Un estudio destaca el papel clave de las latas de aluminio en una economía circular

Se trata del primer estudio público exhaustivo que analiza la cadena de valor del reciclaje de envases de bebidas de un solo uso en cinco mercados clave.


1528

Una investigación encargada por el Instituto Internacional del Aluminio (IAI) sobre el reciclaje de tres materiales de envases de bebidas (aluminio, vidrio y plástico (PET)) ha demostrado que las latas de aluminio son las que mejor apoyan una economía circular. El estudio muestra que, en comparación con las latas de aluminio, más botellas de vidrio y plástico acaban en los vertederos porque no se recogen. Además, las pérdidas en el sistema de reciclaje una vez recogidas, es tres veces mayor para las botellas de PET y vidrio que para las latas de aluminio. 

El estudio contempla datos en cinco regiones: Brasil, China, Europa, Japón y Estados Unidos. Examinó las pérdidas de procesamiento al final de su vida útil para latas de aluminio, botellas de vidrio y botellas de plástico (tereftalato de polietileno - PET). El estudio también analizó la recolección, la clasificación, el reprocesamiento y el procesamiento térmico, el reciclaje de circuito cerrado y el reciclaje de circuito abierto.  

Ramón Arratia, vicepresidente de Asuntos Públicos Globales de Ball Corporation, señaló que “si bien ningún contenedor de bebidas ha alcanzado todavía su potencial circular completo, el aluminio supera al vidrio y los plásticos (PET) en todas las etapas del sistema de gestión de residuos. Hoy en día, las latas de aluminio son los envases de bebidas más reciclados a nivel mundial. Una vez que la lata de aluminio se retira del consumidor, tiene una tasa de eficiencia de clasificación, reprocesamiento y refundición sin igual del 90 % en comparación con el vidrio (67 %) y el PET (66 %). Sobre esta base, el aluminio puede describirse como un material de elección para una economía circular. Esto es especialmente importante cuando observamos el potencial de reducción de carbono del reciclaje”. 

Andrew Wood, Group Executive Strategy & Business Development en Alumina Limited, destaca que “la cantidad de latas de aluminio recolectadas al final de su vida útil es aproximadamente un 18 % mayor que las botellas de PET y un 28 % mayor que las de vidrio. Una mayor proporción de botellas de PET y de vidrio de un solo uso terminan en vertederos o cursos de agua porque no se recolectan. En un mundo en proceso de descarbonización, es probable que esto contribuya a una mayor demanda de aluminio primario y reciclado”. 

La lata de aluminio fue producida en masa por primera vez por Coors Brewing Company en la década de 1950 para mejorar el sabor de la cerveza y proporcionar un envase más sostenible que las latas de acero. Por lo tanto, es tranquilizador ver a partir de este estudio que los objetivos ambientales de ese nuevo producto innovador hace tantos años todavía se están logrando.  

Marlen Bertram, Directora de Escenarios y Pronósticos del Instituto Internacional del Aluminio, destaca: “Mientras el Instituto celebra su 50° aniversario este año, hemos estado reflexionando sobre la larga historia de recopilación, análisis y modelado de datos de nuestra organización. El aluminio es uno de los materiales más reciclables del planeta y el IAI está haciendo campaña para garantizar que los productos al final de su vida útil se devuelvan al circuito de reciclaje dados los beneficios económicos y ambientales del metal en nuestra economía global. Comparar las tasas de reciclaje de diferentes materiales no tiene sentido si no sabe cómo se mide la tasa y en qué productos se recicla el material. Este estudio es el primer estudio público que analiza exhaustivamente el alcance del reciclaje y las pérdidas de tres envases de bebidas en diferentes regiones. Al aumentar la precisión de identificar dónde ocurren las pérdidas más importantes, el estudio podría brindar soluciones para mejorar la tasa de reciclaje de todos los materiales. 

Emilio Braghi, vicepresidente ejecutivo de Novelis y presidente de Novelis Europa , dijo: “Los sistemas de recolección y clasificación son esenciales para aumentar la circularidad y desbloquear todo el potencial de los materiales infinitamente reciclables. Necesitamos un marco de políticas que incentive el verdadero reciclaje y los sistemas circulares, en los que, al final de su vida útil, los envases de bebidas se reciclen una y otra vez, sin pérdida de calidad. El aluminio es perfectamente adecuado para múltiples productos reciclaje de productos. Necesitamos cambiar nuestro pensamiento de los desechos a un recurso valioso: reutilizar el material existente para producir nuevos envases y, por lo tanto, ahorrar preciosos recursos naturales, energía y reducir las emisiones”.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA