Agbar implantará el modelo ecofactoría en el saneamiento en alta de 11 municipios de la Costa Brava

La propuesta ganadora de la licitación del Consorcio de Aguas Costa Brava Girona incluye la apuesta por el modelo de la economía circular, con el reaprovechamiento del agua, la autosuficiencia energética y el residuo cero


1160

El Consorcio de Aguas Costa Brava Girona ha adjudicado a Agbar, compañía gestora de los servicios del ciclo integral del agua y servicios medioambientales, la explotación, mantenimiento y conservación de las instalaciones de saneamiento en alta de 11 municipios de la Costa Brava: Palamós, Palafrugell, Mont-ras, Vall-llobrega, Calonge, Castillo de Aro, Sant Feliu de Guíxols, Santa Cristina de Aro, Tossa de Mar, Lloret de Mar y Blanes, que se incluían en el lote núm. 2 de la licitación.

Con esta adjudicación por tres años, Agbar confirma su liderazgo en el ámbito de la depuración en la Costa Brava, así como en la gestión de la red de saneamiento en alta, que está integrada por emisarios submarinos, colectores, estaciones de bombeo y estaciones depuradoras. El contrato entró en vigor el 1 de abril.

La innovadora propuesta de Agbar, que el Consorcio de Aguas Costa Brava Girona ha determinado como ganadora, se basa 100% en el modelo de ecofactorías y por tanto en la economía circular, de forma que sigue la hoja de ruta que marca la Agenda 2030 para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Una ecofactoria es una fábrica de recursos que se rige por los principios de la economía circular y que cubre el 100% de sus necesidades energéticas con recursos propios a base de biogás procedente de lodos del proceso de depuración de las aguas, y energía solar a través de placas solares con un balance cero de dependencia energética y emisiones de CO2. Asimismo, al ecofactoria, se le da una segunda vida en el agua residual, con tratamientos que permiten su reutilización para usos medioambientales y reducir así las extracciones.

El objetivo es que el impacto en el medio ambiente sea cero, mediante una estrategia circular en la gestión del ciclo del agua, la autosuficiencia energética y el residuo cero.

Una clara apuesta en este sentido es la producción de energía verde en las instalaciones a través de microturbinas y placas fotovoltaicas que generarán el 30% de la energía consumida en las depuradoras. Esta producción de energía verde representa una reducción de emisiones de 288 toneladas de CO2 al año, que equivalen al consumo energético anual de 549 hogares.

Las actuaciones que Agbar emprenderá en la gestión del saneamiento en estos municipios de la Costa Brava se estructuran en 6 ejes: digitalización, energía verde, sostenibilidad, eficiencia energética, medio ambiente y pacto social.

1. Digitalización: se mejorarán los diferentes sistemas de control con el aumento del número de sensores de control de proceso (sondas de oxígeno, amonio, turbidez, etc.) y se instalarán nuevas herramientas informáticas de gestión y telecontrol que optimizarán los recursos.

2. Energía verde: se pondrán en servicio nuevas instalaciones que permitirán aumentar la generación de energía a partir de fuentes propias. En la depuradora de Palamós, se construirá una planta de cogeneración a partir del biogás generado en el digestor anaeróbico; la depuradora de Castillo de Aro, se instalarán placas fotovoltaicas; y, en la de Blanes, una plataforma de lodos que permitirá incrementar la producción de energía eléctrica producida en su planta de cogeneración. Estas actuaciones garantizarán que el 30% de la energía consumida en las depuradoras sea generada a partir de fuentes propias. Además, se continuará apostando por una flota sostenible.

3. Sostenibilidad: se gestionará directamente la aplicación agrícola de los lodos generados así como la valorización de los tratados en la Planta de Compostaje de Blanes para su uso como fertilizante. De este modo, se podrá controlar y mejorar la trazabilidad en el retorno al suelo de la materia orgánica y los nutrientes vegetales, a fin de introducirlos de nuevo en los ciclos biológicos.
Por otra parte, se ahorrarán recursos hídricos con la reutilización del agua a partir de agua regenerada producida a terciarios de las depuradoras. El agua regenerada es agua residual depurada que recibe un tratamiento adicional. Esta agua es óptima para usos industriales, municipales, agrícolas y ambientales, así como para el riego de campos de golf y la recarga de acuíferos. En este ámbito, Agbar incrementará la monitorización y el control analítico de esta agua y mejorará su calidad. Este incremento de la frecuencia analítica también se aplicará a las diferentes etapas del proceso de depuración para garantizar la calidad tanto del efluente como de los lodos generados y reducir así su impacto en el medio ambiente.

4. Eficiencia energética: se instalarán nuevos equipos y sistemas avanzados de monitorización, que permitirán tener un control de los procesos de mayor consumo energético, con el fin de optimizar al máximo su eficiencia. Por ejemplo, se sustituirán los equipos de aireación, se mejorarán los espesantes, el control de las deshidrataciones y la sustitución de equipos de desinfección del agua regenerada.

5. Medio ambiente y biodiversidad: además de continuar con los sistemas de gestión ya implantados (ISO 9.001, ISO 45001, ISO 14.001 e ISO 50.001), se implantará la ISO 14.065 para el seguimiento de la huella de carbono. Además, se apostará por la naturalización de espacios, el control de especies invasoras, se eliminará el uso de productos fitosanitarios y se colaborará en proyectos de reintroducción de fauna y flora protegida. Otro proyecto iniciado por Agbar en la Costa Brava es el seguimiento de los indicadores biológicos del medio natural en el tramo final del río Ridaura. Este seguimiento lo realiza el Centro de Estudios Ríos Mediterráneos y UVIC (CERM) para estudiar el impacto de la depuradora en este sistema ecológico. También se ejecutarán otras acciones, como el cubrimiento de espesantes y decantadores, para reducir la emisión de olores, y se llevará a cabo un mapa de olores en todas las plantas.

6. Pacto Social: se potenciará la colaboración con centros de investigación (ICRA y universidades), se llevarán a cabo actividades de formación a través de la Escuela del Agua, se implantarán programas de educación ambiental para las escuelas y se colaborará con centros educativos en la formación de estudiantes en prácticas, entre otros.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA