Presentado el nuevo equipamiento para mejorar los procesos de potabilización en la planta de l'Ampolla


840

16/11/2016

El director - gerente del Consorcio de Aguas de Tarragona (CAT), Josep Xavier Pujol, ha presentado los nuevos equipamientos para la mejora de la calidad del agua en el proceso de potabilización en la planta de l’Ampolla.

Por un lado, la primera fase del proceso de sustitución del cloro por el ozono, tanto en la secuencia de pre como en el post tratamiento de potabilización del agua; por otro, el nuevo equipo de cromatografía líquida acoplada a la espectrometría de masas para el Laboratorio de Calidad, que permitirá determinar entre 30 y 40 nuevos parámetros de las llamadas sustancias emergentes (fármacos, drogas, residuos metabólicos, plaguicidas y pesticidas de nueva creación, etc.).

Planta de Ozonización

La planta, que entrará en servicio en enero de 2017, se encuentra en la última fase de construcción, que ejecuta en 8 meses una UTE entre Sorigué-Aquambiente con un presupuesto de 4.870.041 €.

La capacidad de la planta es de 4m³ / s (345.600 m3 / día), y la desinfección se realizará en 3 instalaciones diferenciadas: Pre, Post ozonización y las instalaciones de dosificación de hipoclorito sódico.

La entrada en servicio de la nueva instalación conlleva varias mejoras en: aspectos sanitarios y de calidad, todo el proceso de potabilización, el transporte por carretera (ADR), el almacenamiento de productos peligrosos (APQ), la prevención y seguridad laboral , y la económica del proceso de tratamiento

Esta obra se enmarca en el cumplimiento del Plan Estratégico del CAT, que será pionero en Cataluña en la implantación de este sistema de potabilización, con respecto a la pre-ozonización. La implantación de este sistema, según los estudios científicos y de observación de los resultados de la incorporación del ozono en el inicio del proceso de potabilización, tiene un efecto de posibilitar que el resto del proceso sea más efectivo y conlleve un ahorro de materiales (un factor que contribuye a la sostenibilidad), con lo que se incrementa la eficiencia del proceso.

Laboratorio: cromatografía líquida acoplada a la espectrometría de masas

El río Ebro, en el punto de captación de agua en los dos canales a la altura de Campredó, ha recibido el agua de 85.000 km 2 de la cuenca hidrográfica de aguas arriba. Al situarse al final de la cuenca, recibe la repercusión de todas las actividades que se desarrollan: agrícolas, ganaderas, industriales, urbanas (con vertidos de depuradoras de aguas residuales, o directos), y otros, dejando su huella en el agua.

El nuevo equipamiento busca adaptarse, y adelantarse, al marco normativo que deriva de la Directiva Marco del Agua, el artículo 8 del RD 817/2015 del 11 de septiembre sobre los criterios de seguimiento y evaluación del estado de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental, y las recomendaciones de la Agencia de Salud Pública (ASP) de la Generalidad de Cataluña para implementación de técnicas de tecnología avanzada para poder analizar los compuestos emergentes, peligrosos, prioritarios y preferentes.

El Laboratorio de aguas del CAT, en L'Ampolla, tiene cuatro secciones: Microbiológica, Inorgánica, Orgánica y de Radiactividad.

Hasta la adquisición del cromatógrafo líquido acoplado a un espectrómetro de masas (HPLC / QQQ), la sección de orgánicos no disponía de la instrumentación adecuada para analizar los compuestos emergentes polares y de alto peso molecular.

En definitiva, la nueva instrumentación podrá determinar las llamadas sustancias emergentes, como fármacos (antibióticos, ibuprofeno, etc.), drogas, productos cosméticos y de aseo personal, plaguicidas y pesticidas de nueva creación, metabolitos procedentes de las algas del propio río Ebro (microscistines), etc. Se podrán determinar entre 30-40 nuevos parámetros, además de los que actualmente ya se determinen.

El coste de la compra ha sido de € 210.377.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA