CESUR aborda posibles soluciones ante la sequía que amenaza el sur de España

La Asociación ha reunido a varios profesionales para debatir acerca de la sequía y el objetivo de reducir tensiones entre el regadío y el abastecimiento


646

En los próximos seis años se van a invertir, según ha indicado Joaquín Páez, 3.272 millones de euros en la demarcación del Guadalquivir en nuevas infraestructuras que vendrán a paliar muchas de las necesidades actuales. Además, el PERTE de transformación digital prevé destinar 500 millones a la digitalización de las redes de abastecimiento de agua, lo que  podría suponer un ahorro del 20 por ciento de los recursos.

Andalucía y Extremadura están, probablemente, en la antesala del peor periodo de sequía del siglo XXI. Movidos por esta necesidad y entendiendo la importancia de analizar y estudiar la situación, CESUR, ha celebrado una jornada que ha estado compuesta por dos mesas redondas bajo el título, “La sequía y el objetivo de reducir tensiones entre el regadío y el abastecimiento”.

 

Soluciones multinivel

Durante la primera de ellas, “Regadío y Abastecimiento”, moderada por Rosa Martínez Mena, directora de las comisiones de trabajo de CESUR, Pedro Parías, secretario general de Feragua, ha señalado que “hay obligación de diálogo entre los diferentes tipos de usuarios (abastecimiento, regadío e industria) para mejorar las situaciones de sequía con la participación de la administración hidrológica como ente modulador y de consenso de las decisiones”. En este sentido, ha afirmado que “en estos momentos todos los cultivos están en riesgo. Las pérdidas por la sequía, sólo en la Cuenca del Guadalquivir, pueden superar los mil millones de euros”.

Por su parte, Emilio Pachón, gerente de Aguas de Huesna, ha incidido en que “las campañas de ahorro de agua, desde la gran sequía de los 90, están basadas en la concienciación de la población. “Somos conscientes del problema que tenemos por delante y tenemos que esforzarnos en la búsqueda de soluciones a corto y largo plazo”. Álvaro Pallares, presidente de la Junta Central de Usuarios Arroceros de la Margen Derecha, ha transmitido la necesidad de “ejecutar cuanto antes el Plan de Modernización para garantizar el futuro del cultivo del arroz en Sevilla como primer productor a nivel nacional”. “Estamos dispuestos a sentarnos todas las veces que sea necesario. Tenemos un río que tenemos que mantener vivo y del que no sólo dependemos los arroceros, también los pescadores de Sanlúcar”.

Jaime Palop, consejero delegado de EMASESA y presidente de la Comisión de Agua de CESUR, ha afirmado que “el gran damnificado de la sequía es la agricultura y en segundo lugar las poblaciones. La Cuenca del Guadalquivir ya está teniendo problemas”. “En los planes de emergencia está recogido que el uso de regadío podrá ser utilizado para el suministro de poblaciones”. “Es el momento de hablar con claridad y empezar a establecer un debate para llegar a soluciones justas y equitativas reconociendo el problema de cada uno”.

“La sequía es un problema común y por tanto la solución solo puede ser conjunta, multinivel, multilateral, multisectorial, sin lugar a conflictos ni confrontaciones"

En la segunda mesa redonda “Búsqueda de consenso y soluciones”, moderada por Fernando Seco, vicepresidente ejecutivo de CESUR, los participantes han señalado que “falta agua, pero no consenso, todos tenemos voluntad”. En este sentido, José Manuel Cepeda, presidente de Feragua ha insistido en la necesidad de construir nuevos embalses y ajustar el cauce ecológico a las necesidades actuales”.

Joaquín Páez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ha afirmado que “las administraciones estamos trabajando continuamente en coordinación para alcanzar el consenso y buscar soluciones.  Hay que anticiparse y colaborar entre todos los agentes necesarios sin perder de vista que también es necesario gestionar la salud de los ecosistemas porque son los que garantizan la calidad del agua”.

Pedro Rodríguez, director de Aljarafesa y presidente de ASA, ha señalado que “la sequía es un problema común y por tanto la solución solo puede ser conjunta, multinivel, multilateral, multisectorial, sin lugar a conflictos ni confrontaciones. Nuestra máxima debe ser un compromiso de todos ante una preocupación común”. Actualmente, “no se invierte ni la mitad de los necesario para la conservación de las infraestructuras”.

RRSS
Archivado en:
Agua, Novedades, Andalucía


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA