España avanza en la carrera de la digitalización del sector del agua



30/03/2022
Archivado en: Agua , Nº 236 Enero/Febrero 2022

Por Judit Alonso, RETEMA.


 

La escasez, la sequía, la contaminación, la sobreexplotación de los acuíferos y el cambio climático son algunos de los retos que debe enfrentar este sector cuya digitalización es una prioridad para el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

 

Recientemente, el gobierno español ha presentado los detalles del “Proyecto de Digitalización de los Usos del Agua” en España, según anunció la vicepresidenta Teresa Ribera, el pasado mes de enero. La iniciativa contará con una inversión de alrededor de 3.000 millones de euros, entre fondos públicos y privados, que se destinarán principalmente a la mejora de la gestión del agua a través de la digitalización obteniendo un mayor conocimiento sobre el abastecimiento, depuración y gestión del agua en poblaciones, industrias y regadíos.

Con el incremento de dicha información, por parte de administraciones y ciudadanos, se pretende abordar la eficiencia y transparencia en la gestión del agua, así como sus usos y depuración, a la vez que se actúa en la adaptación al cambio climático.

Para Xavier Amores, Director de Catalan Water Partnership (CWP), se trata de “una gran oportunidad para el sector sobre la cual evidentemente hay muchas incógnitas aun. La digitalización puede ayudar a conseguir una mayor eficiencia y control en los procesos evitando pérdidas innecesarias de un recurso escaso, optimizando el uso y distribución del mismo, ahorrando energía y tomando decisiones inteligentes sobre los momentos en los que utilizamos la misma. Los retos más importantes de nuestro sector, tienen en la digitalización un gran aliado”.

Para Ignacio Abati, director general de ISTA, empresa especializada en la instalación y mantenimiento de contadores de agua, energia y calefacción, la iniciativa beneficiará principalmente al sector y a los consumidores. “Los clientes van a tener mucha más información de sus consumos. En la actualidad, los usuarios reciben el recibo del agua cada dos meses y esa es toda la información que obtienen. Cuando todos dispongan de contadores individuales digitales podrán tener esta información sobre el consumo de su vivienda, por internet y en tiempo real”, explica.

“Por otro lado, al tener información en tiempo real se pueden detectar fugas al momento que, sobre todo, en estos tiempos de sequía que estamos atravesando, es fundamental”, agrega.

 

Una iniciativa con múltiples ventajas y retos

La iniciativa presenta múltiples ventajas, como la relación beneficio-coste. “En este caso el 80% del coste de la digitalización va a venir de Europa y, según han anunciado las compañías de agua, el otro 20% no se va a repercutir en las tarifas que pagan los consumidores cada mes”, recuerda Abati.

Para Fernando Morcillo, presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), la iniciativa “tiene una concepción muy integral”. “Reserva un importante presupuesto para la digitalización y actualización de las instituciones públicas de administración del agua, como son los organismos de cuenca (Demarcaciones Hidrográficas) y organismos dependientes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y de las Comunidades Autónomas”, recalca.

"Hoy en día, todos los expertos están de acuerdo en que las tecnologías de digitalización son básicas para conseguir la mayor eficiencia futura en la administración y gestión del agua", afirma Fernando Morcillo, Presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS).

En este sentido, aunque considera que existe una diferencia entre los líderes del sector y los operadores menos profesionalizados como en el caso de la gestión directa en muchos pequeños o medianos municipios, “ahora se identifica una posibilidad de universalización de las soluciones que conocemos bajo la denominación de digitalización”. “Hay pequeñísimos municipios que, por estar incorporados en sistemas integrados, desde lo público en mancomunidades, consorcios y empresas públicas o mixtas, o desde lo privado en lo que es la integración operativa que prestan las empresas privadas, disponen del mismo nivel de calidad que las grandes ciudades”, considera.

Liliana Velasco, responsable del Área de Recursos Hídricos de Minsait, empresa de consultoría de transformación digital y tecnologías de la información del grupo Indra, considera que la iniciativa del gobierno español cubre las necesidades de los diferentes actores que participan en la cadena del ciclo integral del agua en España. “La inversión es de 360 grados abarcando desde la digitalización de la gestión de los recursos hídricos en el ámbito de confederaciones hidrográficas para los distintos usos como regadíos y abastecimientos hasta la digitalización de los distintos usos del agua urbana para mejorar la eficiencia hídrica en las redes de distribución de operadores tanto públicos como privados y con el objetivo final de incrementar la transparencia para concienciar a la población del uso responsable y sostenible del agua”, apunta.

