El proyecto europeo BRICKER integrará de manera pionera sistemas de trigeneración de energía en edificios públicos


360


El proyecto europeo BRICKER, cuyo objetivo principal es el desarrollo y demostración de paquetes de soluciones que permitan mejorar el comportamiento energético en los edificios públicos no residenciales, combinará diversas tecnologías activas y pasivas para lograr la eficiencia energética deseada. La mayor innovación que propone es integrar dentro de su ámbito de aplicación un sistema de trigeneración capaz de producir electricidad, calor y frío simultáneamente.

 

Tras dos años de trabajo, comienza la fase de integración y demostración real, para probar que el conjunto de soluciones elegido para cada demostrador, es efectivo y consigue los objetivos propuestos.

 

En el caso del demostrador belga, la escuela de ingeniería industrial de la ciudad de Lieja, se planteaban dos retos: reducir la alta demanda de calefacción y cubrir una parte de esa demanda energética.  Entre las soluciones pasivas elegidas para cubrir el primer objetivo, están el aislamiento del techo, reemplazar el muro cortina, instalar prototipos de unidades de ventilación descentralizadas y cambiar las ventanas. Para contribuir a la generación de energía, se va a instalar una caldera de biomasa de aceite térmico alimentada con pellets para cubrir parte de las necesidades térmicas del edificio y a su vez alimentar a la unidad de ORC para producir electricidad o electricidad y energía térmica dependiendo del modo (generación o cogeneración) de operación de la unidad.

 

En cuanto al demostrador español, un edificio de uso administrativo ubicado en Cáceres, presentaba otras demandas. Dado el clima de la región extremeña, las demandas eran similares en suministro de calor y frío. Puesto que el edificio estaba bien aislado, se propusieron soluciones activas para cubrir una parte significativa de la demanda energética. En este caso, se ha optado por la instalación de colectores solares parabólicos y una caldera de biomasa poli-combustible -ambas trabajando con aceite térmico como fluido calo portador- una unidad de ORC y una máquina de adsorción para la producción de frío.

 

El hospital de la ciudad turca de Aydin, tercero de los demostradores, demanda también tanto frio como calor, aunque en este caso, sí que ha habido que intervenir en la parte pasiva. Como novedad, se instalará una fachada ventilada con aislamiento mineral para cubrir parte de la superficie del edificio, persianas de aluminio en la fachada sur, y recubrimientos de película en las fachadas este y oeste. En cuanto a las tecnologías activas, se instalará un campo de colectores solares con aceite térmico, que alimentará a la unidad de ORC para la producción de electricidad o electricidad y energía térmica en función del modo de operación. Al igual que en el demostrador español, se instalará una unidad de frío por adsorción que aprovechará el calor del agua de condensación del ORC en modo cogeneración para la producción de frío en función de las necesidades del edificio.

 

En los tres casos, la mayor parte de las obras ya están en marcha, y se espera que estén terminadas a finales de 2016.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.