Se confirmado la presencia de rastros de nutrias en las localidades vecinas de Paterna y Quart de Poblet

El proyecto conjunto de los voluntarios de las Fundaciones Aguas de Valencia y Linme junto con la Conselleria de Medio Ambiente se han desarrollado a lo largo de todo el año en diferentes puntos del río


389


Hace apenas un año la fundación Aguas de Valencia lanzaba un proyecto, junto a la fundación Limne y Conselleria, centrado en una de las especies bandera de la fauna española: la nutria paleártica.  El proyecto, con un fuerte componente social, pretendía aunar esfuerzos para llevar a cabo estudios de la situación actual de la especie en la Comunidad Valenciana.

Tras este primer año se ha producido una importante expansión en el norte de la provincia de Alicante, colonizando la práctica totalidad del Serpis, de donde no se tenían datos desde los años sesenta, confirmando la buena salud de la especie en la Comunitat.

Pero el dato más sorprendente lo encontramos a las puertas del 'Cap i Casal', al haber confirmado la presencia de rastros de este mamífero en las localidades vecinas de Paterna y Quart de Poblet.

La expansión por la totalidad de la cuenca del río Turia parece ya un hecho, al llegar hasta el azud del Repartiment, el punto en el que el Turia suele quedar ya sin caudal. Desde Limne señalan que “tras ciertos episodios de lluvias se observa en el tramo bajo del Turia, no sólo un aumento importante de caudal, sino también una mayor densidad de presas, como las anguilas, favoreciendo que las nutrias se adentren hasta casi llegar al cauce nuevo del río”.

El tramo del Turia que pasa por Quart de Poblet está siendo objeto de una restauración ecológica en la que participan la Confederación Hidrográfica del Júcar y el Ayuntamiento. “El mantenimiento de caudales ecológicos, unido a la restauración, pueden propiciar que las nutrias se asienten en el tramo bajo del Turia, más allá de incursiones puntuales” ha señalado el primer teniente de alcalde, Juan Medina. Ciertamente, la mejora en la calidad de los ecosistemas fluviales, tanto del agua como de la ribera propician el resurgir de la nutria en nuestros ríos, donde encuentran menos presiones, mayor disponibilidad de presas, conectividad entre espacios naturales y una mejor calidad.

Al hilo de lo anterior el consejero delegado de Global Omnium, Dionisio García, ha resaltado que “el esfuerzo realizado en la última década en materia de depuración de aguas residuales ha contribuido, entre otros factores, a la colonización y asentamiento de este mamífero en muchos lugares en los que ya se daba por desaparecido”.

Una especie que estuvo en serio peligro

Si bien la distribución territorial de la nutria había sido históricamente amplia, durante la segunda mitad del siglo XX empezó a mostrar una drástica disminución de las poblaciones a nivel de todo el país, con especial hincapié en la zona este. La disminución de efectivos durante en ese periodo ha sido a menudo asociada a diversas causas como, por ejemplo: la contaminación, la destrucción del hábitat, la sobreexplotación de recursos, el descenso en el volumen de presas, el aislamiento poblacional o la caza.  En las últimas décadas, por otro lado, empieza a mostrar una recuperación significativa, como constata el estudio de la fundación Aguas de Valencia.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.