Uno de los retos en una fuente de financiación tan importante como la de los fondos para la Recuperación y Transformación Económica con fondos europeos es la rapidez con la que debe ejecutarse. La simplificación administrativa en la gestión deberá ser extraordinaria.

No obstante, la iniciativa también plantea una serie de retos. “Uno de los problemas en una fuente de financiación tan extraordinaria como la de los fondos para la Recuperación y Transformación Económica con fondos europeos es la rapidez con la que debe ejecutarse, el esfuerzo que deberán hacer todos los actores es enorme: administraciones actuantes en el sector del agua, empresas proveedoras de estas soluciones e ingenierías y el propio MITECO”, destaca Amores.

“La simplificación administrativa en la gestión de las ayudas e incentivos deberá ser extraordinaria”, considera el Director de Catalan Water Partnership puntualizando que “ahora debemos ver como se concretará, en qué programas y con qué convocatorias”.

La apuesta por digitalizar los organismos de cuenca parece clara ya que se subvencionará el 100% de los proyectos con una inversión de más de 200 millones. Del mismo modo para proyectos de digitalización de regadíos se prevé una inversión de 350 millones y una subvención del 75%”, detalla Velasco.

“Cuando hablamos de agua en baja o urbana, se han definido dos convocatorias, una primera de unos 300 millones y una segunda de 1.600 millones con unas subvenciones entre el 50% y 75 %, aunque aún está pendiente de concretar un poco más los criterios de las bases”, explica la responsable de Minsait.

En este sentido, el presidente de AEAS también destaca la cofinanciación de proyectos con el fin de estimular la colaboración público-pública y público-privada en el ámbito de la gestión de los servicios urbanos de abastecimiento y saneamiento. “Supone un reto en la colaboración del sector que debe ser soportado a largo plazo en concordancia con la Directiva Marco del Agua y sus principios de “recuperación de costes”, “adecuada contribución de los usos” y “el que contamina paga”, considera.

Así Morcillo recalca que “se ha reservado un apartado especial, dotado de adecuadas cuantías, para atender a las poblaciones de menos de 20.000 habitantes, a través de las diputaciones provinciales u otros organismos autonómicos que tienen por misión atender y modernizar la gestión de los municipios pequeños, protegiendo posibles proyectos en estos entornos menos favorecidos, al apuntar a mayor porcentaje de ayudas”.

"La llegada de fondos europeos dirigidos a la digitalización del sector del agua puede ser un punto de inflexión para todo el sector, una gran oportunidad que nos permita tanto invertir en la adopción de tecnologías ya disponibles junto con inversiones más innovadoras a futuro", destaca Xavier Amores, Director de Catalan Water Partnership (CWP).

En esta misma línea se pronuncia el Director de Catalan Water Partnership que considera que “los municipios con menos habitantes es lógico que sean una prioridad, hay lagunas importantes  a nivel de inversión en algunos casos, y por tanto ayudar a transitar aquellas soluciones digitales validadas en municipios grandes y medianos hacia el conjunto del sector”. No obstante, Amores va un paso más allá y aboga por destinar fondos para “permitir afrontar proyectos innovadores, con otros en menor grado pero en entornos donde no se han podido hacer las inversiones necesarias como los del ámbito rural”. “Sería deseable tanto invertir en la adopción de las tecnologías ya existentes, como invertir en proyectos de I+D y tecnologías más avanzadas en aquellas comunidades autónomas y ciudades que ya han hecho el trabajo más duro y a pulmón en los últimos años”, considera.

 

Innovación en la investigación

Amores considera prioritario invertir en Investigación y Desarrollo (I+D) en los centros de conocimiento del sector del agua y las empresas que desarrollan tecnologías innovadoras en agua. “España tiene algunos de los centros de investigación, universidades y empresas punteras en I+D en agua”, recuerda. No obstante, “es una realidad que frecuentemente pasa más desapercibida porque el peso del sector en clave económica no es tan grande como otros sectores industriales o de servicios”, lamenta.

