La nueva planta de tratamiento de residuos de Lorca triplica la capacidad de tratamiento hasta las 64.000 ton/año


290


El consejero de Presidencia, Manuel Campos, inauguró este martes la Planta de Tratamiento de Residuos Urbanos de Lorca, un nuevo complejo de tratamiento y reciclado que "incorpora las últimas tecnologías y sistemas de segregación de residuos para aumentar su capacidad de recuperación y, con ello, lograr una mayor eficiencia en la gestión de residuos para impulsar su reutilización".

 

Campos, acompañado por el alcalde de Lorca, Francisco Jódar, realizó un recorrido por las modernas instalaciones de la planta, que tratará más de 64.000 toneladas anuales de residuos y que han supuesto una inversión de 3,6 millones de euros, financiados con fondos de la Comunidad Autónoma, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Fondo de Cohesión de la Unión Europea.

 

La nueva planta, indicó Campos, "dedica todo su potencial a favorecer un uso eficiente de los residuos como vía para avanzar en la recuperación sostenible, la reutilización, el reciclaje y el fomento del empleo verde", según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

 

"El importante crecimiento que ha experimentado nuestra Región en los últimos años nos aconseja conciliar la reducción de residuos y su gestión adecuada con el desarrollo socioeconómico de nuestra sociedad", explicó Campos, quien subrayó que se está haciendo una importante apuesta por la innovación, en aspectos que permitan "reducir su repercusión en el medio ambiente, alcanzar una 'sociedad del reciclado' y mejorar la competitividad".

 

Salto cualitativo y cuantitativo del tratamiento de residuos

 

La nueva instalación, señaló, "permitirá perfeccionar la línea de tratamiento de los residuos en masa recogidos de los contenedores, aumentar la recuperación de materiales reciclables, como papel, cartón, envases de plástico, briks, envases de vidrio y metales, así como reducir la entrada de impropios en la línea de triaje".

 

Con esta infraestructura se experimentará un "salto cualitativo y cuantitativo" en el tratamiento de los residuos en la Región, ya que "casi triplicará la capacidad de tratamiento de la fracción resto, conseguirá una mayor calidad en el afino del compost,  ampliará la recuperación de materiales, maximizará la vida útil de los vasos de vertido y mejorará la calidad y seguridad de sus empleados".

 

Ampliación de la capacidad de tratamiento

 

La Planta de Tratamiento de Residuos Urbanos de Lorca está situada en el paraje Barranco Hondo y prestará servicio, además de Lorca, a localidades como Librilla, Aledo, Totana, Águilas, Fuente Álamo, Alhama de Murcia y Puerto Lumbreras.

La superficie total ocupada por la planta es de 11.700 metros cuadrados, distribuidos entre la planta de alimentación y tratamiento, área de acopio de material de expedición, área de fermentación de compost, área de maduración de compost y balsa de lixiviados.

 

Su construcción consta de dos fases. En la primera, se han acometido las obras de mejora y adaptación de la planta de tratamiento y la construcción de la línea de tratamiento de fracción de resto de los residuos municipales, mientras que la segunda fase, aún por ejecutar, consistirá en la instalación de una nueva línea de afino de compost y la adecuación de las instalaciones auxiliares a las nuevas necesidades.

 

En la primera fase se ha construido una nave de recepción, dotada de 11 puntos de descarga, para cubrición del foso de alimentación a la nueva línea de tratamiento de la fracción resto del residuo urbano y otra nave de tratamiento, al tiempo que se ha instalado una nueva línea de tratamiento de la fracción resto del residuo urbano con capacidad para 30 toneladas por hora.

 

Igualmente han sido objeto de este proyecto la ampliación y adecuación de una serie de instalaciones auxiliares ya existentes en las instalaciones de tratamiento. Entre estas actuaciones, figura la instalación de un sistema de automatización y control para comando de equipos y la ampliación de la instalación eléctrica, de la protección contra incendios, del sistema de evacuación de pluviales y lixiviados y de la instalación de seguridad.

 

Por otro lado, las obras incluidas en la segunda fase tendrán un plazo de ejecución de 12 meses y consistirán en la construcción de una nave, la instalación de una nueva línea de afino, con capacidad para 12 toneladas por hora, la ampliación y adecuación de las instalaciones auxiliares, la dotación de servicios y la urbanización.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.