La Junta de Andalucía fomentará la reutilización y la desalación incorporándolas a la política hidráulica de la región


166


La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, María Jesús Serrano, aseguró ayer durante su participación en la inauguración del X Congreso Internacional AEDyR que su departamento "fomentará la reutilización y la desalación en Andalucía", incorporando estos recursos no convencionales a su política hidráulica siempre que se efectúen en un marco de planificación hidrológica coherente.

 

En palabras de María Jesús Serrano, "las aguas regeneradas y las procedentes de las desaladoras y desalobradoras no solo contribuyen a incrementar el balance neto, sino que proporcionan un suministro estable en cantidad y calidad", además de constituirse como un elemento de garantía y de cohesión a la hora de evitar los desequilibrios territoriales.

 

En opinión de Serrano, existen tres factores claves para hacer de la reutilización un elemento de crecimiento. En primer lugar, el nivel que han alcanzado las tecnologías de regeneración y desalación, que permiten calidades adecuadas a unos costes asumibles y donde tanto AEDyR como la Junta de Andalucía han jugado un papel decisivo para impulsar la I+D+i vinculada al sector. En segundo lugar, poder disponer de un marco legislativo y reglamentario, elaborado con una amplia participación del sector; por último, la voluntad política "para promover el uso de los recursos hídricos no convencionales".

 

De otro lado, la consejera ha resaltado el enorme potencial que tiene Andalucía para el uso de recursos hídricos alternativos. Para Serrano, en Andalucía "la depuración y la reutilización constituyen ya un binomio estable, con una repercusión directa en la generación y el mantenimiento de empleo. No en vano, la gestión sostenible del patrimonio hidrológico representa en torno al 15% de los contratos laborales impulsados por la economía verde, un sector económico que ha seguido creciendo durante estos años de crisis".

 

La titular de Medio Ambiente ha afirmado que, en la actualidad, su departamento está tramitando alrededor de 90 solicitudes de autorización o concesión de reutilización de aguas depuradas, y que las mejores opciones para aumentar este recurso se encuentran en las zonas costeras, gracias al crecimiento poblacional y agrícola. Respecto a la desalación, la capacidad de producción ha pasado de prácticamente nada en el año 2000 a los 120 hectómetros cúbicos actuales.

 

Según Serrano, la reutilización del agua tiene especial relevancia en el primer ciclo de la planificación hidríca. Así, las medidas del Plan Hidrológico vigente en el Distrito Hidrográfico Mediterráneo contemplan actuaciones en numerosos ámbitos como el Campo de Gibraltar y Bajo Guadiaro, la Costa del Sol Occidental, litoral de Granada o en el Levante almeriense, entre otros.

 

Por último, ha recordado que en las Demarcaciones Hidrográficas de la Comunidad, a excepción del Guadalquivir, se están reutilizando en la actualidad en torno a los 32 hectómetros cúbicos anuales de aguas residuales depuradas, correspondiente en un 66% al ámbito territorial de las Cuencas Mediterráneas andaluzas.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

ÚLTIMO NÚMERO
@RevistaRETEMA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.