A pesar de ello recalca la posición de liderazgo del país. “España es líder en Europa en reutilización de agua, contamos con algunas de las mayores empresas que operan en todo el mundo y muchísimas pymes tecnológicas, la concentración en forma de clústeres de agua como el que tenemos en Cataluña también es excepcional, pasa en pocos sitios como Holanda, el sur de Francia, Milwaukee, California, Singapur o algunas regiones de Australia”, subraya.

“En el último estudio del retorno de España en las convocatorias de I+D en la Unión Europea de H2020 en el último período, en Clima, Medio Ambiente y materias primas España era el segundo país en Europa con un retorno de más del 13% muy por encima del resto de disciplinas y temas en I+D, y era el primero en Agua y Economía Circular con empresas como Aqualia o Agbar, y centros tecnológicos como Eurecat, CSIC, la Universidad Autónoma de Barcelona o la Universidad Politécnica de Catalunya en las primeras posiciones de toda Europa”, recalca.

Aunque las empresas españolas ya tienen un prestigio y una penetración muy importante a nivel mundial, este proyecto supondrá un posicionamiento muy relevante y pionero en el ámbito de la imprescindible digitalización del agua.

Además apunta a un estudio la OCDE que destaca posiciones en patentes de agua, “algo totalmente excepcional en el resto de las áreas de conocimiento y es que en la inversión en I+D/PIB España aún está muy lejos de los países líderes”.

Morcillo destaca la utilización de tecnologías digitales en el caso de la gestión urbana, en el abastecimiento y saneamiento de poblaciones. “La dispersión y diseminación de los activos, o infraestructuras, en el territorio, ha venido obligando a disponer sistemas de telemedida y telemando. La adecuada gestión de redes ha requerido conocer el comportamiento de los flujos que por ellas se mueven y los modelos de simulación físico-matemáticos ayudan. Los diagnósticos de pérdidas en red se ven muy reforzados con la sensorización masiva de caudales, presiones, integridad de las tuberías y el control externo de fugas. Las mayores exigencias de calidad y su inmediato conocimiento que se consigue a través de microanalizadores y sensores, son demandas de nuestra sociedad estructuradas bajo la legislación europea”, explica apuntando a la telelectura.

 

El potencial del contador digital

“El que España sea un país seco y con un fuerte estrés hídrico ha condicionado una efectiva tradición de medición del agua entregada a cada usuario, a través de disponer de contadores individuales por vivienda o por recinto comercial o industrial”, recuerda Morcillo recalcando la existencia de proyectos consolidados beneficiosos para la ciudadanía. “En España, se han desplegado hasta el momento un 26% de contadores digitales y la telelectura ha penetrado en una media del 16,4%, alcanzando el 19,2% en el conjunto de grandes ciudades o áreas metropolitanas, sobre un parque global de contadores de 21,7 millones de unidades”, detalla.

Se trata de un camino de largo recorrido. “Llevamos más de 10 años promocionando el cambio del contador tradicional por el digital”, recuerda el director de ISTA apuntando a las diversas dificultades que han tenido como enfrentar como las reticencias de los clientes de llevar a cabo una inversión por la sustitución de su contador, así como legislativas. “Hasta ahora el contador de agua no tenía que ser sustituido y tenía un tiempo de vida útil infinito, mientras no se rompiera. Con la nueva legislación se exige que todos los contadores de agua tienen que ser cambiados en un periodo de doce años”, recalca.

No obstante, Abati considera que “si al final tenemos un contador con Internet de las Cosas muy sofisticado y que da muchos datos, pero nos sigue llegando el recibo cada dos meses y no tenemos acceso directo a ellos, de nada valdrá”.  Según el directivo, se trata de un hecho que está sucediendo en el sector eléctrico. “Muchos de nosotros tenemos ya contadores de electricidad digitales, pero muy pocos consumidores estamos utilizando los beneficios de disponer de ellos”, lamenta reclamando que las compañías suministradoras de agua utilicen esos datos para hacer recomendaciones al cliente de manera que éste pueda tomar decisiones sobre su consumo.

Morcillo considera que con la iniciativa gubernamental “la generalización y modernización de esta tecnología, el análisis de datos y el valor añadido que se puede reportar al cliente, asegurará que podamos ser líderes a nivel mundial”. En este sentido, recuerda que, aunque las empresas españolas ya tienen un prestigio y una penetración muy importante a nivel mundial, “si el proyecto se implanta con éxito, supondrá un posicionamiento muy relevante y pionero en el mundo de la imprescindible digitalización de la administración y gestión del agua”. “La experiencia y formación que generará en nuestros profesionales facilitará el crecimiento de un empleo muy cualificado y de calidad, y la marca española se verá fomentada”, agrega.

