Reciclado y valorización de residuos en la industria cementera en España. Actualización año 2015



28/08/2018
Archivado en: Residuos , Nº 200 Julio - Agosto 2017

abierto con la sociedad y con todas nuestras partes interesadas sobre la importante aportación de la industria cementera de España al desarrollo sostenible, es uno de los principales objetivos de la La Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (FUNDACIÓN CEMA), una organización paritaria de ámbito estatal y de carácter tripartito, de la que forma parte la patronal cementera OFICEMEN y los dos sindicatos mayoritarios del sector CCOO de Construcción y Servicios y UGT-FICA, Federación de Industria, Construcción y Agro.

El estudio de “Reciclado y Valorización de residuos en la Industria Cementera en España”, realizado en colaboración con el Institut Cerdà, publicado por primera vez en el año 2009 con datos del periodo 2004-2006 y sus seis actualizaciones posteriores han convertido al estudio en un observatorio de desarrollo sostenible del sector del cemento en España.

La presente actualización del estudio, la séptima que se realiza, responde al objetivo de contar con un observatorio permanente sobre la evolución de la valorización de residuos en cementeras, incluyendo información exhaustiva por comunidades autónomas e incorporando:

• Las cantidades de residuos recicladas y valorizadas energéticamente en instalaciones integrales de producción de cemento durante el 2015, describiendo la evolución registrada desde 2004.
• Un análisis de las modificaciones de las Autorizaciones Ambientales Integradas que se han producido hasta diciembre de 2016, en cuanto al condicionado de combustibles y materias primas alternativas.

Compromiso de las fábricas de cemento españolas con la gestión sostenible de los residuos

Las fábricas de cemento ofrecen una alternativa para la gestión de residuos, ya que las características de su proceso productivo les permiten reciclar y valorizar energéticamente distintos tipos de residuos con las condiciones técnicas y ambientales óptimas, sin ningún aumento del riesgo para la salud de los trabajadores o las personas que viven en los alrededores de las fábricas.

El sector cementero es un ejemplo ilustrativo de cómo una adecuada gestión de los residuos puede redundar en notables disminuciones de gases de efecto invernadero, mediante la sustitución de una parte de los combustibles fósiles empleados, por combustibles obtenidos a partir de residuos que no se pueden reutilizar ni reciclar.

En los últimos años la gestión de residuos en España no ha experimentado la misma evolución que la media de la Unión Europea (UE). Prueba de ello son los datos de la Oficina de Estadística de la UE (Eurostat) sobre los porcentajes de residuos enviados a vertedero entre los años 2007-2015 que se pueden ver en el gráfico superior.

En 2015 el 55% de los residuos municipales gestionados en España terminaron en un vertedero, 5 puntos menos que en 2007. En esos mismos años, la media de la UE fue del 26% y el 43% respectivamente.

Es decir, entre 2007 y 2015, mientras en Europa el porcentaje de residuos enviados a vertedero disminuía 17 puntos en España ha disminuido 3,4 veces menos.

España todavía envía a vertedero más de la mitad de los residuos que genera, en contraposición con países como Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca Holanda, Suecia o Suiza donde los vertederos prácticamente han desaparecido. Una solución al vertido de residuos, como se viene promoviendo desde la Fundación CEMA, sería aprovechar el potencial calorífico de aquellos residuos que no se pueden reutilizar ni reciclar, como energía alternativa. En España, solo el 23,5% del poder calorífico de sus hornos de cemento procedía de residuos recuperados en 2015. Incrementar esa cifra implicaría ofrecer una solución más sostenible para la gestión de los residuos a nivel nacional, a la vez que mejorar la competitividad del sector cementero español.

Análisis de los costes de vertido existentes en diferentes zonas de España

El coste medio de vertido de residuos municipales en España es de 46,2 euros por tonelada. En este sentido, si bien este coste se ha ido incrementando en los últimos años, todavía está lejos del existente en algunos países europeos como Alemania (140 €/t), Suecia (106,5 €/t) o Polonia (69,5 €/t).

Cabe destacar que existe una gran dispersión respecto a los costes de vertido y qué en muchos casos no es posible separar el coste de vertido del asociado al tratamiento mecánico-biológico previo de la fracción resto, por lo que resultará necesario en los próximos años mejorar la información disponible.

Los costes medios de vertido de los residuos industriales y los residuos de construcción y demolición estos se encuentran en 48,9 €/t y 10,6 €/t respectivamente.

Reciclado de residuos

El consumo de materias primas alternativas empleadas en el sector cementero español ascendió a casi 1,51 millones de toneladas durante el año 2015 (5,1% del consumo de materias primas totales), situándolo entre los principales recicladores de nuestro país, como se observa en la tabla de arriba a la derecha.

Con respecto al año anterior, en 2015 se observa un aumento en las cantidades de materias primas consumidas (algo más del 4%), todo ello en un año en el que se han mantenido los bajos niveles de actividad productiva (consumo de cemento en España en 2015 fue muy similar al de 2014 situándose en niveles de los años sesenta).    

Las instalaciones cementeras que desde el 2004 han empleado materias primas alternativas en sus procesos productivos fueron 36 del total de las 37 plantas analizadas.  

De todas las materias primas alternativas utilizadas, las más empleadas  fueron las cenizas volantes de central térmica y las escorias granuladas de alto horno, como adiciones del cemento. 

Consumo de combustibles alternativos 

Durante el año 2015, 27 de las 33 fábricas cementeras españolas valorizaron energéticamente 749.372 toneladas de residuos.

Los combustibles alternativos más utilizados durante 2015 fueron: CDR (Combustible derivado a partir de la fracción no reciclable de los residuos municipales e industriales), neumáticos fuera de uso, harinas animales, otros combustibles alternativos no compuestos por biomasa y madera y biomasa vegetal. Lo que no hace más que confirmar la tendencia que se viene observando en los últimos años, el sector utiliza cada vez más combustibles alternativos que son total o parcialmente biomasa. De entre todos ellos cabe destacar el aumento del consumo del Combustible Derivado de Residuos (CDR).

La valorización de residuos supuso un 23,5% de sustitución en energía respecto al consumo total de combustibles en cementeras españolas en 2015, todavía lejos del 41% de media en Europa.

Tal y como se puede ver en la segunda figura, la cifra de sustitución de combustibles fósiles por residuos en España es muy inferior a la media de los países europeos con avanzada conciencia medioambiental. Países como Austria, Alemania, Noruega y Holanda, sustituyen más del 60% de sus combustibles fósiles, por combustibles derivados de residuos.

El consumo de combustibles alternativos fue variable en cada comunidad autónoma. La comunidad con el mayor consumo de combustibles alternativos en el año 2015 fue la Comunidad Valenciana con 196.845 toneladas, seguida de Cataluña con 169.643, Andalucía con 140.744 y Castilla-La Mancha con 62.561 toneladas.


Puede descargar aquí el artículo completo.


325

RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.