Confirmada la autorización ambiental de la planta de biomasa de Monzón

El INAGA ha resuelto favorablemente la revisión de la Autorización Ambiental Integrada tras un exhaustivo análisis del expediente


1155


El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) ha resuelto favorablemente la revisión de oficio de la Autorización Ambiental Integrada otorgada en agosto de 2015 al proyecto de planta de generación eléctrica mediante biomasa promovido por la empresa Solmasol en el municipio de Monzón (Huesca).

El proyecto tiene previsto desarrollar 49,5 megawatios (MW) adjudicados por el Ministerio de Industria al Grupo Forestalia en la subasta para nuevas instalaciones de energías renovables resuelta en enero de 2016. Estas actuaciones fueron declaradas ayer de interés autonómico por el Gobierno de Aragón, lo que permitirá reducir a la mitad los plazos de tramitación.

Durante el año que ha durado la revisión de la autorización ambiental, el expediente ha sido sometido a una exhaustiva revisión, incluido el análisis de las alegaciones presentadas, tal como se refleja en la resolución. Durante este tiempo, la empresa promotora ha presentado un amplio estudio de dispersión de las emisiones, así como de las inmisiones en la ciudad de Monzón, del balance energético de la planta y cuestiones relativas al acceso del tráfico rodado.

Medidas ambientales adicionales

La revisión del INAGA incluye medidas ambientales adicionales respecto a la primera autorización. Para minimizar las emisiones de partículas a la atmósfera, la nueva resolución requiere al promotor la instalación de un filtro de tela, en lugar del precipitador electrostático inicialmente previsto en el proyecto. Con el nuevo filtro, se conseguirá un rendimiento de retención superior al 99,95 por ciento.

La resolución limita el combustible utilizable a exclusivamente “biomasa virgen”, es decir, aquella que no haya recibido determinados fitosanitarios y biocidas. De esta forma, se elimina la posibilidad de emisión de compuestos orgánicos persistentes (como el benzopireno, furanos o dioxinas). De hecho, el INAGA afirma que, según la bibliografía, la combustión de la madera solo podría ocasionar la emisión de estos contaminantes si se realiza en condiciones no adecuadas o si la madera estuviese contaminada. Pese a ello, y aunque el Real Decreto 815/2013 sobre calidad del aire no establece límite de emisión de compuestos orgánicos para instalaciones de combustión, la resolución también incorpora umbrales de benzopirenos, dioxinas y furanos, con requerimiento de mediciones oficiales periódicas por un organismo de control acreditado. Además, el promotor deberá instalar una red de medición de la calidad del aire para benzopireno y partículas, con un protocolo de transmisión de datos que garantice la coordinación e integración con la Red de Calidad del Aire del Gobierno de Aragón.  

Informe favorable de Salud Pública

Durante el expediente, el INAGA recibió el informe favorable de la Dirección General de Salud Pública de Gobierno de Aragón, que confirmó que “la salud humana no se verá afectada” al aplicar todas las medidas incluidas en el proyecto de la planta. El estudio de inmisiones, realizado por una consultora especializada, demostró que la planta de biomasa “es compatible con el cumplimiento de los límites de calidad del aire en el entorno y en particular en las zonas residenciales, incluyendo el núcleo urbano de Monzón”.

No hay incineración

Solmasol ha reiterado, durante todo el periodo de tramitación, que no existe en ningún caso incineración en el proceso, sino un sistema de combustión lenta de biomasa (madera y productos agrarios), que se utiliza de combustible en una caldera para calentar agua, producir vapor de agua y mover la turbina para el generador eléctrico.

La creación de empleo, las inversiones en el territorio y las ventajas ambientales globales de las energías renovables son los aspectos más destacados de la generación de energía limpia mediante biomasa. Solmasol siempre ha mostrado su disposición para implementar cuantas medidas complementarias fuesen precisas para la total transparencia y plenas garantías.

Estudios avalados por 800.000 datos horarios

En los estudios realizados para la planta de Monzón, se han llegado a analizar casi 800.000 datos, a razón de 8.760 valores horarios en 90.601 puntos del territorio del entorno de la planta de biomasa. En los análisis se ha utilizado el modelo AERMOD, ampliamente reconocido. 

Tags: Forestalia.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.