 

Soluciones del sector para un futuro mejor

Big data, realidad aumentada, blockchain, inteligencia artificial, son algunas de las tendencias y soluciones actuales que se plantean para modernizar los sistemas de gestión del agua y el ahorro de la misma.

A ellos se le unen otros “los instrumentos de medición, la sensorización, el 5G o el IoT y la ciberseguridad”, dice Morcillo que apuesta por herramientas que permitan compartir estos datos como plataformas de transparencia hacia el ciudadano, datos de abastecimiento suministrada a sistemas urbanos, caudales de vertido al dominio público hidráulico, eficiencia de redes de abastecimiento y datos de telelectura, entre otras.

Asimismo, el Director del Catalan Water Partnership comenta algunos de los proyectos que justo empiezan este mismo año con el apoyo del Ministerio de Industria y el programa para AEIs  o clusters. “Hemos coordinado más de veinte proyectos digitales y vemos de manera muy optimista todas las mejoras que estas tecnologías pueden aportar, y lo más importante como están respondiendo a algunos de los principales retos del sector: fugas, mejoras en la gestión, optimización, inundaciones, ahorro en costes, monitorización con sensorica avanzada…”, explica.

Entre estos destaca: AguAlearn para impulsar temas de machine learning e inteligencia artificial liderado por Amphos21 y Hyds aplicado en Aigües del Prat del Llobregat, Fadiclur un proyecto de impresión 3D con LEITAT, Aigües de Manresa y el grupo Aquacenter que permitirá homogeneizar mejor el sistema de cloración en depósitos, el proyecto Hydroleaks sobre nuevas tecnologías de inteligencia artificial en pymes como Createch, BGEO o Neurite que será probado en Vic y Manresa, DIGICAL un proyecto con sistemas innovadores de alerta temprana de inundaciones liderado por ABM, Hyds, Prodaisa, Aigües de Vic y Depuradoras de Osona, PORTS4ALL un sistema de inteligencia artificial y sensores virtuales para la contaminación de las aguas de los puertos desarrollado con ADASA y Eurecat.

Amores también recalca la importancia de la colaboración con otros sectores intensivos en uso de agua como la industria. “Ahora hemos empezado el proyecto AQUAGIS para trabajar con el sector alimentario de Navarra y Castilla y León, con empresas líderes de este sector, para adoptar tecnologías que, en algunos casos, ya se han validado a nivel urbano. En poco tiempo, muchos de estos proyectos de I+D se integrarán como tecnologías a disposición de muchísimos más actores, nuestra función en gran parte se concentra en este tipo de iniciativas más innovadoras y de riesgo, que a posteriori pueden aplicarse al conjunto del sector”, explica.

En un país con un estrés hídrico tan importante, esta gran inyección de recursos supone una gran oportunidad.

En el caso de Minsait, Velasco resalta Phygital, su propuesta de tecnologías y soluciones para conectar los mundos físico y virtual con foco en la sostenibilidad. “Onesait Utilities integra soluciones de smart metering que identifican y analizan con algoritmos inteligentes la causa de pérdidas de agua no contabilizadas, además de sistemas capaces de reducir hasta un 90% las fugas en las redes de distribución gracias al uso combinado de fibra óptica e inteligencia artificial”, explica.

“Además, avanzamos en el desarrollo de nuevas soluciones sobre Onesait Platform, nuestra plataforma de internet de las cosas con capacidades big data y analítica. Gracias a ellas, facilitamos la prevención y gestión de inundaciones, contribuimos a un uso más racional de los recursos hídricos en los proyectos de smart cities que estamos desarrollando y anticipamos averías para alargar la vida útil de los activos e instalaciones de las empresas de agua”, aclara.

Por último, Velasco también destaca otras líneas de trabajo de la compañía para afrontar los retos del sector como la hiperautomatización de procesos para mejorar su rendimiento y reducir costes, la ciberseguridad para proteger dispositivos e infraestructuras críticas, el empleo de la realidad virtual para eliminar riesgos en las actividades de entrenamiento y el uso de drones y visión artificial para mejorar la inspección de las presas y redes.


Puedes descargar el artículo completo en PDF aquí.


1938

RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO