en Miño-Sil; al 77,3 por ciento, en Galicia Costa; al 81 por ciento, las cuencas internas del País Vasco; al 54 por ciento, el Duero y al 42,5 por ciento, el Tajo.    

Además, Guadiana está al 43,2 por ciento; Tinto, Odiel y Piedras, al 68,1 por ciento; Guadalete-Barbate, al 52,7 por ciento; Guadalquivir, al 41,3 por ciento; la Cuenca Mediterránea Andaluza, al 56,6 por ciento; Segura, al 25,1 por ciento; Júcar, al 33,8 por ciento; Ebro, al 63,9 por ciento y las cuencas internas de Cataluña, al 70,8 por ciento.

En general, los embalses españoles están un 22% más bajos que el año pasado. En zonas del sur como las provincias de Córdoba o Huelva apenas han visto la lluvia desde hace 3 meses.

 

2019 es el tercer año con menos agua del siglo

Si recientemente hemos sabido que julio ha sido el mes más cálido de la historia en La Tierra, en España no nos quedamos atrás. Las precipitaciones registradas son un 25% inferior a la media de los últimos 30 años.

En lo que respecta al ciclo hidrológico actual, que se inicia en octubre, ha llovido un 16% menos lo normal. Una pluviometría que indica que en regiones como la mitad oeste peninsular y buena parte de la mitad oriental, el archipiélago canario y parte de Baleares han sufrido unas precipitaciones muy por debajo de sus valores normales.

El invierno pasado fue húmedo y más lluvioso de lo normal, una situación que dejó las reservas de agua ligeramente por encima de la media de los últimos 10 años. Sin embargo, este invierno 2019 ha sido muy seco, con un 51% menos de precipitación de lo que tocaría.

 

La sequía agoniza el campo

Las escasas lluvias están causando estragos en el campo y las entidades aseguradoras estiman que la superficie total siniestrada de cereales de invierno y leguminosas por sequía superará las 1,3 millones de hectáreas.

Castilla y León es la comunidad autónoma más afectada, superando el 65% de la superficie siniestrada, por delante de Castilla-La Mancha y Aragón.

La situación es tal que en la provincia de Ávila el Gobierno Local decretó el estado de emergencia en la ciudad. Algunas actividades incluso tuvieron que ser suspendidas ante la escasez de agua.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.