Los municipios del área metropolitana de Barcelona inician una estrategia común contra la polución


2416

03/12/2015

La AMB ha creado el Consejo de Municipios Metropolitanos para la Lucha contra la Contaminación Atmosférica, que elaborará una estrategia conjunta para mejorar la calidad del aire de la metrópolis.

Cada año se atribuyen 3.500 muertes prematuras a la contaminación atmosférica en el área metropolitana de Barcelona. Entre las primeras medidas a desarrollar para este nuevo organismo destaca la elaboración de un plan de choque con medidas de actuación para reducir la contaminación atmosférica y la creación de zonas de bajas emisiones. En cuanto a sus funciones, el Consejo de municipios Metropolitanos para la Lucha contra la Contaminación Atmosférica será el encargado de acordar y coordinar medidas conjuntas con los 36 municipios metropolitanos, identificar necesidades comunes y posibles soluciones y potenciar, a la vez, programas y acciones de educación y sensibilización ciudadana. La contaminación del aire urbano es un grave problema para muchas de las ciudades y metrópolis del planeta.

De hecho, según un estudio publicado por la Agencia Europea del Medio Ambiente se producen más de 430.000 muertes prematuras en Europa debido a la contaminación atmosférica. En el caso de España, el estudio atribuye 25.500 muertes prematuras en las partículas finas (de diámetro inferior a 2,5 micras, PM 2,5), 5.900 al dióxido de nitrógeno y 1.800 al ozono.

La presidencia del Consejo de Municipios Metropolitanos para la Lucha contra la Contaminación Atmosférica recaerá en la presidenta de la AMB, Ada Colau; la vicepresidencia será ejercida de forma compartida por la vicepresidenta de Medio Ambiente de la AMB, Janet Sanz, y el vicepresidente de Movilidad y Transporte de la AMB, Antoni Poveda.

Otro de los otros grandes objetivos será controlar y reducir los focos de contaminación generados por los sectores de la industria y la energía, por las grandes infraestructuras logísticas (como el puerto y el aeropuerto) y por el tráfico rodado. En 2014, el área de Barcelona y la zona de Vallés-Llobregat superaron los niveles máximos admitidos por la legislación europea, de 40 microgramos de dióxido de nitrógeno (NO2). En este sentido, la calidad del aire metropolitano se caracteriza por presentar históricamente, en algunos municipios, niveles de contaminación por NO2 y partículas (PM 10) superiores a los establecidos en la normativa; aunque las emisiones de estos contaminantes se han reducido notablemente en los últimos años, la Unión Europea tiene abierto un procedimiento sancionador por el incumplimiento de los niveles máximos de NO2.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA